u15458769821545876982 Monica S. Hidalgo

Una mujer busca desesperadamente a una persona que compuso la misteriosa canción que la atormenta todos los días.


Cuento Todo público.
Cuento corto
2
3.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Las tres notas perdidas


Una compositora, estaba sentada en una banqueta junto a su piano. Ella tocaba una melodía una y otra vez:


B A E


Los acordes graves acompañaban aquella melodía B♪ A♪ E♩, era como si esas tres notas, estuvieran diciendo algo que ella no podía descifrar. Los acordes podían cambiar, la tonalidad podía ser más aguda o grave, pero siempre la melodía B♪ A♪ E♩, permanecía igual.


-Esta canción, siento que ya fue tocada por otra persona- se cuestionaba la compositora.


- ¿Pero ¿Dónde la he escuchado? ¿En alguna película? ¿En algún musical? ¿En alguna canción?


-SI, LA, MI- cantó la mujer mientras el piano acompañaba su voz.

Cada noche se sentaba a componer algunas canciones, que le pedían en el trabajo, pero siempre antes de finalizar, tocaba estas 3 notas.

B A E


Un día tuvo una reunión con sus compañeros del trabajo. Traían algunas botellas de vino, otros, algunos aperitivos, mientras la compositora los esperaba con bocadillos servidos.

Los 10 compañeros charlaban de música, discutiendo como una canción puede hacer cambiar la perspectiva de una persona en una imagen.


- ¡Por ejemplo! - exclamó uno de ellos dirigiéndose al piano. El tocó la sinfonía de Beethoven.


-Compañeros míos, ¿En qué imagen piensan cuando escuchan esta melodía?, Ta ta ta taaan- 


-Asombro- dijo una.


-Complicación-respondió otro


-Decisión, descubrimiento- Respondió una más



El joven en el piano respondió:

-Precisamente, esta canción rompe la barrera entre una idea a otra. Quizá un hombre caminando muy tranquilo por la calle ¡de repente! Ta ta ta taaan – toco la sinfonía.

-Descubrió a su esposa con otro. O una madre que le dice a su hijo: Él no es tu padre. Ta ta ta taaan. - volvió a tocar.

-Pero ¿Qué pasa si pongo está, en una una imagen donde hay un ave volando por el cielo azul? Ta ta ta taaan- Toco una vez más, pero para los demás, la pregunta había sido como echar 2 cucharaditas de sal a una taza de café.


- Creo que le da una especie de suspenso, quizá todo está en paz en ese momento para el ave, pero el espectador sabe que pronto pasará algo- respondió una chica.


-Precisamente, puede ser esto o aquello. En conclusión, compañeros podría decirse que Importa mucho la música en una imagen, pero importará más como el espectador lo entiende- El hombre se levantó e hizo una graciosa reverencia a sus compañeros y ellos aplaudieron al gracioso acto.

Los músicos seguían discutiendo del mismo tema, dando puntos a favor y en contra sobre ese tipo de mensaje musical, por otro lado, la compositora no dejaba de cavilar, su mirada estaba perdida en el viento, dando y dando vueltas a una sola pregunta:


- ¿Alguna vez han compuesto una canción, pero sienten que ya fue compuesta por otra persona?- Los demás hicieron silencio por el cambio de conversación repentino y cortante, parecía que la información aún no llegara a sus cerebros, hasta que uno de ellos respondió.


- ¿A qué te refieres? ¿Si una canción es parecida a otra?


-No, una canción que jamás en sus vidas han escuchado, y cuando la tocan, sienten que ya le pertenece a otra persona. - Respondió


Los jóvenes pensaban la pregunta, ya que era confusa, hasta que la más dotada respondió:


-Es normal que sientas algo así. Las canciones cada vez se parecen más con en el transcurso del tiempo. Pero nosotros no tenemos la culpa de eso, el oyente pide el mismo contenido todo el tiempo dependiendo su época. Y cada época tiene un Jimi Hendrix, un Elvis Presley o un Michael Jackson que rompa el esquema.


-Puede ser, pero esta canción, que esta dando vueltas en mi cabeza, no es como la de estos tiempos, tampoco se si es del pasado. - Respondió la compositora


-Es posible que sea de otra persona- Dijo una mujer mayor que también se encontraba en el grupo


-Una vez leí un artículo que hablaba de eso. Dicen que es posible que la persona que compone una canción con el deseo de encontrar a alguien para su corazón, esa persona la escuchará. –

Los demás compañeros solo pudieron reírse de aquel ridículo comentario, pero para la compositora no fue gracioso, parecía que había encontrado la respuesta a la frustrante pregunta que la agobiaba todas sus noches.


Al día siguiente, lo primero que hizo fue hablar con su jefe. Le dijo que se iría y que no sabía cuando iba a regresar. Empacó un poco de ropa en una mochila y cargó su guitarra que estaba dentro un lindo estuche.


Pensó que si tocaba la canción en lugares públicos, él o ella, se acercaría para preguntar, ¿Donde la escucho?. 

Comenzó en la pequeña plazuela cerca de su casa, tocaba la canción una y otra vez hasta que se agotaba y partía a otro lugar.

 Caminando de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, de país en país y de continente a continente. Pero nadie se acercó a ella más que para darle unas cuantas monedas. Viajó por países donde no hablaban español, ni inglés, ni francés o alemán. Donde no reconocía alguna cultura, donde las personas eran amables y donde también eran groseras, pero solo obtuvo monedas a cambio.


Ya habían pasado unos años, prácticamente había recorrido todo el mundo, las esperanzas se agotaban y la canción ya no era música para sus oídos, sino, eran 3 notas que la herían y la consumían cada día, cada mes, cada año.


Su retorno fue extraño, porque no conocía a nadie que la conociera, algunos edificios nuevos y también tiendas nuevas. Era como llegar a un lugar nuevo, donde debía volver a empezar.

Postuló para obtener un trabajo en una tienda que vendía todo tipo de pianos. Y por supuesto obtuvo el empleo. Ella había prometido llamar clientes, tocando los distintos pianos. Enamoraba a las personas con sus bellas canciones, hasta que un día no pudo contener sus ganas de tocar aquella melodía.


B A E


Una vez termino de tocarla, cerro la tapa del piano y se levantó para cerrar la tienda.


- ¿Esa melodía, es tuya? – preguntó un hombre que estaba parado junto a la puerta escuchándola. Ella lo observó asombrada respondiendo:


- ¿Te parece familiar? - el brillo en sus ojos resplandecían esperando la respuesta que ella quería oír.


-No, es por eso que pregunto. Jamás la había oído, pero causa en mí una soledad profunda. – La compositora encogió los hombros, como si se desinflaran por la decepción. Pero el no dejo que sus ánimos se esfumaran del todo y dijo:


-Por favor, déjame invitarte una taza de café, realmente quiero escuchar porque esa canción es especial-


- ¿Especial? ¿Como sabes que lo es?-


-Porque si no lo fuera, jamás hubiera salido de mi auto en un semáforo en verde, solo para escucharla. - El señalo al lado de la tienda, y su auto estaba estacionado allí,  y con las luces encendidas. Ella sonrió al ver el carro mal estacionado, tomó su cartera y salió por la puerta con aquel hombre.



Una mañana tiempos mas tarde, el alboroto en la casa despertaba hasta los pajarillos de la otra esquina.


- ¡Se me hizo tarde! - la compositora bajaba por las escaleras con el cepillo de dientes en su boca, un bolso y un saco puesto solo en el lado derecho de su brazo dirigiéndose a la cocina.

-Cariño, tranquila. Si vas a llegar- Decía aquel hombre, que escucho su canción en aquella tienda de pianos.


-Sí, lo sé, solo que estoy muy nerviosa, si el director acepta las 5 primeras canciones, seré la nueva compositora de una de las películas más prometedoras. Pero no hay presión, ¡No hay presión! - Se convencía a ella misma. Pero el escándalo fue interrumpido por una pequeña vocecita que dijo dulcemente.


- ¡Mami, mami! Te quiero mostrar algo- Dijo una nena que terminaba de bajar las escaleras.


-Ahora no, cariño, debes ir a vestirte que la niñera está a punto de llegar. - Le dio un beso en la frente y a su esposo también, despidiéndose para salir por la puerta. Pero al salir cayó en cuenta que le faltaba algo.

-¡Que estúpida! ¡Mi portátil!- Volvió a abrir la puerta, pero quedo paralizada, pues estaba escuchando algo que no oía hace mucho tiempo.


B A E


-Imposible- era la misma canción que cambio su vida, la misma canción que hizo que recorriera el mundo, la misma canción que había olvidado. Rápidamente abrió la puerta y allí estaba. Su pequeña hija tocaba esa melodía. Sus pequeños dedos recorrían tecla del gran piano.


- ¿Hija, quien te enseño esa canción? - Sus ojos empezaban a llenarse de lagrimas de tal manera que parecía que se convertían en cristal.

-¡Mami! Es lo que quería mostrarte. Es una canción que compuse pensando en ti. - En ese momento solo lloro  recordando aquellas palabras que cambiaron su vida por completo:


“Dicen que es posible que la persona que compone una canción con el deseo de encontrar a alguien para su corazón, esa persona la escuchará.”


Ella abrazó a su hija con mucha fuerza y dijo:


Eras tú, siempre fuiste tú.


28 de Diciembre de 2018 a las 03:49 1 Reporte Insertar Seguir historia
4
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Marcos Hidalgo Calle Marcos Hidalgo Calle
Que hermosa historia y vaya que me mantuvo obsesionado desde principio a fin, Moniquita te superas cada vez más y el final fue tan inesperado como hermoso que lloré on aquel descubrimiento no me lo esperaba, felicidades autora eres grande y vas a crecer mucho este año es tu año.
December 28, 2018, 09:35
~

Más historias

Leila |SOBRENATURALES #3 Leila |SOBRENATURALE...
eludir eludir
Santa Catalina Santa Catalina