Las Historias Eróticas de Albert. Seguir historia

A
Albert Camargo


Albert, es ahora un hombre casado, con una gran familia, aunque siempre su familia ha sido numerosa, tal como se muestra en la historia, en la cual se relatan momentos eróticos que transcurrieron a lo largo de toda su vida, muchos de ellos con sus primas, algunas otros con vecinas o amigas de su madre, así como con otras mujeres antes y durante su matrimonio


Erótico Sólo para mayores de 18.

#amor #erotico #sexo #mayores-de-18
4
4243 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

El Regalo de Navidad

Como en cualquier ciudad, los chicos y chicas se reúnen en la noche de navidad para compartir y mostrar los lindos trajes que sus padres les regalan para estas fiestas, así Albert y los demás chicos y chicas de la calle se encontraban charlando alegremente, cuando uno de los chicos los invita a ir al parque cercano para no estar cerca de sus casa y de sus padres.

La invitación es aprobada especialmente por aquellos que tienen enamoradas dentro del grupo. Para Albert da igual ir o no ya que es uno de los que hasta ese momento no tenia parejas en el grupo, sin embargo allí también estaba Gloriet, una linda chica de la misma edad promedio de aquel grupo de jóvenes, pero ella solo se encontraba de visita en casa de su tía una de las casas vecinas de Albert.

Gloriet siempre venia de vista más esa navidad había permanecido más tiempo de lo que comúnmente pasaba allí, era una chica preciosa que ya a tan corta edad se veía por encima la estirpe de mujer que estaba encerraba en ella, de mediana estatura, pero con una mirada seductora, unos labios carnosos que invitaban al beso, unos senos perfectos que hacen juego con aquel lindo cuerpo que se dibujaba bajo aquella blusa azul con un gran escote en su espalda y un cuello colgante que resbalaba casi hasta las puntas de sus senos dejando ver la blancura y sensualidad de los mismos, a la cual acompañaba una ceñida falda de algodón que de cierto en cierto tiempo subía por los bien contorneados muslos de aquella bella jovencita.

La joven tomo por sorpresa a Albert al tomarlo de la mano y casi literalmente arrastrarlo hacia el parque mientras decía:

Gloriet - Vamos Albert acompañemos a los demás al parque.

Albert algo confuso por aquella acción de la joven pero sin dejar ver lo extraño que le parecía, al mismo tiempo que no pretendía dejar pasar aquella oportunidad de acompañar a la visitante a unos de los sitios más especiales del barrio para los jóvenes, por lo que no soltó la mano de la joven durante todo el recorrido que fue realizado casi a la carrera, al llegar al parque la condujo de la mano hasta los columpios más alejados, allí la sentó y colocándose frente a ella comenzó a balancearla suavemente sin dejar de mirar su rostro.

Gloriet luego de darse cuenta salto hacía adelante cayendo frente a él, quien pretendiendo evitar una caída poso sus manos en la espalda desnuda de la joven, ella acerco su rostro a Albert con un gesto de invitación al beso, lo que Albert no dejo pasar desapercibido y junto sus labios a los carnosos y rosados labios de la joven fundiéndose en un apasionado beso, que no era más que el preludio de lo que vivirían aquella noche.

Luego del beso se reunieron nuevamente con sus amigos y alli estuvieron durante un largo rato compartiendo historias, Albert y Gloriet durante todo ese tiempo no se separaron ni un momento y constantemente sus manos y sus cuerpos rosaban uno al otro en un juego perfecto de erotismo, algunos de sus amigos y amigas que se percataron de la situación en ocasiones hacían mención de la misma a lo que ellos respondían con una sonrisa o un, ya basta chicos!., luego de cierto tiempo muchos decidieron regresar a la calle, al bullicio de la música mientras que otros continuaron en aquel lugar apartados de los demás, Gloriet y Albert regresaron a compartir con sus familias, ya que ambas familias habían preparado la cena en la casa de la tía de Gloriet.

al llegar allí la mamá de Albert lo envía en busca de algunas cosas que habían quedado en casa, Albert sale presuroso en busca de lo encomendado, abre la puerta de su casa dejando la puerta abierta ya que debe volver con lo solicitado por su madre, cuando esta en la cocina presiente que alguien viene detrás de él al voltear mira a Gloriet en la cocina de su casa:

Albert - Qué haces aquí?

Gloriet - Qué está prohibido entrar a tu casa?

Albert - No, no es que no esperaba que tu vinieses.

Gloriet - Solo vine a ayudar

Albert - Que bueno son muchas cosas

ella se acerca a él lo mira y se acerca a Albert, el la toma por la cintura nuevamente y la atrae hacia sí y se funden en un apasionado beso, Albert acaricia su espalda suavemente y la chica aprieta su espalda, las manos de él se deslizan hasta las nalgas levantándolas en un movimiento que la empuja más hacia su pecho, sin dejar de besarse, sus cuerpos van danzando y cada uno va sintiendo como sus órganos sexuales van respondiendo a aquellas caricias, Gloriet va sintiendo como una protuberancia va creciendo dentro de los pantalones de Albert y que esta apunto de explotar si ella no lo libera, al mismo tiempo que ella siente como su vagina va generando aquel liquido lubricante que emana cada vez que se masturbaba.

