El Puente Seguir historia

carlos-lazo1550505176 Carlos Lazo

Charly es un joven abrumado por las deudas, los fracasos, las decepciones y la soledad. Por esto, ha decidido acabar con su vida. ¿El lugar? pues el puente que tantas vidas ha visto llegar a su fin. ¿Qué pasa por la mente de alguien quien se dio por vencido?, ¿Será realmente la decisión correcta?, ¿Está realmente solo? La historia de este chico contada en diversos saltos temporales a través de los hechos que marcaron su camino hacia el puente.


Drama No para niños menores de 13.

#ficcion #fanfic #ciudad #noche #suicidio #amor #puente #dolor #drama #adolescente #teen #bullying
0
3.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Noche de otoño


Marzo de 2018


-No recordaba que marzo fuera tan frío, tal parece que el calentamiento global es real y yo que no lo tomé en cuenta- pensó Charly, mientras descansaba bajo un árbol del parque-. Me habría gustado que no terminara así...
Qué linda es la ciudad, siempre critiqué lo urbano, pero pensándolo bien, tiene su encanto. Las luces de colores, los autos, el puente; todo tiene una belleza especial.

La noche se hizo presente y el frío se colaba por la ropa de Charly. Esa era la señal de que el momento había llegado. Nervioso y asustado, pero decidido, se puso de pie, sacudió la tierra de sus pantalones y emprendió rumbo a su destino. Pudo apreciar desde otra perspectiva todo lo que lo dejaba atrás. Ese parque que recorrió tantas veces, nunca le había parecido tan hermoso, así que disfrutó cada paso, miró cada árbol y cada flor.

-¿Cuántas veces estuvimos aquí? - preguntó en voz baja, mirando al cielo-. ¿Cómo todo se nos escapó de las manos? Hice todo lo mejor que pude y aun así no resultó. Ahora estoy aquí, con frio y asustado, esperando el final, pero creo que ya sufrí bastante como para pasar mi último paseo lamentándome por lo que fue y lo que no-.

Por fin, Charly respiro profundamente y siguió su trayecto, no quería dejarse afectar por los fantasmas del pasado, fantasmas que lo habían llevado hasta allí. Levantó la mirada y vio su último destino, el puente. Doscientos metros de largo, cuarenta de alto, Charly se sintió como una hormiga. Ya casi llegaba, no sin antes mirar su amado parque por ultima vez y respirar ese aire de felicidad por los recuerdos hermosos que tenía de ese lugar, porque sabía que su corazón tuvo todo lo que necesitaba para ser feliz.



Julio de 2010

-Excelente desempeño, Charly. Tus calificaciones son excelentes ¿Cómo logras rendir de esa manera con tanta responsabilidad? -.

-La verdad, profe, es que trato de retener la mayor cantidad de información en clases, ya que en casa no es mucho lo que puedo estudiar, además, usted sabes cuánto participo en su clase. Creo que la mejor forma de que los contenidos se queden en mi cabeza es planteando las dudas- respondió Charly.

-¿Qué piensas hacer entonces? Con tus buenas notas puedes estudiar lo que sea ¿Te entusiasma algo? - preguntó el profesor mientras calificaba el examen de Charly.

-La verdad es que he pensado en muchas opciones y me inclino por el Derecho. Quiero ser abogado-

-Entonces sigue así, queda el último semestre, así que no es momento para decaer- dijo el profesor, mientras le devolvía el examen corregido a Charly.

-Gracias, profe. Hasta el lunes-respondió Charly y salió de la sala de clases.



Enero 2011

-Aló mamá, adivina qué- dijo Charly casi gritándole al teléfono.

-Tranquilo, hijo, ¿qué pasó? ¿estás bien? -Le respondió preocupada su madre.

-Me aceptaron en la universidad, podré estudiar Derecho- agregó con mucha alegría el joven.

-Qué alegría, mi niño. Te felicito, te lo ganaste con tu propio esfuerzo, ahora solo queda que sigas poniendo lo mejor de ti- con mucha emoción y orgullo, la madre de Charly se despidió.



Marzo 2018

Las 21:24 mostraba el celular de Charly y ya sentía que el frío le enfriaba las manos, las puso en sus bolsillos mientras recorría el puente. Todo estaba listo, miró de lado a lado y se aseguró de estar justo en el centro, no quería que nadie lo viera pasar al otro lado de la valla, ya que era el único momento en que alguien lo podría detener, los pilares del puente eran tan grandes que no se lograba apreciar si alguien estaba del otro lado. La espera se hacía eterna, no paraban de pasar autos y buses, hasta que en un momento vio la oportunidad y pasó del otro lado.

Nunca pensó que llegaría tan lejos, pero le fue imposible no sentir mucho miedo. El viento del otro lado era tan fuerte que sentía que lo derribaría y por nada del mundo quería caer accidentalmente, quería ser él quien pusiera fin a su miseria.

-No siento las manos, me tiemblan las piernas y el viento me empuja. ¡qué bella manera de morir!- pensó con ironía, mientras se aferraba con todas sus fuerzas a los barrotes del pasamanos. Al recuperar el balance, también pudo ordenar sus ideas y aunque el viento seguía soplando con una fuerza brutal, ya no sentía miedo a que lo empujara.

-¡Bueno mundo, aquí estoy! ¡ya no te pertenezco, ahora no habrá sufrimiento, me venciste!



Noviembre 2010

-¿Te gustaría ser mi novio?

-¿¡Qué!?, digo... Sí, quiero, claro que quiero- respondió Charly impresionado. -Solo que pensé que era el hombre quien debía pedírselo a la mujer, pero me impresiona tu iniciativa, eres genial-.

Charly nunca pensó que encontraría alguien que lo aceptara con su particular frialdad, su humor cruel que siempre lo metió en problemas, su inseguridad física ni con manera de ver el mundo. Ni menos pensó que sería en su época de escolar y, a pesar de quedar solo días para salir definitivamente del colegio, alguien se fijó en él.

-Te quiero mucho, de verdad- dijo Charly con una sonrisa gigante, poniendo sus manos en las mejillas de la chica.

-¿En serio? -respondió ella con timidez- ¿Por qué? ¿qué tengo de especial?

-Pues, me viste cuando pensé ser invisible y te gusta como soy, con mis millones de defectos- aseguró Charly-. Vamos. Te acompaño a tu casa, llevamos horas aquí y no quiero que tus padres te digan algo, lo ultimo que quisiera es me odien desde el comienzo.

Charly dejó a la chica una calle antes de su casa para que los vecinos no los vieran juntos y volvió a su casa. No vivían muy lejos uno del otro, solo a 3 calles. Nunca había sentido algo parecido, a pesar de sentirse atraído por otras chicas de su colegio anteriormente. Ella tenía algo especial. Nunca había sentido la felicidad y ahora lo experimentaba.



MARZO 2018

-Perdóname, papá. Si existe vida después de la muerte, ojalá me estés esperando, viejo- dijo, Charly entre sollozos- gracias a todos por hacer mi vida miserable.

Dicho esto, lentamente se inclinó hacía adelante y fue liberando sus manos dedo a dedo. Era el final de Charly.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-¡HEEEY! ¡¿QUÉ HACES?!

19 de Febrero de 2019 a las 02:15 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 15 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~