Memorias de Bar 2 Seguir historia

errante-dist1548368592 Errante Dist

Segundo relato de "Memorias de bar" Lo que debió ser un micro relato para un concurso de otra pagina, terminó siendo cualquier cosa, menos eso. En fin, espero que les guste ~


Cuento No para niños menores de 13. © derechos del autor

#y-demas-descarriados-~ #bares #cuento-corto
Cuento corto
0
3438 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El juego del cerrajero en la Luna.

Durante la llegada de la luna llena, El Luganos (Un bar ubicado en una esquina, a pocas cuadras del puerto) permanece cerrado. Sin embargo, mantiene las luces encendidas. Y desde las ventanas amarillentas, se ven a los empleados adentro; trabajando y cantando. Y, en ocasiones, se logra divisar a dos o tres personas sentadas por separado; degustando sus tragos. Por lo que siembra una enorme confusión a las personas que pasan por ahí. Los intentos para entrar resultan fútiles. Y cada tanto se crea discusiones con el dueño, en la ventanilla de la entrada por parte de clientes casuales.


Los tambaleantes feligreses que concurren religiosamente, buscan ingresar al lugar. Realizando una serie de acciones extrañas y paseos aleatorios alrededor del barrio. Lo que resulta extraño para los turistas y caminantes de paso. Porque, si bien profesan que desean ir al bar, no acuden directamente a Él. Y lo que les es más sospechoso; Sus movimientos ocurren cada vez que la luna se oculta detrás de las nubes. Corriendo despavoridos hacia los callejones, aleros, y contenedores de basura cada vez que esta sale a la vista de todos.



Según Mirta Lotus; la jardinera de los empresarios Dumont. Están jugando a “El cerrajero de la luna”: una forma de ritual cabalístico. Creado por el cerrajero Capdevila, embrujado por el gitano Valenciano, y aprobado por Jorge para su entretenimiento personal. La razón del juego no es para nada clara, y se resume en un canto mal compuesto por un veterano del museo ferroviario:


“Hay muchas formas de llegar a su corazón,

Como tantos caminos entone esta canción.

Y se precisa algo más que valor,

Que nos salve de la locura y la razón.

 

¿Quieres un trago?

¡Ven a buscarlo!”

 

¡Vuelve a mi llave maestra!

Haz tu danza en esta opereta.

Se la guía de los descarriados.

Que por amor se abandonaron”

 

La Jardinera explica que existen tres puertas que aseguran el ingreso al bar, pero que constantemente cambian de ubicación y forma. Y como hay tres puertas, hay tres formas de entrar: 

La primera es irrumpiendo en la primera puerta que encuentren. 

La segunda es golpeando tres veces en una puerta elegida al azar, haciendo una pausa de un segundo entre el primer, y segundo golpe. El jugador debe esperar una repuesta invertida; osea los tres golpes, pero con una pausa de un segundo entre el segundo y tercer golpe. 

La tercera y última es recibiendo el beso de una doncella, esta deberá tomar de la mano del sujeto y ambos tendrán que correr juntos hacia la primera puerta abierta que esté cerca. Todo esto debe realizarse evitando que la luna llena te ilumine, de lo contrario no podrás entrar.


Semejantes y exageradas maniobras, dan mucho de qué hablar. Pero al tratarse del “Luganos”, se pierde todo interés de sospechar. Algunos jugadores afirman que no son las únicas formas conseguir su acceso. Los vecinos de los alrededores testifican que, en dichas noches, se vieron envueltos en la confusión, cuando al querer ingresar al baño de su propia casa, se encontraron cerca de las mesas de billar; o en el baño de damas. No teniendo más opción que sumarse al jolgorio.



A medida que pasan las horas de la noche, el bar consigue poblarse lentamente. Las personas que rodean el recinto, tratan de entrar por las estrechas ventanas de los baños. Quedándose incómodamente atrapados y a la merced de los bateadores del equipo universitario. Mientras que el resto de los interesados deambula por las calles del barrio, con la mirada perdida por ingerir tanto alcohol. Cada tanto, se ve a un descarriado siendo linchado a patadas por tratar de ingresar a un domicilio ajeno. A otros que van de puerta en puerta golpeando tres veces,  haciendo una pausa entre el primer y segundo golpe, esperando cinco segundos y marchándose al no tener respuesta. Y otros mas corajudos persiguiendo a las adolescentes que salen de entrenar, con la intención  de robarles un beso.

25 de Enero de 2019 a las 01:51 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Errante Dist ¡Buenas y santas! Soy Matias Cevilan; mejor conocido en algunos tugurios turbios de las redes sociales como "Errante Dist". Después de dar varias vueltas en circulo, elegí este espacio para presentar algún que otro cuento creado por mí. Estos rebosan de delirantes y fantásticas historias carentes de sentido alguno, y que han ido mutando al son mis pasos por este sendero que llamamos vida. Siéntanse a gusto para impactarse, impresionarse y sobre todo descomponerse.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~