Cuento corto
0
3.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

YO


La oscuridad me envuelve suavemente, las estrellas a penas se notan por lo que es la luz de la ciudad. El viento frío de verano me hace recordar a lo que eras tú.

Viví cuatro estaciones contigo, pero no de forma constante como yo quería desde un principio. Si no que ambos tomamos distintos caminos y luego volvieron a cruzarse. Aunque ahora yo me alejo definitivamente de ti, a pesar de que te amé hace unos días y hoy no siento nada, como si mis emociones se hubiesen ido junto a ti...

Te conocí en verano, no buscaba el amor, de hecho, quería arrancar, pero caí de nuevo. Me sentía con la ala que me faltaba y me arrancaron a la fuerza. En un principio mis sentimientos los oculté por seguridad de mí, pero el amor que me mostraste en ese entonces y la  seducción me hizo rendirme por completo, amándote como a nadie en la vida. Pero te cansaste de esta mujer con un ala la cual se acomplejaba y luchaba sola. Fueron los primeros días de marzo y me aventuré en otros brazos y labios. La lujuria se hizo presente con alguien mayor quien solo anhelaba mis curvas, las cuales no son perfectas. Un día me entregaría en cuerpo y alma, pero no lo permití. Toda acción pasada la hice pensando en ti...

Se hizo presente el otoño, volviste a casi 2 meses de  haberte ido y seguía amándote como siempre lo había hecho, callé en un inicio mis sentimientos, pero me convenciste de alguna manera de que me extrañabas y me necesitabas. Tú habías cambiado y yo estaba ansiosa de darte esa oportunidad que me rogabas. Pero volviste a irte en Mayo y quedamos como amigos.

En invierno volví a los brazos de ese hombre y casi tenía mi primera vez en un parque, me detuve por miedo. A pesar de que pensaba en ti, yo no pude dar ese paso... A diferencia de ti. Volviste días después del solsticio sabiendo que buscaba otras personas, pero similares a ti... No me lo creía y estaba feliz. Volviste a ser aquel joven de verano que me enamoró... Pero me fallaste y me heriste de forma tan profunda el 25 de agosto... Bebí y fume, me odié y te odié. Pero todo se arregló y lo dejé pasar.

En primavera, desapareciste en mi cumpleaños, era algo importante para mí, era la primera vez que pasaba con la persona que amaba. Me volviste a herir y solo lo dejé pasar porque me diste lástima esa vez. Jamás te lo dije, porque estabas mal y decidí respetar aquello. A veces me hablabas, otras veces no. Mi paciencia seguía ahí, pero iba agotándose. Todo era cuando tú lo deseabas y yo cedía...

Pero yo decidí no aguantar más en el solsticio de verano. Estaba harta de tu indiferencia, desinterés. Aquello me mataba lentamente, era como un veneno lento. Me hacías daño, me sentí hundida en un mar y tú, en vez de alzarme para que pudiese respirar, me ataste. Ya no sentía lo mismo y esperé pacientemente contigo. Te di advertencias incluso y tú no las consideraste. Las pasaste por alto, como si no valiesen nada. Incluso te dije como me sentía. Pero no valía nada para ti.

Ahora yo quedaba como la mala, aunque fui sutil. Esperaba que me detuvieras como yo alguna vez intenté hacerlo. Quería que con este ultimátum te dieras cuenta de cuan errado estabas al hacerme sentir un objeto y no una persona... Pero no te diste cuenta, seguiste siendo el hombre egoísta que se presentó a mitades del verano pasado. Por las noches, nunca supiste que lloraba de impotencia al sentir que perdíamos el interés mutuamente. Tú única respuesta fue un buen intento de manipulación y que te daba mucha lástima. Estabas dolido y yo rogué, pero siempre de forma indirecta.

Naufragué en aquel mar, donde te extrañaba. Si tan solo lo hubieses demostrado y no hubieses sido tan idiota quizás seguiríamos juntos. Si tan solo le hubieses puesto un poco de esfuerzo. Me dejaste seca de tantas lágrimas que provocaste desde un inicio, pero algunas jamás te las dije porque para ti eran estupideces y yo era débil.

Te dediqué muchas canciones, cientos quizás. Canciones que no escuchaste nunca. Te escribí relatos que ni siquiera leíste y menos los versos. Dudo de tu amor, porque jamás dijiste nada sobre mis demostraciones. Yo siempre dando de más y tú dándome una miseria. Yo merecía mucho más de lo poco que me dabas...

Merecía a alguien que me amara, no que amara la forma en la cual yo le quería. Merecía más cosas que jamás me diste.

Morí ciento de veces, te amé y te odié muchas veces. Jamás lo comprendiste y no supiste lo que tenías, siendo que te alejaste 2 veces y esta vez que me fui definitivamente, no hiciste nada más que quedarte con los brazos cruzados y tal vez, sin que yo supiera me maldecías.

Le rogué a la luna que llevara todos mis sentimientos a ti, pedí que volvieras, aunque sea por un rato. Que lo hicieras como siempre lo habías hecho cuando eras tú quien te alejabas. Quería que me convencieras de que yo te necesitaba más que a nadie en el mundo y que me amabas más que a nadie... Pero ya no quiero.

Sé que nadie más te puede aguantar como yo, que daría todo por ti. Pero ahora ya no, ahora no daría nada para que volvieras, porque jamás has  cambiado como alguna vez me dijiste. Yo me enamoré de ese chico tierno y demostrativo. Solo me aferré a la esperanza de que volverías a ser ese chico y me demostrarías de diversas formas tu amor, pero ya no... Ya no, Leo. Ya no más. No quiero llorar más por tus actos y palabras hirientes. No quiero estar más contigo si vas a seguir siendo la misma persona que me ilusionaba cuando sabía que me iba a perder y me desechaba cuando se cansaba de mí.

Te amé más que a nadie y no lo valoraste...

Borré todo lo que era tuyo y de nosotros. Borré nuestras conversaciones y los mensajes destacados, borré tus fotos, tu rostro y tu cuerpo. Borré tus vídeos y tu voz. Borré las canciones que me hicieron sentir por unos segundos especial y las escuchaba sin saber el título. Borré nuestra canción. Borré incluso el relato que demostraba empalagoso el amor que sentía por ti. No quería hacerlo, creía que volverías y no sería necesario borrar cada recuerdo de  ti, cada palabra. Pero no ha sido así...

Quiero odiarte, porque para ti parece tan fácil alejarte y luego exigir que te quiera como si el daño jamás hubiese pasado. Esta parte que te odia desde agosto quiere rechazarte de una forma tan fría e hiriente para que sientas todo lo que pasé alguna vez, para que dejes de pensar que puedes pedir sin dar nada. Te diría que ni las promesas que te dije alguna vez, enamorada. Que tú no estás enamorado, es más, te sientes solo y crees que debes estar con alguien que te tuvo en lo más alto. Que todo queda en el pasado y no quiero verte ni oírte nunca más.

Pero la pequeña parte que te ama y te necesita anhela que cambies y vuelvas. No ahora, pero más adelante, que me reconquistes. Que mis curvas y mi cuerpo sean totalmente tuyos. Que todo el lado erótico solo te conozca a ti. Que seamos uno por fin y me ames sin medida... Ilusiones estúpidas.

Cada día voy perdiendo cada sentimiento por ti, cada día me importa menos si vuelves o no. Porque en cierta forma soy libre... Y al ser libre yo tengo el derecho de besar y follar con quien me plazca. Mi castidad la tomará alguien de confianza, pero no tú. ¿Cuánto tiempo te tenía que esperar? ¿Años por alguien que no daría nada por mí? Yo solo te conocí por una parte y quizás ese era mi error... Te di tantas cosas que desechaste...

El "We belong together" queda volando en los aires. Ya no significa nada para mí y permanecerás como una mezcla de emociones. No quiero mortificarme por alguien que no valió la pena y no me amó como yo lo amé.

 "Cuan rápido puede el sol esconderse
Y ahora mis ásperas manos se sumergen en vidrios rotos
De todo lo que fue
Oh, las fotos todas se han ennegrecido, se ha tatuado todo
Todo el amor se volvió malo, convirtió en negro mi mundo
Tatuando todo lo que veo, todo lo que soy, todo lo que seré...


Sé que algún día tendrás una hermosa vida, 
Sé que serás una estrella, en el cielo
de alguien más,
Pero ¿por qué?
Pero ¿por qué no puedes ser,
¿no puedes ser mía?"

-Black, Pearl Jam

27 de Diciembre de 2018 a las 19:52 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Deborah Núñez Me inspiro en el dolor para escribir.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~