Un minuto de tu vida Seguir historia

c
cclocky ru


A Lucy no le ha ido bien en su última relación, con su orgullo pisoteado y su corazón devastado, ¿podrá salir para adelante?


No-ficción No para niños menores de 13.

#cuento #relato #vida #escritores #cotidiano #realista #aprendiendo #ser #hechos
0
3335 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Camino a casa

Decir "sí". Una palabra simple, una sílaba, una esperanza, una rendición, un futuro, un pasado, un regalo. Es la ambigüedad, es la firmeza, es el misterio, es la claridad. Es el cumplimiento y es la ruptura.

Es un arma con doble filo.

¿Quién no ha tenido que usarlo alguna vez? Dijiste que sí, y te pusiste de novio. Dijiste que sí, y fuiste dama de honor en la boda del amor de tu vida. Dijiste que sí, y te juntaste con tus amigos. Dijiste que sí, pero sabías que no cumplirías tu promesa. Dijiste que sí, y cumpliste con cosas que jamás imaginaste que eras capaz de hacer. Dijiste que sí, solamente sí, y reírte, lloraste, festejaste, te ilusionaron, te decepcionaron.

El "sí" puede aplicarse en una promesa eterna, o en una estafa efímera, mas ¿nadie se a detenido, a caso, a pensar en el daño que podría llegar a causar?

Dices que sí, y te encuentras volando para conocer a tus parientes de otro país. Dices que sí, y te ponen tu extra de picante en tu sánduche del Subway. Dije que que sí, y me encontré acompañando a una conocida, amiga de mi familia y de otra amiga, a la parada del colectivo.

De repente se me cruzó una idea por la mente. ¿Qué hacía siguiendo órdenes y siendo generosa por compromiso? ¿Por qué estaba allí? Y caí en la cuenta, yo acepté esto, yo dije que sí.

Hay recorridos que se terminan en segundos, y hay de los que duran días, años. Cada persona va a su ritmo, me gusta pensar que así es como funciona la sociedad. Dejando que cada persona dé su paso en cuanto sienta que debe darlo, como notas musicales, como la música que es arte y el arte es natural y no forzado. 

Pero soy de la ciudad, crecí entre el consumismo, la depresión de quienes se llenan de deudas, la gente acelerada por llegar al trabajo, a la escuela, a una cita, a casa para dormir, al baño para defecar, a la noche para quitarse la vida. Y es que nos han enseñado que quien se detiene termina siendo un perdedor, un fracasado, un inútil, un ser perdido entre las tinieblas de los logros ajenos. Aquella persona que alguna vez ha puesto una pausa a su vida, se ha tomado su tiempo para respirar, para observarse, para acercarse a su propia esencia, cuando termina creyendo en lo que dicen los demás, en lo que enseña la sociedad, en lo que otros le han obligado a creer sobre que "si te detienes vas a fracasar en la vida", cuando esta persona mira su entorno y sólo ve el desastre que ha sido de su ambiente, su hogar, sus horarios, el desastre que tiene arreglo pero que en el mismo momento de ser visto solo genera preocupación... esta persona, este ser capaz de miles de cosas, de concretar los proyectos que se imagina, termina por optar por una opción que todos tomamos por locura. Quizá decida entrar a robar en una tienda de golosinas o en un Mc Donal's a punto de cerrar, irse del país para empezar de cero, quitarle la vida a alguien o a sí mismo. ¿Quién sabe? Todo puede ser, después de todo, así es la vida.

Es gracioso, cómo el destino nos lleva a lugares y nos pone en situaciones que nunca nos imaginamos, o tal vez sí nos lo imaginamos pero no creímos en que sería posible que se hagan realidad. Y ahí tenemos una larga lista de "jamás pensé que..." junto a sus millones de posibilidades.

Tranquilos, no los haré perder el tiempo, sé que esto parece un discurso sin sentido, y es que necesitaba que se tomasen en cuenta todos estos puntos antes de comenzar con mi historia. No sé por qué, simplemente sentí que sería necesario, así que sólo acéptenlo, porque al igual que el destino, yo tampoco sé a qué punto vaya a llegar. En fin, esta es mi historia...


11 de Noviembre de 2018 a las 18:42 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Oportunidades

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión