SENTENSED Seguir historia

beatblack17 Rebeca Piña V.

Derek es un ladrón profesional sumamente egoísta, frívolo y peligroso que, una noche es enviado a robar en la Central de Energía de todo el país. Exitosamente logró conseguir todos los recados pero entonces algo inesperado sucedió... una de las plantas eléctricas dañó a las demás y ahora es sólo cuestión de tiempo para que toda la Central explote, convirtiéndose así, en una bomba eléctrica. Derek se verá obligado a elegir entre salvar miles de vidas o escapar con un botín muy gordo


Crimen Todo público.

#376 #32818
Cuento corto
1
3484 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La Última Oportunidad

 Escuché un sonido proveniente de las alarmas de seguridad, se habían activado pero... ¿cómo? O mejor dicho ¿por qué?, no me equivoco en algo tan tonto como lo es una alarma de seguridad.

 

La misión fue un éxito y obviamente el recado no es de importancia para el funcionamiento de la Central (o al menos eso me prometieron). Las computadoras del laboratorio tenían una señal de alerta en rojo y al salir de ésta, me topé con luces del mismo color en las escaleras de emergencia. Al llegar al primer piso, decidí indagar más en el asunto, no había absolutamente nadie afuera, no veía patrullas ni bomberos ¡Qué extraño!

 

Así que me concentré en revisar un computador, emitía la misma alerta:

 

¡Peligro!

Fallo en la planta -11

 

Me encontraba corriendo al ascensor pero la energía se cortó, todo quedó en penumbras, corrí nuevamente por las escaleras.

 

Llegué a la consola de la planta 11 a verificar, pero me encontré con otro mensaje en el monitor:

 

¡Alerta!

Fallo de plantas, inserte su tarjeta para tener acceso al panel.

 

De la nada otro monitor se encendió con una cuenta regresiva: 4:59, 4:58...

Saqué mi móvil y llamé al contratista.

 

— ¿Qué sucede?

—Derek, hay un helicóptero en la azotea esperándote y ya son las tres de la madrugada ¡ahora sal!

—Pero aquí adentro...

—Sí, las plantas ya colapsaron ahora sal o tú también morirás en la explosión.

— ¡¿Pero qué demonios te pasa?! Ayúdame a desactivar ésta cosa.

—No hay tiempo, ven aquí por tus millones o muérete. -colgó.

 

Bueno, ésta es la situación... entré a robar y sé que está mal, pero viejo, ésta información valía millones, así que extraje todo, pasando por alto el software de la empresa y todo fluyó muy bien, pero ahora ¡absolutamente todo se salió de control y si todas las estúpidas plantas fallan esto se convertiría en una bomba de energía que estallaría en minutos!

 

Entonces ¿qué debería hacer? ¿Escapar y ser un maldito millonario, o salvar a miles de personas que viven en el mimo perímetro que será afectado por la explosión? Bueno, si elijo salir de aquí tendré una buena vida, mujeres, rayos... soy un maldito bastardo.

 

Una oleada de escalofríos se instaló en mi columna cuando una voz robótica empezó a sonar:

 

¡Fallo de Plantas! ¡Aléjese del perímetro!

 

Fue lo que escuché. Corrí a la azotea del noveno piso pero por más que deseaba escapar, mi cuerpo hizo lo contrario como si me estuviesen controlando.

 

Al regresar al laboratorio me quité la mochila de los hombros y extraje el USB con los elementos que me harían millonario. Sentía un fuerte ardor en el pecho mientras veía la cuenta regresiva en 8, 7, 6... Grité frustradamente y me coloqué enfrente del computador cuando el móvil comenzó a sonar:

 

—Ahora ¿qué quieres?

—Nuestro trato queda anulado, Derek. Feliz noche— colgó.

 

Les aseguro que vi miles de recuerdos pasar ante mis ojos mientras veía la pantalla roja marcar 3, 2, 1...

 

 

 

 

Inserté el pendrive.

10 de Febrero de 2019 a las 00:00 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Rebeca Piña V. Les contaría una breve historia pero, mi viejo amigo Oscar Wilde solía decir que: "Definirse es limitarse"

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~