DOMINICK HARPER Seguir historia

George-Little George Little

El autor presenta una magistral dramatización ambientada en la época victoriana. Narra la historia en la forma de un cuento para adultos sobre un niño inglés de nombre Dominick Harper que, tras la muerte de su padre, ha de enfrentarse a un desafío cuando su madre se casa dos años después con un gigante forastero irlandés. Un hombre tosco con un pasado oscuro y tormentoso que lo hace caer de nuevo en el alcohol. La vida de Dominick se verá nuevamente truncada cuando, poco después, su madre contrae una mortal enfermedad y en su lecho de muerte, le aconseja con todo su amor llevar siempre una vida digna ante Dios y los hombres en un mundo lleno de tinieblas. Quedando totalmente huérfano, Dominick tendrá que afrontar la vida con valentía, sobrellevando los maltratos de su padrastro.



Infantil Todo público. © ©Copyright SafeCreative

#Capítulo 2
19
17891 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

INTRODUCCIÓN


ESCRITO POR GEORGE LITTLE


DOMINICK HARPER

VIVIR ENTRE LA LUZ Y LAS SOMBRAS


💀


PRIMERA PARTE

📖



INTRODUCCIÓN





Esta es la historia de un niño que tenía una mente brillante y un corazón noble; lleno de mérito por su bondad, generosidad, humildad, y entre otras cualidades que despertaban unánime simpatía y agrado por él.

Su vida ocurrió hace muchos años, en Inglaterra, donde muchos que lo conocían, lo señalaban como una persona con ángel, con un carisma especial: lleno de gracia y encanto.

Pocos son los niños que llegan a existir en la tierra de tal forma que llegan a ser extraordinarios como Dominick Harper Doyle, un muchachito que apenas contaba con nueve años de edad.

El padre del pequeño fue un apuesto inglés, que por desgracia, había muerto exactamente hace tres años. Pero cuando el vivía, era modesto y sencillo, considerado como un hombre bueno, serio, educado, y cabal, todo ello y algo más, que lo hacía digno de confianza.
En cuanto a la madre del niño que aún vivía, irlandesa de nacimiento, poseía una espléndida belleza y era de infinita bondad, de cual se le admiraba por sus buenos hábitos espirituales; ella había inculcado a su único hijo los buenos valores que muchos de los niños ya no expresaban en sus relaciones cotidianas.
Por tanto, Dominick resultó ser más de lo que su madre podría esperar; pero no como algunas personas de buena fe esperaban: un prodigio proveniente del cielo y que solo Dominick podría efectuar por gracia divina, como una asombrosa curación a quien más lo necesitara.
Sin embargo, la observación de ellos era de exageración, al creer que un muchachito como él, con tanta generosidad y hechos santos de conducta, podría ser digno de tal bendición.

Ahora bien, no solo su inteligencia y forma de ser del pequeño era de admirarse, también no dejaba de asombrar (aquellos que llegaban a conocerlo) sobre el físico que adornaba a Dominick Harper.
Una de las razones era porque veían que él siempre mantenía una dulce expresión marcada en su rostro, ya que sus delgados labios se rasgaban hacia arriba, justo en las comisuras, y eso lo hacía parecer como si estuviera constantemente sonriéndole a todo el mundo, e incluso podía decirse que de un modo entrañable. Aunque no se le notaba cuando se le encontraba demasiado triste, pues en tal condición, su mal gesto pesaba como el plomo, y desfiguraba aquella permanente sonrisa que alentaba a muchos.
A pesar de todo, Dominick era realmente hermoso, con ese rostro redondeado que le daba un aire inocente. Y tenía una nariz respingada con gracia; y sus ojos resultaban ser tan brillantes, de color verde grisáceo, el mismo color de los penetrantes ojos de su fallecido padre. Su cabello, resultaba ser de un castaño claro que, bajo los rayos del sol, brillaba como un chelín recién acuñado.
No obstante, en el jovencito había dos cosas peculiares en su aspecto, aunque esto no lo hacía menos encantador, a pesar de que algunos pocos dijeran sobre él: «¡Vaya rareza!».

El caso es que Dominick tenía el cuello el doble de largo de lo normal. Y lo otro, era que conservaba de manera maravillosa, unas mejillas rojizas que solo los niños más pequeños podían tener de forma temporal, aunque él las tenía extrañamente resaltadas y permanentes, y que eran tan rojas como las manzanas de finales de otoño.
Pero las desgracias en la vida no faltarían para un niño inclinado en lo bueno y temeroso de Dios.
Sin embargo, a pesar de todo infortunio, Dominick Harper era como un haz de luz en medio de aquel mundo gris en el que solía vivir.
Pero esta vez Dominick le tocaría vivir la peor experiencia de su vida que un niño allegado a su madre podría experimentar.






No olvides marcar ME GUSTA en INKSPIRED en cada corazón del capítulo. Al igual marcar una reseña con estrellas. Tus comentarios serán buenos para mí.

MUCHAS GRACIAS POR TU APOYO.


Sígueme en Twitter y Facebook como DOMINICK HARPER.


SafeCreative / Código de Registro: 5607184231967 (Fecha de registro: 17 de Enero 2014.)

Copyright © Mayo 2015. Todos los derechos reservados.

Fecha de presentación de la obra en Inkspired: Miércoles 22 de Julio 2015

©Copyright SafeCreative.


22 de Julio de 2015 a las 23:56 0 Reporte Insertar 8
Leer el siguiente capítulo HOWARD GIBBS (CAPITULO 1)

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas