Magia Seguir historia

cristhianarredondo0 Cristhian Arred0

Un relato sobre cómo ella brinda la magia, y cómo esas personas nos motivan a tener nuestra propia magia.


Cuento Todo público.

#español #ella #she #magia #217 #c #cuento #You
Cuento corto
0
4623 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Como si todo fuera mágico.

Cuando te pones a reflexionar sobre tus acciones diarias y que hiciste hay momentos en los cuales simplemente intentas comprender a profundidad las situaciones que se te atraviesan en tu día a día, las clases que ves en la universidad, las personas que están a tu alrededor y ver en sus rostros el estrés que sufren diariamente, lo pesada que puede estar siendo su vida, como hay personas que sin decir algo, se notan en sus rostros la  tristeza, o también personas que en su cara se ve una enorme felicidad, felicidad pura y sincera.

Pero no sólo es eso en lo que puedes pensar, también puedes pensar en las personas que atraviesan tu vida, personas que sólo son una pequeña escena de tu vida y que se van tan rápido como un chasquido de tus dedos, pero que no marcan sino un momento en tu vida; como otras personas las cuales quizá tienen que irse o las dejas ir por inconsciente, pero que marcan un antes y un después en tu vida.

Esas personas que marcan muchas cosas en ti, que te ayudan a ser mejores personas, que te dedican sus rolas favoritas, que te acompañan hasta el fin del mundo, y que te apoyan tus decisiones, sea la que sea, son las que necesitas en la vida, son ese tipo de personas que por más tengas la vida de cabeza, ellas la enderezan y le ponen un ancla para que nunca pierdas tu norte. Esas personas... Esas personas valen todo el oro del mundo.

Y mientras piensas eso, sigues caminando y van pasando por tu mente tantas personas que han sido sólamente un capítulo en tu vida, mientras que otras han tenido un papel protagónico en esta; y son estas últimas las cuales dan muchas ganas de recordar, por los eventos que sucedieron, por los que no pudieron pasar, por esas personas que aún están en nuestra vida, y por esas que ya dijeron adiós.

En las palabras de este escritor amateur, pienso que siempre hay una persona que vale oro que marcó tu vida mucho más que las otras, y no sólo es por lo especial, sino también por esas acciones que quizá en su momento eran irrelevantes, pero que con el pasar del tiempo comienza a atesorar como si fueran las mejores acciones que alguien ha hecho por ti, un dibujo, una caricia, un beso, el que te pregunte cómo estás, con quién te quedes hablando hasta la madrugada, que sueñen en nuevas cosas y nuevos proyectos que quieren hacer solos y en conjunto, el que te ayude en tus proyectos así no sea la más idónea para el tema, son cosas que simplemente marcan la diferencia entre los demás.

Esas personas te ayudan a ser mejor persona, a creer más en ti, en que todo hay una solución y si no la encuentras tienes a esa persona quien está contigo y aunque no es una hechicera, hace que tu vida tenga un poco de magia.

Estas personas mágicas hacen que quieras bailar con ellas aunque seas un pésimo bailarín, quieras ver todo tipo de películas así tengas una o unas categorías determinadas, te ponen en orden los pensamientos y con estas personas, el ver el cielo en un atardecer o una noche estrellada hace que sea un espectáculo sin igual.

Lo malo de estas personas mágicas que no son imaginarias es que te acostumbras tanto a ellas, a su trato, a esas palabras que te dejan en shock, sin palabras, que cuando otra persona comienza a hacer cosas mágicas en estas personas, sientes como si te quitaran una droga, te vuelves como ese niño al cual le arrebatan ese juguete que tanto disfrutas. y los celos se apoderan de ti, te sientes impotente al no poder hacer nada al respecto, quieres volver a tener esa magia sólo para ti; pero... Comienzas a ver a esa persona feliz con esa otra persona, que  esa otra persona la llena de la misma magia que quizá ella te brindó a ti, y comienzas a ver esa felicidad, esa felicidad que no tiene precio, por que esa persona se la merece.

Y aunque te sientes impotente, sin ganas de hacer muchas cosas, extrañando esas pequeñas acciones que ella antes te hacía a tí, pero la felicidad que ella tiene es enorme, esa persona le está dando lo que quizá nosotros no fuimos capaces de hacer y con una parte de tu mente destrozada por ese sentimiento de minusvalía pero con la otra parte feliz por esa persona mágica, porque independiente de todo esa persona tiene un puesto privilegiado en tu corazón y por ende, una regla implícita en estos casos es que si ella o él te brindó  su magia y te hizo mejor persona, como una pequeña retribución sé feliz por ella, mantente feliz por ver a esa persona feliz, y comienza a producir esa magia propia, no sólo para dársela a los demás, sino también hacia ti, que tu seas una persona autónoma y tu magia haga lo mismo o hasta más que la magia de ella te daba a ti, y sobre todo, devolverle esa magia que ella invirtió en ti, mediante esas mínimas acciones que ella en su momento hizo por ti, como dedicarle una canción, apoyarla en sus decisiones, empoderarla, y sobre todo darle alas para que vuele tan alto como ella desee, pero motivos verdaderos para que no te olvide o quiera que la acompañes en su vuelo.

9 de Septiembre de 2018 a las 21:59 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~