poema de un amor prohibido Seguir historia

H
Hamlett


Nunca imaginó, cuando de niña le acariciaba el cabello rubio, que llegaría a tenerla así...


Erótico No para niños menores de 13.
Cuento corto
3
3.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El poema de un amor prohibido

No imaginó que llegaría a tenerla así, con toda su desnudez exhausta, rendida de pasión. En sus recuerdos, ella era la niña del cabello largo y rubio que a él tanto le gustaba acariciar sin temor a resultar cargoso. Luego, había el recuerdo de una hamaca que se iba alto para que los dos pudieran saltar y caer como aterrizando de vuelos imaginarios. Luego vacío, ausencia, distancia, vidas diferentes. Ahora lo inmoral ya no importa, aunque le cuesta un poco creer que hayan podido llegar a eso. La filiación era muy lejana para ellos, y por la vida misma, mucho más todavía. Por eso el reencuentro los había sorprendido. Hubo el abrazo, la voz entrecortada en la emoción, el café como excusa, algunos poemas sobre la mesa, una que otra cita de García Márquez, de Borges, de Cortázar, esa sensación de sublime coincidencia, y luego ese fuego en las miradas, unas manos temblorosas que se buscaron con ansiedad, la habitación en penumbras donde por fin él tuvo de nuevo sus cabellos para acariciarlos, y también su piel para impregnarla de todos sus deseos contenidos en el pasado. Los besos se encendieron en sus labios mientras una melodía suave les marcaba el ritmo de amarse venciendo el tiempo perdido, el tiempo que la vida les había robado. Se movieron suavemente al compás de caricias que le iban arrancando prendas de vestir a la noche sensual. En cada nota de esa melodía de fondo, ella le iba pidiendo más y él, casi incontenible, le ofrecía todo su ardor. Ella lo deseó, lo llamó desde su intimidad incapaz de seguir demorando la aventura y él la tomó en un arrebato casi desesperado que la hizo gemir de dolor y de placer. Ahora yacía a su lado, mansamente adormecida y él todavía la acariciaba mientras se repetía que ella era apenas un sueño, una fantasía de su mente loca, el poema de un amor prohibido que estaba escribiendo (que quizás no debiera) y que al terminarlo se convertiría en humo…

30 de Marzo de 2019 a las 21:40 2 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Lyd Macan Lyd Macan
Puedo decir sin lugar a dudas, que me ha gustado mucho. Corto pero intenso. Es una buen texto.
1 de Abril de 2019 a las 09:08

  • H Hamlett
    Muchas gracias, por comentar. Que alegría poder compartir la pasión por la escritura! 2 de Abril de 2019 a las 16:01
~