Mare: Un reino mágico Seguir historia

R
Roderick López


Keiz es un chico de 18 años de pelo rojo corto y ojos marrones, que debido a Desaparición de su padre el anterior rey, tiene que ocuparse del trono siendo muy joven. Aunque ese no fuera su deseo. Así paso el chico gobernando el país del Dragón durante 2 años hasta que llego una carta que cambio su destino para siempre...


Fantasía No para niños menores de 13.

#Aventura-Fantasía-Humor-Comedia-Reyes-Reinos-Acción
0
3417 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Todo tiene un inicio.

Hace mucho tiempo antes de que existiera el mundo tal y como lo conocemos existieron tres Dioses: Sabán el Dios orgulloso, Uhida la Diosa egoísta y Mare el Dios benevolente.


Los dioses se sentían sin propósito. Ya que cada siglo pasaba como si fueran segundos mientras observaban la inmensa nada que los rodeaba.


Pero un día Sabán y Uhida pelearon por una tonta discusión la cual Uhida gano. Pero Sabán indignado de que un ser divino como él perdiera, En un acto de rabia corto el brazo de Uhida.


La sangre de un tono azul que expulsaba a borbotones el miembro cercenado de la diosa tomo una forma esférica y empezó a flotar en medio de la nada.


Sabán quedo impresionado al ver esto mientras Uhida gritaba de agonía por un una sensación que jamas había tenido: el dolor.


Más esferas azules salían de los ojos de la Diosa que seguidamente formaban una esfera y comenzaban a flotar.

Impresionado Sabán rió y empezó a cortar cada miembro de Uhida lentamente parte por parte. Cada vez que una extremidad se desprendía formaba montones de esferas flotantes pero de diferentes colores.


Cuando ya no quedaba nada de la Diosa y todo su cuerpo se había convertido en esferas, Sabán observo algo nuevo; la belleza de esos colores y la armonía de verlos flotando en la nada.


Y Mare que observo horrorizado la muerte de Uhida, discutió con Sabán. Pero el no escuchaba sus palabras así que no tuvo más remedio que destruir el cuerpo de Sában para evitar su muerte.


Pero en vez de esferas del cuerpo de Sabán salían unos pequeños seres que cayeron encima de las esferas.


Mare observo que estos seres no se movían. Espero siglos pero nunca se movieron. Hasta que un día decidió Dar un Fragmento de su alma a cada uno de estos seres.


- Así que las personas estamos hechas de orgullo, egoísmo y benevolencia, bla, bla, bla . Fin.-


Dijo mi padre que sentado al lado derecho de mi cama cerro el libro que estábamos leyendo.


-¿que? pero faltan muchas paginas todavía. No puede acabar tan pronto.-


Dije a mi padre que ya estaba recostado en la puerta de la habitación.


-Tu te sabes lo demás Keiz, el Fragmento del alma del Dios Mare fue desapareciendo debido a la maldad del mundo y solo pocos elegidos de cada raza aún continúan con el alma del Dios y son los que gobiernan este mundo. Así que debes de saber que yo como portador del alma y rey de este país debo irme ya, porque si no esos vejestorios de la corte real me joderán todo el día.-


-Antes de que te vayas padre, ¿me darías un consejo para cuando sea rey?


Tímidamente pregunte a mi padre esperando un gran consejo de padre a hijo.-


-Claro que si hijo mio. Este es mi consejo recuérdelo: Nunca vayas ebrio a una corte, pueden pasar cosas malas.


Dijo mi padre que camino hasta mí y con su mano derecha desordeno mi cabello rojo, Para luego Salir tambaleando de mi Habitación, con la corona a un lado de su cabeza y casi tropezándose con su capa real.


¿Está ebrio cierto? Que clase de gobernador tiene este país...

Ese día fue la ultima vez que vi a mi padre..





20 de Febrero de 2019 a las 08:00 0 Reporte Insertar 2
Continuará… Nuevo capítulo Cada 10 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~