Sin ti, John Seguir historia

J
Javier Navarro-Soto Egea


Alex es tímido, reservado y bastante pensativo. John, por otro lado, es todo lo contrario: extrovertido, amigable y siempre sonriente. Parecen no tener nada en común, salvo una cosa: ambos son enamorados de la música. Entre canciones de The 1975, WhatsApps contestados con una diferencia horaria abismal y conversaciones en el suelo de un edificio abandonado, Alex descubrirá que todos los poemas resultan tener sentido. Y Alex se dará cuenta de que, cuando se trata de sentimientos, ni siquiera los secretos pueden ocultarlos. «La gente dice que somos como las estrellas, John, pero yo sé que es mentira: algunas personas, como tú, nunca dejan de brillar».


LGBT+ Todo público.

#loveislove #drama #comedia #elite #SKINS #america #amistad #relación #love #yaoi #fanfiction #onedirection #badboy #instituto #reflexiones #tristeza #amor #bisexual #lesbian #romance #gay #lgtb
2
3.6mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

PRÓLOGO

Querido John:

El otro día mi psicóloga me dijo que un buen ejercicio para superar todo esto, lo nuestro, sería escribir nuestra historia desde el principio hasta el final. No estoy muy seguro de que sea una buena idea, la verdad, pero ella es la profesional en asuntos como este, así que supongo que no me queda otra que darle la razón.

Ha pasado tanto, tantísimo tiempo.

Se me hace demasiado raro estar sentado en mi escritorio, rodeado de un montón de papeles y escribiéndote algo que nunca llegarás a leer, ¿sabes? Es como si todo siguiera igual que antes. Como si nada hubiera cambiado. Como si nunca te hubieras marchado. Huiste, tío. Huiste de mí y de nosotros y de la ciudad entera y de tus demonios. De ti mismo. Acabaste por perderte y ahora nadie es capaz de encontrarte sin verse rodeado en una maraña de secretos y sonrisas falsas que no hacían otra cosa que pedir ayuda. Pero nos dimos cuenta demasiado tarde, John. Espero que sepas perdonarnos.

Es curioso porque, a pesar de que escapaste, sigues estando presente en algún rinconcito de mi cabeza. Tatareas discos y discos enteros y pareces no cansarte. Da la sensación de ser algo tan real que me sorprende cuando abro los ojos y me doy cuenta de que no es otra cosa que una simple ensoñación.

Te echo de menos, John. También echo de menos esas curiosidades históricas tan extrañas que te flipaban, o la forma en la que me tendías uno de tus auriculares cuando escuchabas una canción y pensabas que podría gustarme, o el modo en el que tus ojos se hacían cada vez más y más pequeños hasta convertirse en dos líneas horizontales lo suficientemente finas como para pasar desapercibidas cuando te echabas a reír. Ahora me arrepiento un poco, si te soy sincero, porque son detalles tan pequeños e insignificantes que llegué a considerar cotidianos y que, por lo tanto, en su día no les presté la atención que se merecían. En momentos como los de hoy pagaría para volver a escuchar alguno de tus chistes malos, o por ver como mostrabas todos los dientes y liberabas una carcajada que sonaba a alegría y calidez y aventuras.

Cruzo los dedos para que, desde donde sea que estés, escuches lo que te quiero decir.

No te olvides de mí, ¿vale? Hazme ese favor.

―Alex.

PD: Sigo viendo los atardeceres todos los días, sin excepciones. Me repito mentalmente una, dos y tres veces lo que me dijiste en aquella ocasión. Quiero creerte, tío. Lo intento. De verdad que lo intento. Pero a veces es imposible.

PD 2: Me acuerdo de ti. Siempre (y lo digo en el sentido más doloroso y real de la palabra). Dejaste huella, John.

(Y me veo incapaz de borrarla).

29 de Marzo de 2019 a las 17:01 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo 124 días antes

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión