Noche Fugaz Seguir historia

marpolie Lola Espinoza

Aryeh Byrne es un chico pacífico que casi no se mete en problemas. Pero como a la vida le gusta dar giros inesperados se reencuentra con la que fue su amiga, Jona Zak, que al parecer estos dos no se recuerdan por los años que han pasado. Aryeh esta seguro de que ella era aquella niña de ojos azules y aquel cabello rubio de quien se enamoro. Los resentimientos, los recuerdos, las verdades, las mentiras y otras cosas mas hacen que el amor que el sintió una vez vayan desapareciendo pero una pequeña travesía dará pie al inicio de una Noche Fugaz. Todos los Derechos Reservados © en esta historia cualquier copia, plagio o adaptación sera denunciado Obra Registrada en Safe Creative bajo el código: 1808248121896


Ficción adolescente Todo público.

#pasado #nochefugaz #noche #ellaesfugaz #amordelpasado #7years #novelajuvenil #juvenil #romance #amistad #amor #fogata #campamento #estrella #todocomenzoconunanochefugaz #miralaestrella #nochesfelices #aryeh #annazak #jona
1
4.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Cinco minutos más...

 

Levántate holgazán, llegarás tarde

 

Fucking vida.

 

Hoy es el primer día de clases en O'Brien, todos los años es lo mismo. Las cheerleaders muriéndose por los basquetbolistas, ellos humillándolas sin compasión, los populares presumiendo de lo bien que la pasaron en los resorts de lujo, en las playas, en otros países...

 

—Despierta ya Aryeh-habló mamá sacudiéndome.

 

—Hoy no ma —forcejee para que no me quite las sabanas que están apegadas a mi cuerpo.

 

Entre la pelea, mamá salió ganando y logró que abriera los ojos como un sapo.

 

—Te he traído el desayuno cariño —puso la pequeña mesa sobre mi cama.

 

—Gracias —dije entre dientes.

 

Mamá cogió el cesto de ropa sucia y salió con prisa hacia la lavandería. Aún seguía con sueño, anoche me había quedado conversando con Dahira Y Joseph sobre la fiesta que se realizaría en mi casa en las próximas vacaciones. Vamos a invitar a todo O'Brien e incluso a la chica imposible que...

 

—¿Y si te apresuras? —dijo mi madre con tono despectivo mientras se recargaba en la puerta.

 

Como odiaba eso.

 

—Ahorita me voy a vestir —salí de mi cama e instantáneamente abrí mi closet.

 

Mama se alejó de mi cuarto y me dispuse a vestir rápidamente. Estaba haciendo calor así que decidí ponerme una playera de color azul y un jean que combinaban con mis zapatos. Por segunda vez escuche el llamado de mi madre.—Perfecto—pensé—,tu madre enojada contigo por no-se-que es lo único que faltaba para que este puto día comenzara a ser un desastre.

 

Baje la pequeña mesa de madera a la cocina donde mamá seguía lavando los platos.

 

—Ya me voy —dije tomando mis cosas.

 

—Buena suerte hijo —volteo a verme y me sonrió.

 

Así me gustaba, ver feliz a mamá.

 

Con el abrazo de mi madre salí de casa, la brisa del parque me recordaba a aquella niña con la que solía jugar de pequeño en la casa de atrás...

 

—Buenos días Aryeh —resonó la voz chillona de Alexia.

 

—Hola —dije cortante.


Alexia era el tipo de chica que podía irritarte al máximo con uno de sus comentarios, pero también enamorarte y romperte el corazón en un abrir y cerrar de ojos. Tenía más experiencia en el amor que yo. Su piel era de un canela tenue con unos ojos verdes fugaces y su cabello negro y lacio bajaba por su espalda hasta las caderas.

 

—¿Otra vez de mal humor? —dijo pellizcando uno de mis cachetes.

 

—Algo así —respondí sin entusiasmo.

 

—Relájate corazón —dijo poniéndose delante mío,- se supone que la estrada debería ser yo

 

¡Cómo no!, si pasas con uno y con otro.

 

La miré con fastidio y me adelanté para no seguir con parloteos tontos. El autobús siempre tardaba en llegar y eso me daba tiempo para acomodar mi peinado y revisar mi celular, sin darme cuenta de la presencia de Alexia me gire para darle la espalda y subir al autobús para sentarme a lado de Dahira y ella a lado de Joseph. Dahira estaba dormida y decidí despertarla como siempre lo he hecho, con cosquillas.

 

—No molestes Jos —dijo adormitada

 

la miré fijamente.

 

—Así que sueñas con Joseph ¿eh? —susurré en su oído.

 

Se acomodó en su mismo asiento y abrió uno de sus ojos, me miro y un gruñido se escapó de sus labios .

 

—Maldición, estas otra vez soñando con Joseph —dije sarcástico.

 

Dahira era muy reservada con la vida amorosa al igual que yo, ya que nunca supimos quien era su novio o en donde vivía. Los únicos amigos que ella tenía éramos Joseph y yo. ¿Amigas? ¡Ja!, nunca quiso acercarse a unas cualquieras, chismosas y con poco glamour- nos contaba su prima. Era calculadora y demasiado exigente consigo misma hasta tal punto de ser la perfeccionista del grupo.

 

—Uhm... no es con... Joseph —dijo mirando para otro lado.

 

—¿Ah no, entonces por qué te pones como un tomate al mencionar su nombre y miras para otro lado?.

 

—Deja de decir cosas estúpidas Aryeh.

 

Comencemos

 

—¡Oh claro!, supongo que lo dices porque nunca Joseph y yo nos fijamos en ti.

 

Mala idea

 

Retirada soldados, repito retirada.

 

—Te voy a... —alzó su mano para darme una bofetada.

 

-------------------------

 

Mi mejilla seguía adolorida por el fuerte impacto de la mano de Dahira y no me quedo de otra que mojar mi pañuelo con el agua fría par que disminuya el dolor.

 

—Buena forma de comenzar el día, ¿no crees? —dijo Joseph mofándose.

 

—Lo dices porque nunca tus mejillas han probado las manos de Dahira —guardé mis libros en el casillero.

 

—¿Qué hiciste para que ella reaccionara de esa forma? —dijo apoyándose en la pared.

 

—Lo mismo de siempre Jos.

 

—La traigo muerta —dijo orgulloso.

 

Joseph era un excelente amigo, pero eso no le quitaba lo mujeriego y lo idiota que solía ser a veces con las chicas.

 

—No estés tan seguro Jos —dije—. Recuerda que yo también la traía.

 

Y si, la traía muerta hace un año.

 

—¿Competencia por ella? —dijo alzando una ceja.

 

—No me llama ahora la atención —respondí.

 

Joseph abrió la boca para decirme algo pero justo en ese momento llego quien-sabe el supuesto novio de Jona.

 

Su novio era el basquetbolista mas envidiado por los chicos de O'Brien, y no solo por tener buen estado físico, sino también porque era el novio de la chica que me robaba el sueño... Jona Zak, ella era el tipo de chica que a mí me atraía. Pero cada vez que ella pasaba yo la quedaba mirando con cara de ternero, hasta un día quien-sabe se dio cuenta de mis miradas perversas y le dijo a su supuesto novio. Lo positivo de todo esto es que Jona nunca se había dado cuenta de que mis ojos bailaban cada vez que la veía, lo malo era que todos los basquetbolistas (e incluso sus mejores amigas) me sentenciaron a muerte si seguía con lo mismo.

 

—Hola Jona —dijo Dahira acercándose a ella con entusiasmo.

 

—Hola Dara —respondió Jona el saludo con una amplia sonrisa.

 

Puta vida.

 

Yo me la he pasado como un tonto mirando y soñando con Jona desde tercer grado mientras Dahira la conocía apenas hace dos semanas y ya le hablaba con demasiada confianza. Me sentí como un completo gay al no acercarme antes.

 

—Jona será mejor que vayas a clases —habló su supuesto novio con la mandíbula apretada.

 

—En unos minutos Hassan —respondió fastidiada.

 

Hassan, el chico que me amenazo y pretendió golpearme.

 

El timbre había sonado y Joseph ya marcho a clases mientras yo me quede parado como un poste andante. Mi salón no estaba muy lejos cuando...

 

 

*********

 

 

El dolor en mi nariz era insoportable, era la tercera vez que me sucedía esto.

 

—¿Te encuentras bien Aryeh? —una voz se escuchó en la lejanía.

 

Era la voz de un ángel

 

Quizás sea... Jona

 

—¡Aryeh estas bien!.

 

Rayos, era Dahira.

 

—¿Qué sucedió? —pregunté levantándome de golpe.

 

—Estabas tan distraído que uno de los amigos de Hassan lanzo su balón, y por accidente el balón fue directo a tu... ¿nariz?.

 

Con lo último que Dahira dijo me acerque al espejo de la enfermería, mi nariz estaba hinchada que a tal punto había sangrado tanto peor que mujer en sus días.

 

—Veo que te encuentras bien Aryeh, del fuerte impacto te desmayaste. Tuviste suerte. Dahira fue tu heroína.

 

Me gire hacia Dahira y observe que sus mejillas se teñían de un color rojo intenso.

 

—¿Te has acordado de algo Dara?—sonreí con malicia.

 

—¡No hables tonterías Aryeh Byrne, tienes que estar agradecido de que salve tu inmunda nariz!

 

Ok, ok calmemos los ánimos.

 

La enfermera nos miró por unos instantes y ya supe en la estupidez que nos diría.

 

—¿Son pareja? —dijo señalándonos.

 

Dahira iba a responder pero me adelante.

 

—¿Nosotros? —miré con exasperación a Dahira—. Ella es una chica ruda y sobre todo chillona, no me llama la atención; además entre nosotros no hay ningún tipo de atracción, solo somos amigos y sin pasarse a otro rango

 

Mierda, la jodí

 

Fucking consciencia.

 

—¡Idiota! —chilló Dahira estampar otra vez su mano en mi cara.

 

Corre campeón, ¡corre!

 

Salí disparado de la enfermería, corrí a una velocidad increíble.-Nunca más volveré a bromear con Dahira-pensé-. Me detuve en clases de la Profesora Echeverry, y cuando pensé que todo sería una desgracia, en mi campo visual apareció Jona.

 

—Buenos días —dije abriendo la puerta.

 

—Pase Sr. Byrne —respondió el saludo—. Como todos los asientos están ocupados tendrás que sentarte a lado de Zak

 

Me siento en el séptimo cielo

 

Con una sonrisa de oreja a oreja me dirigí a lado de Jona.

Sus enormes ojos azules me miraban mientras yo seguía anotando todo lo que la profesora explicaba, me gire a ver quién estaba detrás de mí y a la primera persona que vi fue a Hassan concentrado observando a Jona en todo lo que hacia.

 

Agradecí que la matona de mi "amiga" no estuviese en esta clase, porque es capaz de hacerme picadillo apenas empezara la hora de almuerzo. Y hablando de Jos, él estaba durmiendo en clases, o así se podría decir de lo tan coqueto e imbécil que es cuando esta con una chica. Ojala no tenga sus ojos puestos en Jona porque o si no ¡Bam!.

14 de Diciembre de 2018 a las 00:29 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas