El tritón de hierro Seguir historia

vicdelcastillo Vic Del Castillo

La familia Syerix es una de las más poderosas de la comunidad de Madrid gracias a su club de campo. Lo que las personas de a pie no saben es en los turbios negocios en los que se encuentra Sigbjörn Syerix, el cabeza de familia. Su hijo menor, Derek, no está a favor de toda la vida que posee su familia: dinero, fama y poder eran cosas que no le interesaban. Solo tenía su mente obscecada en una persona: Ellie, la mujer de su hermano. Historia basada en una partida de rol en «Mundo de tinieblas». Registrada en Safe Creative. Código de registro: 1901279758083


Paranormal Sólo para mayores de 18.

#lgtb #erótica #acción #Mundo-de-Tinieblas
22
3867 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los martes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Era el vigésimo tercer cumpleaños de Derek Syerix cuando le llegó la carta de su compañero Roland. Estaba celebrando un año más de su vida con el mejor wiskey escocés que pudo comprarse, bebiendo en el sofá de un estudio que había alquilado en Málaga solo para ese fin de semana, sin ánimo de coger el telefono para ver mensajes de felicitación o llamadas.

Se quedó mirando el sobre mientras recordaba, algo ebrio, la última conversación que tuvo con su mejor amigo: Arland Bredgar.

—No quiero que pases tu cumpleaños solo. Si quieres, Edwina y yo podemos ir a tu casa y ver algunas películas. Si está el pequeño Byron podemos hacer maratón de películas Disney.

Derek rechazó esa idea. Él se mostraba siempre sonriente y seguro de sí mismo, pero no eran tiempos felices. Acababa de recibir un mensaje de que tenían pruebas concluyentes de que habían encontrado a la persona que le había estado torturando con un fantasma del pasado. Su obsesión por descubrir la verdad lo estaba llevando de nuevo por caminos que no quería recorrer.

Acarició el sobre antes de abrirlo. Estaba preparado para leer cualquier citación o cualquier nombre, pero no estaba listo para llevarse esa sorpresa.

El contenido de la carta le dejó paralizado.


Tu amigo Roland está muerto. Si quieres saber quién va tras tus pasos será mejor que vayas al embarcadero que hay en el puerto de Málaga, el número 11.


Derek saltó del sofá sin dar crédito a lo que acababa de leer. En otros tiempos hubiese pensado que esa carta no era más que una broma pesada, mas todo lo que había sucedido tiempo atrás le había demostrado una cosa: la realidad es tan dulce como amarga, y si algo malo puede pasar, pasará.

Cogió su chaqueta de cuero y se dispuso a montar en su moto, una Harley que le había acompañado desde los dieciséis años. Una vez se colocó encima de ella se puso unas gafas que le impidieran al viento dañar sus ojos a causa de la velocidad, aunque no se puso casco. Hoy no tenía ganas de tomar medidas de seguridad.

Conforme iba avanzando por la carretera más aumentaba su velocidad. Había infringido el límite y probablemente le llegaría una multa a casa. Eso le daba igual. Cuando formas parte de la familia Syerix el dinero y la ley no son problema, a pesar de que él había querido renunciar a su apellido.

Cuando llegó a su lugar de destino bajó del vehículo y se tambaleó un poco. Apenas quedaba en su cabeza restos de alcohol, ya que por suerte su fuerte constitución le permitía aguantar. Se pasó la mano por su revuelto pelo rubio y se quitó las gafas protectoras, fijando sus gélidos ojos azules en el puerto, buscando a alguien.

No vio de primeras a nadie, por lo que se adentró en el puerto número 11. En él había un barco que reconoció al instante: El Ellian.

Tragó saliva. Esto debía ser una broma pesada que empezaba a tocarle las narices de forma insana. Quería mantener la calma pero ya era tarde. Su mal genio afloraba, no sabía si a casua del alcohol o de que el asunto le estaba volviendo loco.

—¿¡Quién coño eres!? ¡¡Da la cara!!

Escuchó unos pasos tras él y se giró con la cara contraída por la ira. Su expresión cambió drásticamente al contemplar la persona que se mostraba ante él.

Una vorágine de imágenes afloraron en su mente. Todos los momentos, tanto buenos como malos, estaban exponiéndose a una velocidad que le producía un ligero mareo. Tragó saliva. No podía ser verdad. No podía ser real.

Con un hilo de voz pudo lograr decir una palabra:

—¿... Tú?


30 de Diciembre de 2018 a las 13:51 7 Reporte Insertar 12
Leer el siguiente capítulo Capítulo I: Una pasión negada

Comenta algo

Publica!
Aijin Hache Aijin Hache
Cómo sembrar la duda con un prólogo: ESTE ESCRITO ↑↑↑↑
5 de Febrero de 2019 a las 08:50
Boltonjz1  Boltonjz1
Un buen comienzo, he de decir.
4 de Febrero de 2019 a las 14:30
Saury Harold Saury Harold
¡Me encanta! Tenemos muchas ganas de saber más sobre Derek. Es un personaje muy interesante.
25 de Enero de 2019 a las 08:07
Daniel Guillen Daniel Guillen
Intenso e intrigante!! Necesito mas Syerix en mi vida!!
31 de Diciembre de 2018 a las 04:34
Laura Weasley Laura Weasley
¡Ese final que me ha dejado con ganas de más, por favor! Va directo al salseo.
30 de Diciembre de 2018 a las 14:46
Marta J. Marta J.
¡¡¡¡Me ha encantado este prólogo!!!! Debería ser ilegal ese final, por favor... ¡Quiero más! ❤️❤️
30 de Diciembre de 2018 a las 08:07
Crismar Blackwood Crismar Blackwood
¡Muy interesante ese prólogo! Estoy deseando saber quién es esa persona detrás de la muerte de Roland, que tanto le ha sorprendido a Derek encontrarse en el puerto.
30 de Diciembre de 2018 a las 07:57
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión