El Ensayo Seguir historia

alien Alien Carraz

...es raro escribir así de corrido y me cuesta hacerme el desentendido con las pausas y mi maldito hábito de la corrección ortográfica que me zapatea en el cerebro diciéndome que me desista de una idea tan ridícula...


Cuento No para niños menores de 13.
Cuento corto
0
3553 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Ensayo


...En este momento voy a hacer un ensayo:  cambiaré mi forma de escribir y haré lo que hace un gran número de nóveles autores y otros “escribistas” que tienen como herramienta comunicativa el teclado de sus respectivos celulares o celularotes que son unos monstruosos aparatos que ya no caben en el bolsillo trasero y que incluye no prestar la más mínima atención a muchas de las formas correctas de la escritura que hemos aprendido en los colegios de pago y en aquellos gratuitos que tienen profesores que viven en huelga y alumnos que se la pasan jodiendo en la calle y tragando y fumando y chupando y hasta jalando cuanta mierda aparece en las junglas de cemento y se vende en las esquinas donde impera la no ley...es raro escribir así de corrido y me cuesta hacerme el desentendido con las pausas y mi maldito hábito de la corrección ortográfica que me zapatea en el cerebro diciéndome que me desista de una idea tan ridícula como la de escribir de una forma inconsecuente con mi estilo y mi forma de expresarme algo que parece muy lógico pero que sin embargo en algún rincón de mi mente las neuronas me dicen que no haga caso y que siga con mi experimento hasta que logre algo o todo se vaya a la mierda y renuncie porque me dé cuenta que fue una idea tonta ¡otra más! de esas que no sirven para un carajo y que no conducen sino a ninguna parte como cuando desde la colina miré hacia abajo y vi que la calle se perdía en un caracoleo cabrón y sin embargo no lo pensé dos veces y solté los frenos de mi bicicleta y me lancé cuesta abajo y me saqué la mierda y media, me quedé sin bicicleta, con varios huesos rotos y además me castigaron ¡por pendejo! según la versión de mi padre aunque lo bueno fue que mi madre,  amiga y defensora me convenció que para ser idiota se necesitan ciertas habilidades que alcancen para no matarse...claro que con este comentario he perdido el hilo de mi escritura sin pausas y ahora tendré que recurrir a algún mecanismo para seguir el trote como decir por ejemplo que esta idea ya me está pareciendo inútil y que no le veo el sentido a la porfiadera de mi lado artístico (¡já!) en continuar escribiendo como si el mundo se fuera a acabar en los próximos minutos o el planeta fuera a colapsar en contra de algún cometa asesino de esos que la Nasa insiste que los tiene a todos muy vigiladitos y que cuenta con la tecnología para hacerlos reventar si se aproximan demasiado a la Tierra como a unos 400 mil kilómetros que es bastante más de lo que el padre de Filomena me puso como barrera de contención para poder acercarme a esa loca que nadie en su familia conoce ni de broma y que todos ellos creen que se trata de una niña dulce, inocente y frágil ¿¡frágil!? ¿como un bloque de concreto con piernas? ¿como un robocop con pantys? ¡qué triste es la vida de los padres incompetentes que no huelen el olor a mierda aunque la tengan enfrente de sus narices! porque la muy ladina les vino con el cuento que yo quise violarla, que la arrinconé, que la convencí con mentiras, que me la llevé a la fuerza ¡¡hija de su re fea madre y del panzón de su padre!! pero si me la pasé arrancando de la tonta esa que nunca me ha gustado (bueno, un poco) y que lo único bueno que tiene son sus nalgas (¿porqué será que me gustan tanto las malditas nalgas?) y lo único que verdaderamente hice fue topármela en la calle un día, decirle hola y darle una chupada de mi porro…claro que la demente se rayó con la piteada y se puso muy loca con risitas pendejas y los ojos chistosos y luego se empezó a cagar de la risa y yo como tarado me reí a los gritos con ella y luego, casi sin darme cuenta ya estábamos metidos en el garaje de su casa donde nos fumamos el resto del pito y quedamos requete locos…uy, no sabía ni cómo me llamaba y de la risa nos fuimos a los abrazos y de los abrazos a las caricias y de las caricias al manoseo y del manoseo a los chupones y de los chupones a los lamidos…¡compadre! la muy loca gemía más que una vaca lechera llamando a su ternero y de pronto se escucharon unos gritos y alguien golpeaba la puerta y en la ventana aparecieron unas caras contraídas por el asombro y la rabia  y todo se volvió una maldita locura y a duras penas logré arrancar por la puerta que daba al interior de la casa y de ahí salté al patio de atrás y de ahí pegué el brinco (anda tú a saber cómo mierda lo hice) y salté el muro para caer en el patio vecino y de ahí agarrar la calle y correr y correr y correr hasta quedar exhausto metido en unos matorrales del parque a dos cuadras de mi casa a donde luego llegó el viejo panzón a hablar con mi mamá para decirle un montón de mentiras y fantasías de su hija “la pura y casta” de la que también dijo que la iba a llevar a la clínica para que chequearan si había habido penetración y la "niña" pudiera haber perdido su virginidad ¿¡¡virginidad!!? pero ¡qué viejo más ingenuo! ¡pobrecito! me dio hasta pena lo inocente del padre de la reputísima Filomena que de virgen tendría lo que Madona a los 15. Esa noche, mi taita me llamó al orden  y nos encerramos en mi pieza para una conversación de hombre a hombre...mi mamá estaba furiosa, decía que mi viejo no se estaba tomando en serio lo de la Filomena porque desde el living se escuchaba el cagadero de risa que teníamos cuando le conté de los detalles en el garaje. Mi viejo, le dio una última piteada antes de pasarme el porro y en voz baja me dijo conteniendo la risa a duras penas: Cabrón, apaga esa mierda, abre la ventana y tira un poco de esa cagada de aerosol ambiental, mira que tu mamá seguro que nos oyó y debe estar furiosa. Ya sabes ¿no? las mujeres siempre protegen a las de su clase…¡Jajajajaja!





 

13 de Enero de 2019 a las 11:26 2 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Alien Carraz Escribir, es un llamado del corazón, una protesta del alma, el relato que nace del amor o la rabia o del íntimo deseo de enseñar lo que me conmueve y me hace temblar. Es fabuloso poder rebuscar en la mente hasta encontrar las palabras que mejor describen lo que siento.

Comenta algo

Publica!
Jacky Vargas Jacky Vargas
¡Me absolutamente encanta! Y más tu forma de escribir. Me he reído mucho y lo he disfrutado.
20 de Mayo de 2019 a las 03:59

~