Vainilla y Chocolate Seguir historia

olivia-acosta1537206636 Olivia Acosta

Olivia anhela trabajar en su pastelería preferida. Un lugar lleno de delicias y aromas que la hacen suspirar. Ese espacio que a ella tanto le gusta imaginarse, mientras crea ricas recetas. Pero todo se echa a perder, cuando un incidente la deja fuera de base y sus sueños se ven apagados. Danny decide por fin, dejar su relación de años. No encuentra una mejor forma de hacerlo, hasta que una mirada color almendra le dan la idea perfecta. Sin mediar palabras, reclama aquello que lejos de hacerlo sentir bien, le traerá un sinfín de problemas.


Romance Chick-lit Sólo para mayores de 18.

#pelea #lagrimas #fiesta #beso #chocolate #sonrisa #insidente #pasteles #vainilla
4
4735 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

¡Lo llamamos destino, a veces casualidades!

♡ 1 ♡

Olivia paseaba por la acera con su mejor amiga, Celeste. Conversaban de forma animada y al llegar a su destino, sonrieron.

El lugar a simple vista era acogedor y los aromas que salían de la cocina le hacían agua la boca.

—¿Vas a ir a la fiesta de Juan?—inquirió Celeste, sentándose en una de las mesas más cerca a la puerta.

—¡Pues claro, no me lo perdería!—aclaró Olivia siguiendo a su amiga—. Además, estoy comprometida a realizar el pastel de cumpleaños.

—Entonces tienes mucho trabajo que hacer.—La sonrisa triste que mostro Celeste, no paso desapercibida para su amiga.

—¿Qué te ocurre?—Olivia toco el brazo de la chica a su lado para llamar su atención.

—Sam se va del país—soltó aquello con un dolor en su mirada azulada.

—¡Oh, bueno seguro que lo hace por ambos!—afirmó dándole una leve sonrisa—.¿Por qué no te ha invitado?

Celeste se encoje de hombros y mira al frente con resignación.

—Dice que soy muy enfermiza y siendo así, luego no tendrá como cuidarme si él debe trabajar—murmuró con voz suave.

Con disimulo Olivia, visualizo la ropa de su amiga. Tonos grises y negros eran los que más estaban presentes. Aunque el color no era enteramente malo. Si lo estaba su atuendo, un poco desaliñado y muy raro en ella.

—En eso tiene razón—aclaró tocando nuevamente su brazo, la aludida la miró con tristeza—. Suele darte alergias por todo, te está cuidando. Ya verás que pronto estarán juntos otra vez.

Se miran y sonríen cómplices, hasta que una voz aterciopelada reclama su atención.

—¡Hola chicas, cómo están?—cuestionó Nadia. Ella era una de las chicas que atendían el pequeño lugar. Traía consigo un cuaderno y una amable sonrisa—. ¿Ya decidieron qué pedir?

—¡Hola Nadia, sí!—afirmó Olivia—. Quiero uno de esos ricos bollos rellenos, por favor.

—Muy bien, aunque tenemos de tres tipos—mencionó—. Hay relleno de chocolate, arequipe y dulce de plátano. ¿Cuál quieres?

—Hmm, tráeme bollos relleno de dulce de plátano, no los he probado y suena deliciosos.

—Anotado, ¿y tú Cele?

—Un batido de oreo, por favor.

—Ya, en unos minutos les traigo sus postres.

La joven pelinegra se fue pavordeando sus caderas con el son de la música, por los altavoces resonaba la voz de Marc Anthony; con sus canciones no hay quien se ponga triste.

—¡No puedes estar hablando en serio!—gritó una chica entrando al local.

Olivia enseguida deslizó la vista hacía las puertas dobles. Lo primo que notó, fue a un hombre de piel oscura, traía consigo unos papeles y una expresión de fastidio en su rostro.

—Lo hago y espero que lo entiendas—habló tan bajo, aun así Olivia lo escucho, se sintió una entrometida en su discusión sin querer—. ¡Se acabó!

La chica se posiciono frente al hombre y de brazos cruzados, comenzó a repiquetear con su zapato de tacón. Ese sonido era tan molesto, que le daba dolor de cabeza.

Presenciar este tipo de cosas, solían incomodarlas un motón. Las relaciones de parejas son cosas que evitaba a toda costa.

—¡Pues no lo acepto!—agregó ella descruzando sus brazos y ahora poniéndolo en forma de jarra sobre su cintura.

En el momento que traen sus pedidos, Olivia ya no siente tanto entusiasmo por comer aquello. Así que lo manda envolver. Su amiga en cambio, toma del batido ajena a todo.

♡♡

Cuando ya es hora de volver al trabajo, Olivia le comenta a su amiga que de unos segundos mientras va al baño.

En su camino, va tan distraída que choca con una silla y mientras se soba la rodilla por el golpe, su vista recae en una mirada curiosa que la hace ponerse derecha, como si nada hubiese pasado.

Se desliza con cuidado de no tocar a ninguno de los dos. Y sin más sigue hacía los baños que se encuentran escondidos en una esquina.

Cuando entró, vio la primera puerta abierta. Sin pensarlo entro en ella cerrando con el pestillo.

Al salir lavo sus manos y seco con el secador pegado a la pared. Mientras movía sus manos, deslizo la vista hacía el espejo y el reflejo que vio, la hizo detenerse.

Su moño estaba un poco suelto y una mancha roja decoraba su vestido blanco.

Trato sin éxito de quitarla con agua y jabón, pero esta no se iba. Notó que solo hacía un reguero que tardo en disimular.

Contando unos segundos más, salió al exterior, sintiendo que hacerlo fue una mala idea. La pelea, seguía y se notaba bastante reñida. Intento pasar desapercibida

Sin embargo, no miro bien y choco con algo duro. Al darse cuenta, levanto la vista topándose con esa mirada curiosa de hace unos minutos.

Trato de seguir su camino, pero él le impidió el paso con su brazo. Lo que hizo a continuación la dejó perpleja.

Sin previo aviso pasó una mano por detrás de su nuca, enredando los dedos en su cabello. La atrajo hasta sus labios dándole un beso, casi posesivo.

Fue tan efímero que creyó haberlo soñado, alucinó cuando volvió en sí y de sus labios brotaba una sonrisa pícara.

Antes de que pudiera replicar, se había ido y la chica frente a ella resulto ser nada más y nada menos que Macarena, la dueña de este local.

Le dio una mirada mordaz y pisando fuertemente en sus tacones se fue echando humo.

Al llegar a la mesa que compartía con Celeste, Olivia se hundió en su asiento. No era su día, eso era seguro.

♡ ♡

Hola, quiero compartir con ustedes esta historia. La hice con mucho esmero y gusto. Espero les agrade. No se olviden que pueden dejar un pequeño comentario o un voto, si gustan. Lo apreciare mucho.

Gracias. ♡

17 de Septiembre de 2018 a las 17:57 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los domingos.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~