El almacen Seguir historia

g
george rob


Se despertó aturdido sin saber dónde se encontraba, nunca imaginaria lo que el destino estaba a punto de desvelarle...


Suspenso/Misterio Todo público.
Cuento corto
0
3318 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El almacen

Desperté en mitad de la oscuridad, mi último recuerdo me retrotraía a unos minutos antes donde yo me encontraba en plena persecución detrás de alguien. No lograba recordar donde me hallaba pero contrariamente, si sabía que la persona a la cual yo perseguía era un peligroso delincuente. En mi profesión entra dentro de nuestra exigua nómina el jugarnos la vida intentando atrapar a individuos de semejante talante, pero en el fondo era algo que me atraía, desde que era un niño siempre había llevado en la sangre lo de ser policía.

Salí de aquella habitación intentando recapitular los últimos acontecimientos que me habían llevado a despertarme en aquel oscuro habitáculo, «seguro que me pilló por la espalda y me golpeo», pensaba mientras intentaba encontrar la salida. Mire a mi alrededor y pude observar que me encontraba en una especie de almacén, de pronto oí un ruido, fui a coger mi pistola pero había desaparecido, la busque a mi alrededor pero no la halle, con la máxima cautela me fui moviéndome por aquel laberinto de estantes y cajas, y de pronto lo vi, allí estaba él pistola en mano moviéndose con la máxima cautela entre las sombras, y en una reacción intuitiva que no pude evitar  le grité —alto policía. —él de repente salió por una estrecha ventana que daba a la calle, yo corrí hacia ella cuando en ese mismo instante escuché una sucesión de estruendosos disparos.. lo habían abatido.

Conseguí salir de aquella nave por la misma ventana que unos segundos antes lo había visto salir a él y entonces vi a mi compañero observando el cuerpo sin vida del asesino que yacía en el suelo.

  —Jaime, menos mal que estás aquí, ha estado a punto de matarme — Dije yo dirigiéndome hacia él desde la distancia.

  —Él no me oyó.

En ese momento, detrás de mí noté una presencia, la cual me agarró y me tiro irremediablemente al suelo sin que yo pudiese hacer nada…¡era el asesino!, yo grité a mi compañero pidiéndole ayuda mientras aquel criminal, al que yo acababa de ver acribillado a balazos sobre el suelo me agarraba del cuello y mirándome con ojos de fuego y me gritaba..

  —¡donde estoy.. donde demonios estoy!.

Volví a girarme hacia mi compañero sin entender absolutamente nada de lo que allí estaba pasando y en ese momento vi como se agachaba hacía el suelo… no podía creérmelo, alli vi mi cuerpo inerte y a mi compañero llorando compungidamente sobre él, una atroz náusea invadió todo mi cuerpo, miré asustado a mi asesino y le grité con una desgarradora angustia.

  —¡Muertos, estamos Muertos!.


1 de Febrero de 2019 a las 12:31 0 Reporte Insertar 28
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~