Siempre juntos... Seguir historia

u15555671611555567161 Vanesasu-chan

La guerra interna en México por el mal gobierno ha empezado, el futuro de algo mejor esta en manos de un grupo de jóvenes que se ve afectado en la tempestad. La ira, la venganza y el deseo de correr la sangre de los culpables de su dolor es lo que los impulsa para sobrevivir y poder matar el cáncer que ha llevado al país a su fin, ¿lograran terminar con la guerra y sobrevivir para cambiar el mundo? o ¿morirán sin lograr superar sus cicatrices? Solo se espera una cosa... superar el dolor interno que se carga.


Post-apocalíptico Todo público.

#accion #aventura #traicion #venganza #engaño #385 #amorfamiliar
2
3538 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Prologo

La primera vez que Laura sostuvo un arma para matar no fue porque lo deseara, no fue por que quisiera especialmente sentir algún tipo de sensación de poder o satisfacción, no, realmente ella la sostuvo y le apunto aquella persona con todas las intenciones de robarle su vida para poder preservar la de sus seres queridos, a quienes amenazaban. Ella había perdido todo, no le quedaba nada, más bien eso era lo que ella pensaba todos los días a pesar de seguir teniendo parte de su familia y amigos a su lado, quienes todos los días trataban de sacarla de la depresión constante en donde estaba sumergida desde la muerte de sus padres solo podía ver oscuridad.

Este día no era la excepción; sin embargo, hoy habían sido atacados y ese hombre corpulento con mirada trastornada junto con otros tres sujetos estaban a punto de matar lo que le queda. Ángel no podía moverse lo habían golpeado hasta cansarse, Miguel se desangraba al haber sido apuñalado en un costado por uno de los tipos quien era más delgado que los otros tres y tenía vigilados tanto a Ángel como Miguel para que no fueran hacer alguna tontería antes de morir; Alejandra estaba siendo amordazada por uno de los sujetos mientras Hugo y Eliot eran amenazados con un arma por los otros dos. Laura y sus hermanas solo se limitaban a ser espectadoras de la escena llorando en una esquina. El gran hombre patio a Hugo e iba a matarlo.

Un gran escalofrió recorrió el cuerpo de Laura, ella y sus hermanas no habían sido registradas por los hombres dado que solo se habían sentado en aquel rincón a llorar por su patética existencia, pero Eliot obligaba a todos a portar un arma. Su cuerpo se movió solo, las lágrimas de sus ojos cesaron y apunto la cabeza del señor con todas las intenciones de matarlo por amenazar la vida de Hugo con solo un tiro lo mato poniendo en alerta a los otros tres. Eliot aprovecho la conmoción de los hombres y mato a su agresor.

– Lao abajo – acato las ordenes sin cuestionar y se tiro al suelo sin razonar, tirando a sus hermanas de igual modo para protegerlas de alguna bala. Hugo corrió a su lado mientras Eliot liberaba a Alejandra con el fin de tratar de salvar a sus dos camaradas heridos.

– ¿Estás bien? – la morena no podía reaccionar. Al mirar los ojos de su querido primo comenzó a temblar, realmente no entendía por qué, si era miedo o era el hecho de que había matado a una persona. Sintió que perdería el control de sí misma pues ahora no sabía exactamente qué consecuencias traería aquel acto irrazonable que había cometido. No sabía con exactitud que le había sucedido, por un momento sintió como si hubiera apagado cualquier tipo de emoción o como si cualquier sentimiento de dolor o culpa se hubiera desvanecido, en donde solo tenía un objetivo, matar aquella persona sin importar que y esa sensación la aterro –. Todo está bien, no pasa nada – Hugo la abrazo con fuerza con intenciones de tranquilizarla, sabía que no era fácil matar con tanta ligereza, todos habían pasado por una crisis al quitarle la vida a alguien. Laura sin importar la situación siempre estaba con él y era lo que él le debía. Claro que más que un deber, él no quería que se quebraba ante sus ojos porque la amaba y su dolor le dolía como no tenía una idea.

– No, nada está bien acabo de matar a una persona – se aferró a sus brazos – yo…

– Hiciste lo que tenías que hacer, y no puedo estar más orgulloso de ti – su tío los miro en el suelo –. Salvaste nuestras vidas, que creí perdidas y eso es lo único que importa. Sabía que en el fondo de ti seguía Laura Valadez. Ahora arriba no hay tiempo para lamentarse por basura – pateo uno de los cadáveres mientras le indicaba a Hugo que le ayudara a cargar a Ángel para ir al refugio y poder curarlo, mientras las chicas se encargaban de ayudar a Miguel. Sin decir más nada todos se fueron caminando al cuartel.

Si Hugo hubiera sabido que ese día cambiaria Laura, quizás hubiera buscado mejores palabras para tranquilizarla, pero nadie se habría imaginado que ese solo era el comienzo.

26 de Julio de 2019 a las 07:08 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo UNO

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas