¿Me engañaste tú o fui yo la que me mentí a mí misma? Seguir historia

I
Ines Gonzalez


¿Me engañaste tú o fui yo la que me mentí a mí misma?


Drama No para niños menores de 13. © Todos los derechos reservados

#239
Cuento corto
1
4.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¿Me engañaste tú o fui yo la que me mentí a mí misma?

 Las caricias, los besos, la noches de desvelo en tus brazos, me cuesta demasiado creer que fueron viles engaños, que únicamente fueron quimeras que me rondaron para después destrozarme con un “no te amo”. Noches en las que en mi insomnio te pertenecía, en las que tu sonrisa ocupaba mi mente y me absorbía los miedos, en las que los recuerdos de tu olor me relajaban. Aún recuerdo como en tus brazos, inhalando tu esencia me sentía en casa, sentía que ahí era a donde pertenecía, donde debía estar por siempre. Ahora esa sensación se desvanece y me estrangula el alma, ahora los recuerdos me carcomen las entrañas mientras únicamente quiero que no me dejes, que me digas que me amas, que es conmigo con quien quieres estar, que a mi pecho es donde perteneces mas se con certeza que nunca ocurrirá que por mucho que te adore, nunca poseeré el suficiente amor para ambos. Y, ¿Cómo desecho ahora todos los recuerdos que me asfixian, que me oprimen el vientre, que me intoxican la razón? No soy capaz de borrar los dibujos que tus caricias dejaron en mi piel, tus besos que aun queman en mi interior, tus palabras que aun endulzan mi mente. Duele, te mentiría si te dijera que no me causa dolor, ¡Pues claro que me duele! Duele saber que has perdido todo lo que alguna vez te importo, todo lo que alegraba tus días cuando no habían motivos para seguir adelante. Eres todo por lo que alguna vez luche, todo lo que quise, todo lo que amé. ¿Me mentí al pensar que podías amarme?¿Me sobreilusioné al pensar que valía lo suficiente como para que me vieras con otros ojos? ¿Me condene cuando alguna vez pensé que podría ser más que una simple amiga? La culpa ha sido mía, yo fui la que se convenció de una realidad que no existía, fue mi error malinterpretar cada muestra de amistad que me dabas. Pero también me mentiste a mí, me dijiste que siempre me ibas a preferir sobre ella, que nunca la escogerías, que yo era más importante, pero me mentiste, y a ella fue a la que le diste la llave de tu corazón, para que la tirará al océano como tú hiciste con la mía. No sé como eliminar este odio que siento, estas ganas de llorar que me azotan sin saber de noción temporal. Solo quiero quiero sentir tus labios contra mi piel, solo quiero que me des ese abrazo que tanto necesito, para intentar juntar todos los pedazos en los que has roto mi corazón. Pero no puedo exigir que me ames cuando no lo haces, no puedo obligarte a estar a mi lado cuando tú ya perteneces a otro lugar. Solo quiero que entiendas que no puedo continuar así, no puedo hacer como que nada ha pasado cuando cada vez que te miro siento que el mundo se me cae encima, cuando con solo ver tus ojos mi vista se nubla. Necesito, por favor, que me  dejes volar como a una paloma, que herida necesita volver a su nido, y poder sanar así sus cortes. Y poder volver a ser yo, o al menos intentarlo después de todo esto, para así resurgir de mis cenizas como un ave fénix, y vengarme y enseñarte todo lo que perdiste por no saberme valorar.

24 de Noviembre de 2018 a las 23:20 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~