Gloriet - Albert, ve a llevar lo que tu madre te pidió y vuelve antes rápido aquí voy a estar esperando por ti amor.

Albert sin decir una palabra tomo las cosas y salio apresuradamente a llevarlas a su madre, dejo todo en la cocina de la vecina y regreso al encuentro de lo que sería SU REGALO DE NAVIDAD, entró a la casa y cerró la puerta, busco en la cocina a la joven y ya no estaba allí, corrió hasta su cuarto y se detuvo en la puerta para deleitarse un momento con lo que sus ojos estaban viendo sobre su cama.

Gloriet estaba allí acostada de lado en su cama sin la blusa por lo que ahora no solo podía imaginar los senos de la chica sino que los estaba mirando allí, en su más notable redondez, con aquellos pezones erguidos, duros, con la falda casi en su cintura, dejando ver su tanga blanca con una pequeña humedad frente a la entrada de su vagina, producto de aquel primer encuentro en la cocina, camino hasta la cama, quitándose la camisa y los pantalones, se acostó al lado de la chica, quien al tiempo de él echarse en la cama se subió encima de Albert y comenzó a besarle los labios, luego en todo el rostro y poco a poco fue bajando por su cuello, mientras su boca descendía, sus manos ya se encontraban acariciando el pene de Albert, con movimientos fuertes hasta que inundó su boca con aquel pene, al que besaba, chupaba y jugaba con la lengua en el, lamiendo todo el pene desde su base hasta el capullo, aquello, hacia que Albert se contorsionara de placer, por lo que él también deseando disfrutar y hacer disfrutar a la joven fue buscando posesionarse en busca de la vagina de Gloriet, sin permitir que ella dejase de mamarle el pene.

Albert encontró la posición que buscaba y con movimientos lentos y suaves alrededor de los labios de aquella vagina rosadita y carnosa, movimientos que fueron subiendo de tensión al mismo tiempo que subían la tensión de Gloriet, a quien ya dejaba escuchar algunos gemidos de placer, Albert en ocasiones golpeaba el clítoris de la chica lo cual generaba en ella aún más placer, otras veces entre sus labios jalaba el clítoris de la joven a quien se le escapa un gritico, Albert, no soplo se limito a besar y lamer la vagina de Gloriet sino que hacia circular su lengua por el orificio anal de ella y cada vez que lo hacia podía sentir como ella arqueaba su espalda, esos juegos eróticos continuaron durante un rato hasta que ella en un fuerte gemido vertió todo el delicioso jugo que emano de su orgasmo al mismo tiempo que recibía en su boca el torrente de semen que ella misma había succionado del pene del chico.

Gloriet - Es maravilloso y deseo sentirte dentro de mi, solo que debes tener cuidado va a ser mi primera vez, pero si se siente tan divino como lo que acabo de sentir, quiero sentirlo contigo.

Albert - Voy a tener el mayor cuidado, solo tienes que decirme si estas segura de esto

Gloriet - si no estuviese segura, no te lo pediría, no se que pasara mañana, pero hoy quiero que me hagas sentirlo.

Albert tomo ahora la iniciativa y fue acariciando sus piernas y sus entrepiernas, la vagina de Gloriet estaba tan lubricada con sus propios jugos que Albert fue introduciendo primero el dedo indice y haciendo movimientos hacia adentro y hacia afuera lentos pero fuertes, luego introdujo además el dedo medio y continuo con sus movimientos, Gloriet apretaba sus labios, echaba su cabeza hacia atrás y cerró sus ojos, hasta que sintió el peso del cuerpo de Albert encima de ella abrió sus piernas para recibir dentro de si aquello que hasta unos momentos había tenido en su boca, el joven fue introduciendo su pene lentamente en aquella vagina jugosa y poco a poco fue presionando hacia adentro, la joven con las manos en los costados del chico ya estaba dando muestras de dolor, el joven intento detenerse y salir de ella, y solo recibió como respuesta las manos en su espalda atraiéndolo hacia ella e invitándole a entrar definitivamente en su cuerpo.

Albert no lo pensó más y con un movimiento fuerte al mismo tiempo que sellaba la boca de la chica con sus labios para callar el grito que él sabia que ella iba a producir, y así estuvo hasta lo más profundo del ser de Gloriet, todo se detuvo un instante, y luego el inicio unos movimientos muy tenues, suaves los cuales acompaño de tiernos besos en los ojos llorosos de la chica, quien también lentamente fue entrando en el juego de los movimientos en la misma medida que el dolor iba cediendo, luego se desató una ola de vaivenes y mordiscos en los pezones de la joven por parte de Albert que la condujeron a su segundo orgasmos de la noche.

Al cabo de un rato ambos se dirigieron al baño tomaron una ducha muy rápida solo para aliviar la tensión y poder bajar a la cena que ya estaba a punto de realizarse en la casa vecina. ambos se sentaron a la mesa y Gloriet le susurro al oído a Albert

Gloriet - Gracias! has sido EL MEJOR REGALO DE NAVIDAD!



7 de Marzo de 2019 a las 21:17 1 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo La visita de la Virgen

Comenta algo

Publica!
AC Albert Camargo
Bueno queridos amigos, espero les gusten estos relatos, y que vayan dejando sus comentarios para ir mejorando el estilo de escritura, agradecido.
28 de Marzo de 2019 a las 14:01
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión