Coma no inducido Seguir historia

cafeadicta Marcela Valderrama

A continuación, podrán apreciar un cuento poco convencional de corte realista, narrado en primera persona, para lograr entender el mundo interno de un hombre desesperado por cumplir sus objetivos. Una historia de suspenso y horror no recomendable para todos, sino para aquellos que tengan sus sentidos muy despiertos, para aquellos que puedan centrar su mundo en sucesos que realmente ocurren, que no necesitan ser explicados, sólo saborear el hecho de que cada uno perciba de manera diferente lo que se quiere transmitir. PD: Este cuento es parte de la antología de cuentos y microcuentos de terror "Agonía".


Cuento No para niños menores de 13. © Copyright ©2018 ©Todos los derechos reservados Safe Creative 1805016899704

#thriller #mente #cuento #psicología #terror
Cuento corto
13
1788 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Realidad alterna

Era 1974 cuando la vida me sonreía, no era difícil pasar el cuchillo por sus gargantas sin que las causas naturales me los arrebataran, tampoco era tormentoso, debo admitir abiertamente que amaba que lo último que vieran esas mujeres en su vida fuera mi rostro resplandeciente, lo más cercano a un dios que les da la oportunidad de encontrar un nuevo mundo, uno mejor que en el que actualmente viven, un camino de luz y calma antes del sombrío invierno que azotaba la ciudad esa noche y todas las que se avecinaban.

Todo esto era yo quién lo decidía, era todo un arte elegir a los afortunados, obviamente no podía ser cualquier cosa viniendo de mí, tenía que tener cierto estilo algo un poco como lo que relatan las novelas de Stephen King, elegante.

No me defino a mí mismo como un asesino serial, claro que no, yo llevé a la luz a todas esas personas, las convertí en ángeles maravillosos que ahora flotan sobre nuestras cabezas, pero no es todo, hoy será un día importante, el día que cambiará completamente todo lo conocido y por conocer en la historia de la humanidad, hoy haré que vea la luz la persona que me convirtió en lo que realmente soy, aquella a quién le debo absolutamente todo lo que tengo, en serio se lo debo, mi madre.

No es que quiera exaltar su nombre ni lo que me hacía cuando pequeño, aún así admiraba la rapidez con la que encendía cada cigarro y lo consumía en mi piel, contemplando su arte ahora en mis manos, en mi ser completo, sus ojos negros como la noche se posaban sobre mi dolor, mientras yo sudaba el frío que implantó en mí, luego con su dulce voz de sirena me llevaba a ese ático tan solitario, donde tenía que quedarme para que la paz fluyera en el hogar.

Le debo mucho a esa mujer, a pesar de que se irritó cuando encontró a la hija de la vecina en el refrigerador, ella no se explicaba por qué la guardé ahí, decía que mejor la pusiera en el ático, aún no logro entender el amor por ese ático, pero creo que es su espacio de transferencia a un mejor lugar, es por eso que esta noche la veré, en la cena para dos y cumpliré lo que ella tanto anhela.

El auto que encontré no está en muy buen estado, pero servirá para trasladar en cierto sentido la ansiedad y pasión que me azota esta noche, lo cálido del aire, las estrellas alumbrando mi camino y la modesta música de Yiruma para acompañar un acto tan bello como el que está a punto de ocurrir. Lo tengo todo planeado, cuando llegue y la última hoja de otoño toque el suelo, el hecho de sentirla será la señal de que llegó el momento, primero le otorgaré el privilegio de disfrutar mi compañía.

La cena es deliciosa, sus delicadas manos acarician los pasteles pronto a ser devorados por mi paladar, sintiendo cada caricia en cada mordisco, cada sentimiento en cada movimiento y tanta emoción en una mirada, tanta admiración, tanta primacía.

Le ayudo a levantar la mesa, cada plato en orden como a ella le gusta, el perfume que hoy usa distorsiona mis sentidos, es como si llegara tan al interior de mi ser que recalca las ganas incesantes de atravesar mi cuchillo en su corazón, quizá sea mejor que lo haga mientras duerme, mientras la calma se apodera de todo su ser y vuela por el mundo mientras yo me quedo a contemplar mi acto y a trasladarla a lo que ella pide desesperadamente.

Está dormida, ¿cómo un ser tan celestial no se imagina lo maravilloso que creó? Eso es lo que la hace perfecta, la ingenuidad con que se va tan calmadamente a dormir, la inocencia con que lo hace, su respiración al borde de mi mejilla y mis ojos clavados en su cabello, en ese cabello oscuro y rizado que la hace tan hermosa.

Llegó la hora. Mis manos tocan el cuchillo como si nunca antes lo hubiesen conocido, lo acarician, lo contemplan como la primera vez, rozo su piel tibia con este instrumento mágico de transformación, lo clavo en su prominente pecho de mujer, sus cristales se abren a la par con que la sangre brota, se exacerba su piel blanca y ahora un poco más fría, más pálida, más tierna.

Esta sensación única que recorre todo mi cuerpo se posa en cada rincón, cada pared de mis venas se estremece, siento como la liberación llega a esta habitación, no puedo pedir nada más en la vida, he cumplido cada objetivo que me he propuesto, sin nadie que interfiera, sin nadie que me calle.

Este ritual será muy diferente a los otros, es especial sin duda alguna, dejé cada implemento necesario en el auto, pero primero que todo me aseguraré de que el lugar esté resplandeciente, el trapo servirá para sacar cada resto del néctar que brotó del interior de esa mujer, atesoraré cada fluido de su cuerpo, enalteceré épicamente cada parte arrancada dispuesta a guardarse en ese ático de transferencia a un mundo mejor.

Con sus blancas túnicas de pureza es trasladada sobre mis hombros, aún logro sentir su respiración, pero sé que es sólo producto de mi imaginación, ella no respira, aunque sus ojos aún están abiertos, más abiertos que nunca al ver a su único hijo cargando de ella, como siempre debió ser, estuve en su vientre nueve meses porque sabía que tenía que llegar a esto, ella asumió la responsabilidad de tenerme y así resaltar mi omnipotencia.

Todo está listo, encontré la gasolina que dejé en el auto, es un gran trabajo tener que llenar este gran lugar, la casa donde crecí, el hogar que me dio todo para ser lo que ahora soy, saco el encendedor del bolsillo derecho del pantalón viejo que me compré con mi primer sueldo y lo acerco lentamente al camisón blanco de mi madre, todo rociado de gasolina, esta magnificencia nadie se la esperaba, el soplo por todos lados alumbrando la grandeza de nuestros seres ahora siendo uno entre las cenizas que se van formando, me pregunto quién estará afuera para observar lo increíble de nuestro último acto.

No logro divisar nada, es que acaso ¿este es el cielo? Parece que estuviera sumido en lo más profundo del mundo, en los confines de la tierra misma, o quizá de un espacio alterno dispuesto sólo para mí o ¿son las llamas que me consumieron? Pero ¿dónde están las personas que transferí conmigo? ¿Acaso alguien vio mi grandeza? ¿Se percataron? ¿Dónde estoy?

Despierto, miro el calendario colgado en la pared frente a mi cama, está marcado en rojo la fecha 12 de octubre de 1994, han pasado veinte años y no sé si en mi mente o en mi alterna realidad. Estoy confundido, llega una enfermera y me dirige una mirada de desprecio mezclado con asombro, como si un fantasma se posara en mi pecho, pero no me importa saber nada más que esto, necesito expresarlo y pregunto desesperadamente lo que al fin me aqueja, ¿dónde está mi madre?

14 de Septiembre de 2018 a las 03:07 7 Reporte Insertar 11
Fin

Conoce al autor

Marcela Valderrama ¡Hola lectores innatos! Mi nombre es Marcela, soy estudiante de psicología, tengo 23 años, chilena. <3 Escritora, vegetariana, lectora, gamer, cinéfila, café adicta y amante de los animales (gatos, gatos, gatos).

Comenta algo

Publica!
Kath Kath
En algunas partes sentí que era Joe el que narraba en otra versión. ¿Qué puedo decirte sobre este relato? ¡Qué no sé porque no lo había leído antes! Me encanta como haces que el miedo invada al lector, nos llevas a querer seguir leyendo hasta terminar, haces que nos imaginemos exactamente lo que narras. Un muy buen relato, me encanto.
14 de Noviembre de 2018 a las 08:12

  • Marcela Valderrama Marcela Valderrama
    Jajajaja parece que Joe vive en mí... La verdad este relato lo escribí años antes de siquiera pensar en Joe, sin embargo, tienes razón. Posee una gran semejanza... ¡Gracias, Kath! No sabes cuánto me alegro de que te haya gustado. November 14, 2018. 04:39PM
Fausto Contero Fausto Contero
Me he quedado asombrado con este relato. El estilo de narración invita al lector a seguir por la oscura trama, y no se puede dejar de leer a pesar de su crudeza. Es perfecta la manera como nos hace adentrar en la psicología del personaje para mostrarnos sus motivos, por más turbios que sea. Me encanta la forma de expresión tan elegante, con un vocabulario exquisito y un ritmo con el que se podría leer durante horas con el mismo deleite que el primer minuto. Te has ganado un seguidor de tus obras.
17 de Octubre de 2018 a las 10:28

  • Marcela Valderrama Marcela Valderrama
    ¡Muchas gracias, Fausto! Que lindo leer que te gustó de esa manera, por mi parte también me convertí en tu seguidora jajaja. ¡Nos leemos! October 17, 2018. 08:39PM
Sebastian Martin Sebastian Martin
La historia cumple con su objetivo. La autora conduce al lector por una serie de tortuosos pensamientos que terminan cayendo en un profundo abismo de locura. Muy bien logrado el acto de transmitir la locura justificada del personaje. Fijate de respetar.los signos de puntuacion en mi opinion hay algunas comas y expresiones mal puestas en la narracion. Por.lo demas felicitaciones! Segui mejorando vas en buen camino! Saludos desde Argentina.
19 de Septiembre de 2018 a las 22:07
Barbara Avalos Barbara Avalos
En verdad eres genial, ya sabes, eres una de mis escritoras favoritas, no hay desperdicios en leerte. Gracias por regalarnos siempre lo mejor de ti.
13 de Septiembre de 2018 a las 22:19

  • Marcela Valderrama Marcela Valderrama
    ¡Hermosa! Gracias ti, por estos comentarios que me sacan adelante, me animas. Tú también eres estupenda en la escritura, ¡te quiero un montón! September 14, 2018. 03:23AM
~