Cuatro cuerpos y una navidad Seguir historia

E
Eduardo Saeta


Descripción de dos parejas que festejan la navidad entregando todo lo que tienen, todo lo que son. #CuentosDeNavidad


Romance No para niños menores de 13.

#romance #amor #navidad #lgbt #cuentosdenavidad
Cuento corto
0
4082 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Cuatro cuerpos y una navidad

Hay heridas que rondan los pasillos del destino, se cruzan como carros que arrastran aromas de otro tiempo, un tiempo de deseos absurdos, de secretos bien guardados, de dolores amontonados en un puño, de lenguas con bocas que no saben gritar, de verdades que se agazapan contra un muro. Sin embargo, hay momentos históricos donde se desempolva la alfombra y sus invitados más transparentes se liberan hacia el cuarto más verdadero y de mayor expresión, el cuarto donde esas verdades, atrapadas durante mucho tiempo en un puño, se expanden, casi desbocadas y lo inundan todo y todos dan un paso al costado, o un paso atrás, y las abrazan hasta el hastío, un hastío que no harta, que se siente simplemente bello, armonioso y esencial.


La mano. Una mano toma otra mano. Los cuerpos. Los cuerpos se abrazan en una habitación. Una mano de hombre rasguña con uno, dos, quizás tres dedos otra espalda de hombre. La escena. La escena se percibe claramente en el espejo de la habitación. Como una música de amplitud de onda, desordenada, la escena se oscurece e ilumina al compás de las luces exteriores. El exterior. El exterior  ignora la belleza del interior de ese mono ambiente, perfumado con acuarelas de celofán. La navidad. La navidad es festejada por familias con niños, una navidad blanca, hermosa, absoluta y estéril, estéril para dos hombres que se aman con ferocidad y ternura infinita. El que besa y el que se deja besar, el que ama y el que se deja amar, el que se anima y el que se deja animar, el que respira y el que ya no puede de tanto amor, besos y desahogo.

La escena deja de ser extraordinaria si pensamos que hay otra habitación en la ciudad, donde hay otros dos cuerpos, también desnudos, también hay una mano que toma otra mano, también hay un espejo que muestra dos cuerpos que se abrazan, dos cuerpos que se iluminan como en una de amplitud de onda, desordenada, dos cuerpos que perfuman otro mono ambiente con acuarelas de celofán, donde también sienten los festejos de un exterior que es estéril, estéril para esos dos cuerpos de mujer que se desean y se respetan. De la misma forma, está la que besa y la que se deja besar, la que ama y la que se deja amar, la que se anima y la que se deja animar, la que respira y la que ya no puede de tanto amor, besos y desahogo. 


14 de Diciembre de 2018 a las 18:06 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~