Cuento corto
0
3.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

MUELA DE ORO

Cada vez que mi amigo Dieguito Rojas se miraba al espejo me mostraba sus enormes dientes de morsa, movía la cabeza de lado a lado, y comenzaba a decir tocándose los dientes más grandes… “esta es la única herencia de mis padres, ¡unas enormes muelas! Grandes y salidas, ¡muy grandes! Tan grandes que de un solo mordisco me comería hasta un elefante… o un caballo… o una vaca... y que tal si esta herencia – tocándose los dientes con el dedo índice – por gracia divina se convirtiera en oro ehhh… ¿Qué pasaría? ¿Tú que crees? ¡Pues sería rico, muy, muy rico! Tan rico como los príncipes de Mónaco, como los Reyes de España o como los Reyes de Inglaterra. Sería tan grande mi riqueza como mis muelas, como los mismos reyes… con todo ese oro decretaría el día internacional del muelon, ¿Qué te parece amigo muelon? ¿Celebrarías mi día? ¿Nuestro día? ¡Hasta haríamos una fiesta de máscaras! Donde por norma principal, sea la exuberancia, la voluptuosidad bucal y dentífrica… ¡que todos tengan dientes grandes y hermosos como los míos! - Ya me veo a los dentistas hirviendo dentro de sus consultorios…- Así fuera por un solo día”. Desde que los conozco siempre hace lo mismo en las mañanas, después de su discurso, se tumba por el suelo revolcándose a carcajadas, dando vueltas y vueltas hasta que las lágrimas brotan de sus ojos… él está feliz y yo también.


POR: TheNixx.

9 de Abril de 2019 a las 15:05 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~