Juegos Laborales Seguir historia

drew_gc Drew Gc

La vida da muchas vueltas, y en una de tantas decide que ya es momento de conocer a ese alguien que le dará vueltas nuestras vidas. Este es el caso de Andrés y de Daniela, dos polos opuestos que irónicamente se atraen entre sí, sus vidas, sus rutinas se verán afectadas por la humanidad e integridad del otro. Un caos de placer y pasiones enfermas en jornadas laborales. Recomendación del Autor Para una mayor afinidad con la historia, se recomienda seguir las instrucciones hechas a lo largo del escrito, tales como: Leer con la música de fondo mencionada en cada recuerdo, esto con el fin de maximizar la emoción de la historia, y que, de alguna manera, se puedan conectar sus corazones con el mío. Todos los derechos reservados: Dirección Nacional De Derechos De Autor


Erótico Sólo para mayores de 18.

#drama #amor #Érotico #yoleojuegoslaborales
8
4.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo I - Ella

Pensaba que la vida era tal y como la planeábamos, ahora no estoy segura de qué me motiva a seguir en pie, ésta herida, aunque no visible me mata poco a poco, me consume la vida de manera asfixiante.

Heme aquí, de pie, totalmente sola, viendo como lo que una vez fue mi mundo se se esfuma ante mis lagrimones ojos, que, a simple vista, no permite diferenciar si son mis lágrimas o simplemente la lluvia que me inunda la tristeza, tal escena no deja ver más que una chica de pie, en medio de la calle con su vestido de rojas florecitas que se pregunta si está soñando o simplemente está frente la cruda de realidad.

Estoy agonizando.

  •  ¿Por qué si no quería estar conmigo tenía que colorear mi vida gris?

Mis lágrimas caen por mi rostro, se disimulan con la lluvia, parezco una tonta mirando a la nada, a la espera de que alguien me dé una cálida palmadita en la espalda y me diga “Hey todo estará bien, ahora vamos a casa” Lastimosamente me encuentro sola en una ciudad la cual no conozco, me siento perdida, la única razón por la que estoy aquí, me acaba de abandonar de la peor manera.

No quiero aceptar que he fracasado y que quizá ya he tocado fondo.

El sonido de un claxon me trae rudamente a la realidad, como puedo corro despavorida hacia la acera, caigo de rodillas sobre ésta, me duele y rompo en llanto maldiciendo el momento en que mis ojos lo vieron por primera vez, maldigo las primeras palabras dulces que alcanzaron mis oídos, la ira me invade y la sensación de soledad se apodera de mí, en medio de la silenciosa noche, mis gritos de agonía se pierden entre la melodía relajante de la lluvia.

Mis rodillas sangran, no hay nadie a quien conozca, lo único que me queda por hacer es volver a casa, el frio de ésta ciudad empieza a hacerme daño, mis cosas yacen en un costado de la calle, mi maleta está totalmente empapada, miro mi celular y no tengo carga, me pongo de pie con el alma hecha pedazos, agarro mi maleta y empiezo a caminar por las frías y húmedas calles de Ibagué con mi vestido de rojas florecitas.

Un carro de policía al verme caminando sola, se acerca a mí, se detiene y yo me detengo junto con el, el vidrio baja y una voz me dice:

  • Buenas noches señorita ¿De dónde viene? Y ¿Hacia dónde va?, identifíquese por favor. – Dice la oficial de policía.
  • Vengo de donde me han destrozado los sueños, y voy de regreso a mi casa, vivo en otra ciudad, sabes – Abro mi bolso y saco mi cartera, busco mi identificación y se la entrego a la oficial de policía.

Ésta me mira, toma mi identificación, ingresa mis datos al sistema para verificar mis antecedentes, una pérdida total de tiempo, sé que, durante mis 28 años de vida, no he cometido como tal un crimen, pero qué más da, me han dejado, en este momento no tengo claro que hacer con mi vida, unos segundos más bajo la lluvia no me harán perder algo más, de lo que ya he perdido.

