Cuento 3 con Jack: “no vivo” o “no muerto”. Seguir historia

lesleytavitas lesley tavitas

Los vivos se resisten para ser los dominantes en un mundo de zombis. Pero un zombi en particular no se dará por vencido aun si lo descuartizan por completo.


Ciencia ficción Todo público.

#cuento #zombies #cuentocorto #corto #cienciaficcion #zombie #zombis #zombi #cortocuento
Cuento corto
0
4408 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Cuento 3 con Jack: “no vivo” o “no muerto”.

Cuento 3 con Jack: “no vivo” o “no muerto”.

— ¿ya te moriste?

—no, aun no.

Estoy en una misión para destruir los cuarteles generales de los “no muertos”. O sea los vivos para que me entiendan.

Estoy yo solo, mis camaradas han sido curados y convertidos en no muertos también. Si logro accionar los explosivos manualmente, igual podremos volverlos a convertir y más aparte a los vivos que terminen muertos con ello. Soy el único que puede en estos momentos, los demás están ocupados contratacando. Avanzo y avanzo más adentro con cautela. Matando a los no muertos que se me cruzan. Igual los convertiríamos como dije. Y sé que les convenceríamos de unírsenos. Hay enfrente 2 no muertos con unos pinches cañones. Si me dan, todas mis extremidades saldrán volando, y obvio no podría hacer ya nada. Y me quedan pocas balas. ¿Qué se supone que debería hacer? Piensa Zoko piensa…

—Zoko ¿sigues vivo?

—déjame ver…

Checo mi pulso para ver si mi corazón no ha dejado de latir. Seré un zombi pero si tu corazón late, tus capacidades físicas se elevan mucho más de las que ya tienes siendo un zombi. Es confuso pero es así como suena. No sé si mis otros compañeros también ya murieron, refiriéndome a que sus corazones ya dejaron de latir. Aun si así fuera, siendo zombis igual tenemos la ventaja en resistencia que los no muertos. Pensar que eres un zombi pero usas el método de volver a latir tu corazón para hacerte más fuerte de lo que ya eres,  se siente muy extraño. Pero así es simplemente.

— ¿¡Sigues vivo o no!? Zoko.

— ¡Ah! ¡Sí!, sí. Mi corazón late como el sol de verano.

— ¿Eso qué significa?

—yo que se…

—prosigue.

No tengo mucho tiempo. Me moriré otra vez en cualquier momento. Lo malo de este método es que no sabes cuando tu corazón dejara de latir. Solo hay una cosa que se me ocurre. Y no me gusta pero uno debe sacrificar partes de su cuerpo por el deber. Corro lo más rápido que puedo sabiendo que igual me darían.

— ¡regresa a la averno podrido!

Gritaba con determinación uno de los no muertos. Como supuse me da y mi parte  del ombligo para abajo sale volando hacia el vacío. Con ello veo el momento perfecto para dispararle en cabeza. El otro me apunta también, pero en ese corto segundo le daba también en la cabeza.

—maldición…adiós a mis tesoros, otra vez…

Tal vez me quede así un buen tiempo hasta que recuperen mi otra parte. Hoy enserio quería hacer un trio terminando esto…joder…lo que hago por el deber.

Me arrastro como puedo al elevador. Logrando entrar y apenas alcanzando el botón para llevarme abajo. Al abrirse el elevador. Uno de los trabajadores me ve, y sin decir nada  y verlo a los ojos, le sonrió y sale corriendo. Soltando al parecer una caja con sus pertenencias del trabajo. Si hubiera sido más listo, mejor solo se hubiera ido de aquí sin tomar nada, para garantizar su seguridad. Veo que en la caja tenía una playera blanca del trabajo supongo. Así que la tomo para acomodar mis tripas, ajustando la playera a mi espalda para que al menos mis tripas no las estuviera arrastrando por el piso. Quito el gafete viendo el nombre del empleado.

—Jack, solo Jack. Uhm…espero verte de nuevo Jack. Para disculparme por verme así, sí que te asuste.

Dejo el gafete en la caja siguiendo con mi deber.

Por fin llego al interruptor. Introduzco la clave maestra, poniéndose en verde el botón para accionar los explosivos.

— ¿sigues con vida?

—déjame checar…

— ¿ya tienes el interruptor?

—ya me morí. Pero sí, ya tengo el interruptor, ya solo… ¿Jack? ¿Cierto?

— ¿Jack? ¿Quién es Jack? ¿Zoko?

Jack estaba enfrente de mí, apuntando a mi mano con la que iba a accionar el interruptor.

—Jack…amigo, ¿no quieres convertirte en zombi? Ser zombi te abrirá la puerta a muchas posibili…

—cállate. Yo…acabo de despertar. Tú… ¿Cómo sabes mi nombre?

—sabes, tú no eres el mismo que acabo de ver, te ves diferente, creo que estás muerto.

—… ¡Imposible! Yo no…

—Jack amigo, chécate el pulso y veras que tengo razón…

Jack baja el arma ligeramente. Pasa su mano libre a su cuello para checarse el pulso. En ese preciso momento que toca su cuello y el me mira. Acciono el interruptor.

 

16 de Noviembre de 2018 a las 03:54 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~