La Selva Feliz Seguir historia

emanuel-piedracueva1543869067 Emanuel Piedracueva

Sus padres muy malvados, su mundo muy entretenido, divertido, fantasioso y feliz. La Jungla Feliz


Fantasía Todo público.

#escapando #feliz #jungla #la #cuentos #cuento #aventura #diversion #español #fantasia #fantasy
Cuento corto
0
4253 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo y Final

Escapando a la selva felíz

1996, Madrid, España

Rubén, era un nene de 10 años que la pasaba muy mal por su abusador y estricto padre y por su irresponsable y maliciosa madre. 

Él no tenia amigos, no es por que no quisiese tener, tampoco por que la gente no se acércarse a él, si no por que sus padres se lo tenían prohibido. Era el día de su cumpleaños el 12 del 4 del 1987 su cumpleaños n0 11 y pidió a sus padres un valioso juguete de madera, en cambio, ellos compraron una caja y la decoraron con etiquetas y demás. En esta decía " Para nuestro hijo más especial " . venía con una nota. Él niño sonrió, los abrazó, estos no emitieron ninguna emoción. Él niño tomó la caja, leyó la nota y quedó sorprendido al leer lo que decía en ella. " Hijo, sabemos que somos malos padres y que somos muy irresponsables, por eso, este regalo, como compensación " 

El niño quedó entre lágrimas, su madre casí se rió pero se aguantó. 

Al abrir la caja, se encontró con una tarantula negra despedaza y su piel colgando de esta. Había sangre al lado de la tarantula, el niño tomó la caja sin miedo y la aventó contra sus padres. Se levantó de la silla y corrió al ver que sus padres lo perseguian para golpearlo, se dirigió a su habitación, entró cerrandola con llave y ocultandose, corrió su cama y se escondió en la parte trasera de la cama, murmuró este pues

- No duraré mucho aquí, voy a morir. Continuó llorando, se percató de que había un escondite como de su tamaño, abrió la puerta que estaba allí cubriendo el escondite y aunque pensó sobre saltar por la ventana de su casa entró al escondite corrió la cama ocultando la puerta y el escondite y cerró la puerta pequeña. Vió alrededor una gigante arboleda, observó a su alrededor, observando y dándose cuenta de que era una selva, estaba asustado por estar en una gigante selva y solo. 





                                   Final

Vió un elefante más gigante de lo normal, acércandose a él y este habló. - Oh, pues . Bienvenido a la Selva Feliz, ¿cómo llegaste aquí?

El niño estaba confundido y callado. 

El Elefante dijó con firmeza: ¡Lo sé, lo adivino! ¡¿Eres un molesto niño malcriado del orfanato? -dijo muy enojado el elefante-

El niño respondió a gritos y asustados hacía el elefante.

¡NO, NO SOY UN NIÑO DEL ORFANATO, MIS PADRES NO ME QUIEREN Y ENTRE A ESTE MALDITO LUGAR, TENGO MIEDO!

El Elefante elevó su trompa hacía ambas piernas del niño, lo levantó facilmente y dijó:

¡No te atrevas a hablarme así, pequeño cabeza de durazno!

El niño comenzó a llorar.

El Elefante al verlo llorar lo bajo inmediatamente y lo aconsoló, pues era la selva feliz.


Vino una Cebra y permaneció con ellos, se quedaron allí e hicieron una fogata, vivieron feliz por siempre y el niño conoció muchos animales, pero al pasar los años, sus padres se arrepintieron, un día de tan enojados y decepcionados de ellos mismos, voltearon la cama y la aventaron contra la ventana, pues encontraron el escondite, para su desgracia, este ahora era del tamaño de un  adolescente de 18 o 19 años. Pues estos cabian, entraron, se toparon con un tigre quién los amenazó con comerselos, iba a tragarselos, pero llegó el niño y se aclaró la situación, así vivieron juntos todos felices por siempre, habitando en la gran selva y construyendo casas para los animales y los humanos.



3 de Diciembre de 2018 a las 20:44 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~