La oficial de policía me mira y dice:

  • Señorita Daniela Rodríguez, ahora mismo ¿Hacia dónde se dirige?
  • Ya le dije, voy de camino a casa, a mi ciudad, vivo en Cali.
  • Si señorita Daniela, le entiendo perfectamente, pero ¿Sabe hacia dónde está la terminal? – Su tono de voz es como el de una persona desesperada. No es algo que en este momento me importe.
  • No, no lo sé. – Respondo como alguien que quiere dejarlo todo atrás y esfumarse.
  • Súbase al carro, nosotros la vamos a llevar hasta la terminal. – Dijo aquella oficial de policía.

Me entrega mi identificación, la lluvia no ha cesado, abro la puerta trasera e ingreso mi maleta en la parte trasera, posteriormente entro yo, cierro la puerta y el vehículo emprende marcha, está cálido, es cómodo, la música está para romper en llanto, ¡Joder! me contengo, pero no es algo que en mi humanidad pueda evitar.


Te Fuiste de aquí – Reik.


Aquella música lanza dardos de recuerdo que me destrozan aún más las ganas de volver a creer en alguien más.

La oficial de policía se percata de mi llanto, muy curioso por lo que sucede conmigo, le baja el volumen a la música y pregunta:

  • ¿Por qué lloras?
  • El imbécil que era mi novio hasta hace unas horas, me ha terminado, el muy idiota me prometió una vida junto a él y sin razón alguna, después de estar juntos por 3 años, repentinamente me ha terminado. – Ahogada por mi llano, respondo lo primero que a mi mente viene.
  • Ese tipo de cosas suelen suceder, mi recomendación para ti es que, no dejes de creer en el amor, aún tu estas muy joven y aunque pierdas una batalla en el amor, lo importante es no perder la guerra.

Su compañero no menciona palabra alguna, las calles están vacías, nadie quiere mojarse, por eso están en la comodidad de sus hogares, de camino a la terminal, hacemos una parada en una cafetería, la oficial de policía se baja del carro mientras su compañero y yo esperamos, no cruzamos palabras algunas, al cabo de unos minutos la oficial regresa con 3 bebidas achocolatadas, están calientes, su compañero abre la puerta del carro y la oficial reparte las bebidas entre nosotros, ésta me hace un par de chistes, no son muy buenos pero me suben el ánimo y me evitan pensar en el imbécil de Juan José, vaya cabrón.

Emprendemos marcha y aquella bebida me sube el ánimo, me relaja, miro tras la ventana pensando en qué haré cuando nuevamente brille el sol, pienso y pienso, con el corazón en una mano y con la razón en la otra, pero me ganan más las ganas de humillarme e ir a buscar a ese cabrón que me ha robado más que la vida y tratar de arreglar las cosas entre nosotros.

  • Te recomiendo no llamarle más y que te olvides de él, si te ha terminado es porque no quiere estar más contigo, o ¿Te dijo la razón por la que terminaron? – Pregunta la oficial preocupada por mí.
  • Solamente me dijo: Ésto no va para ninguna parte, lo mejor es cortar aquí, no me busques que yo no te buscaré. Esas fueron sus últimas palabras. – Nuevamente se me estremecía el corazón y se me aguaban los ojitos.
  • Déjalo ir, seguro no te merece. – Dice su compañero.

Ambas nos miramos y sonreímos. La terminal está frente a mí,

  • Hemos llegado ¿Tienes dieron suficiente? – Pregunta la oficial.
  • Sí, tengo el dinero suficiente para regresar a casa. – Se acerca a mí y me regala $ 20.000 me sonríe y me da un abrazo.
  • Ve a comprar tu pasaje, te deseo buena suerte y recuerda. “Tu felicidad no debe tener ataduras ni nombres” – Se da la vuelta y se monta en el carro de policía.

Sonrío y con mi mano derecha me despido de aquella pareja de oficiales de policía

Estoy empapada, camino dentro de la terminal de autobuses, muevo mi cara de lado a lado en busca de los baños públicos, no los veo, camino a la deriva hasta encontrarlos, entro, abro mi maleta, y busco ropa seca, estoy empapada hasta mis interiores, me desnudo, por mi largo cabello negro se escurren grandes gotas de agua, me quito las bragas y mi brasier, estoy totalmente desnuda en un baño de la terminal de autobuses de Ibagué y no me importa.

Saco ropa seca, me la pongo y con ira, en una bolsa plástica meto mi vestido de rojas florecitas, el mismo que hace 3 años Juan José, mi ex novio, me había regalado en nuestro primer mes de novios.

Siento como mi corazón arde, me duelen sus mentiras, pero como dijo aquella policía, “mi felicidad no debe tener nombre”, de ahora en adelante, mi felicidad será disfrutar con locura cada día de mi vida.

Mis bragas son negras y mi brasier del mismo color, mi blusa es de un color abana con los hombros descubiertos y un jean color negro, me gusta lo alternativo, así que, saco un par de converse negras y me las pongo, juntamente con el vestido, tiro las húmedas sandalias que hacían juego con mi vestido de rojas florecitas. 

Salgo de aquel baño, muy decidida a empezar de nuevo, tomo mi maleta y busco un autobús que me lleve de regreso a mi amada ciudad.

Camino por la terminal hasta encontrar una empresa que se me haga confiable, me acerco a la taquilla y compro un boleto hacia Cali.

Miro el reloj y son las 11:12 Pm de una noche de jueves. Agarro el boleto y miro el número de mi silla, es la 2 – A. Camino a la puerta de embarque, soy la última pasajera, el maletero me está esperando con afán para meter mi maleta a la bodega del autobús, me da la ficha de identificación del equipaje sin mirarme y sin mencionarme palabra alguna, una vez veo que cierra la bodega ingreso al autobús, afortunadamente veo mi silla y no hay nadie más junto a mí.

Me siento, abro mi bolso y saco el cargador de mi móvil, lo pongo a cargar, me pongo los audífonos y empiezo a escuchar música desde mi Spotify. ¡Joder! Todo me recuerda a él.


Tanto Que Te Amo Tanto – Cabas.


No puedo el evitar pensar en aquel tipo al que todo le dí, con el único que he estado y a mi primer amor.

Abro la galería y empiezo a borrar todas nuestras fotos y videos juntos, las que durante 3 años coleccionamos juntos, abro mi chat y lo bloqueo de todas mis redes sociales, y aunque en vano, elimino su número de mi móvil, pero no de mi cabeza.


Me gustaría saber tu opinión, no te vayas sin comentar, un abrazo.

WhatsApp: +57 310 578 9314

Instagram: Drewgc_

#yoleojuegoslaborales


1 de Octubre de 2018 a las 05:35 5 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Capítulo I - Él

Comenta algo

Publica!
LV Lourdes Villanueva
me encanta
14 de Enero de 2019 a las 14:37

  • Drew Gc Drew Gc
    gracias por leer la historia 14 de Enero de 2019 a las 16:43
Gin Les Gin Les
Hola, soy Gin, embajadora de Inskpired. He pasado a revisar tu historia como parte del programa de verificación con el propósito de ayudarles a presentar un trabajo de calidad a los lectores y que de esa manera logren alcanzar mayor cantidad de lecturas. Antes de verificarla es necesario que corrijas algunas faltas de ortografía y puntuación en tu obra, una vez hecho esto comenta este mensaje y pasaré de nuevo a revisar para ponerla en verificada. Espero poder ayudarte en caso de que tengas alguna duda. ¡Saludos!
8 de Diciembre de 2018 a las 18:25
Spencer Montgomery Spencer Montgomery
Se ve interesante.
23 de Noviembre de 2018 a las 17:14

  • Drew Gc Drew Gc
    Lo es... 3 de Diciembre de 2018 a las 21:09
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 15 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión