Starlight Seguir historia

xo_lost_star9 𝒇𝓪𝓫'𝓼 ✯

Esta historia sucedió hace muchos años, muchos de lo que me gusta recordar; cuando conocí a esta estrella singular. Que brillaba, brillaba tan intensamente que incluso cuando ya me había ido, nunca dejó que me sumiera en la oscuridad de la eternidad.


Fanfiction Bandas/Cantantes Todo público.

#chanyeolcentric #chanyeol #exo
Cuento corto
0
3.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Ethereal







Cuenta la leyenda, que más allá de Dioses y Olimpo, existen historias, que aunque sucedieran entre mortales, dejan a muchos que las escuchan, con la boca abierta y el corazón en vilo. Algunos decían que eso prueba que los humanos estamos entre dos dimensiones toda nuestra vida, la terrenal y la estelar.

La terrenal es la que todos conocemos mejor porque es la que se completa cada día con nuestra rutina de vivencias. Se enciende durante la mañana cuando abrimos los ojos y se apaga al anochecer, cuando vamos a descansar.

Aunque también existen aquellas personas que agarran esta dimensión de vida con mucho entusiasmo y su paso por este mundo es emocionante y sobrecogedor. Cada pequeño hecho es un espectáculo repleto de belleza, digno de sorpresa y admiración, desde la primera luz del día, al atardecer, el cambio de color de las estaciones, una tormenta inesperada o la magia de un arco iris. Son hombres y mujeres perpetuamente agradecidas por el regalo de vivir.

La dimensión estelar, por su vez, tiene que ver con el cosmos y sus astros. Con mundos lejanos que añoramos y que soñamos, sin siquiera saber qué tipos de historias se viven allí. Ese universo es más extenso, casi infinito. Su atractivo es inagotable e indefinido. Nadie puede medir la hermosura de la luna llena, ni la deidad que supone una noche plagada de pequeños farolillos de luz, que son las estrellas. Los observamos mudos de fascinación. Otros planetas nos miran y nosotros no podemos evitar soñar con ellos y con sus misteriosos habitantes. Pensar que allí todo estará plagado de enormes paraísos y de grandes glorias.



Esta historia hace parte de esos tantos enigmas. Donde una niña, una de esas que vivía con los ojos inmersos en el universo y sus tesoros, confirmó lo que las leyendas contaban desde antaño. Ella descubrió en la práctica que, sólo las personas que han disfrutado enormemente de su estancia en la tierra, cuando dejan su cuerpo, se convierten en estrellas y pasan a esa otra dimensión, donde ya ninguna preocupación importa. Y el universo, en su inmensa benevolencia, la favoreció. Esa niña soy yo, que entre tantas, renació como uno de esos pequeños farolillos de luz que tanto admiró desde pequeña.

Sin embargo, ante mi sorpresa, confirmé que era diferente desde el primer momento, había sido dotada de un privilegio incluso mayor al que podía soñar, me convertí en una estrella fugaz. Una viajante, tal y como lo fue mi existencia humana.


Y eso fue exactamente lo que hice, viajé, viajé tanto como me fue permitido, dejando pedacitos de mi esencia regados por el universo, conocí tantos planetas y seres como luceros existen en el firmamento. Hasta que en mi último viaje, lo conocí.


Sucedió ya ha muchos años, muchos de lo que me gusta recordar; cuando conocí a esta estrella singular. Que brillaba, brillaba tan intensamente que incluso cuando ya me había ido, nunca dejó que me sumiera en la oscuridad de la eternidad.


¿Cómo era ella? ¿Muy famosa? ¿Era caliente para mis nuevos estándares? Podrías hacerme una sarta de cuestionamientos similares, pero la verdad es que sí, para qué negarlo, era muy caliente, y tan famoso que tanto su nombre, como su fama, se extendía mucho más allá de los universos conocidos y por conocer.

Todos, en especial yo, lo admirábamos. Vivíamos a su alrededor, era lo máximo. Le gustaba rockear, y no sólo debido a la condición de su nacimiento, sino, y muy a pesar de ello, porque había nacido para brillar.


Si les hablara de él, ¿qué podría contarles? ¿Que vivió feliz por siempre? Yo creo que no. ¿Que estábamos enamorados y que lo seguimos estando? Estoy segura de ello.

Pero cuando recuerdo todo lo que vivimos. Bueno, al pensar en él, en Chanyeol, se me viene a la cabeza un poema susurrado por alguien enamorado hace cientos de años.



“Incapaz de percibir tu forma te encuentro en todo cuanto me rodea, tu presencia llena mis ojos con tu amor. Y llena de humildad mi corazón, porque tú estás en todas partes.”



Aunque, al pensarlo ahora, tuvimos poco tiempo juntos, he aprendido que las estrellas siempre estamos ardiendo a cada momento, incluso años después de ofrecer nuestro último aliento, por eso sé que la luz de esos momentos brillará durante los siguientes mil años.

Si me esfuerzo, puedo recordar lo que me dijo la última vez que nos vimos.


“En el cielo más oscuro, me siento vivo. Libre, en paz. Ahora es tu vez de alcanzar esa misma libertad. No temas, siempre estaré aquí.”


Aún las guardo, sus palabras arden tan intensamente en mi corazón, todo de sí tiene esa misma energía. Espero que me recuerde también.

Por qué comencé a contarles esto, se preguntarán. La verdad, no estoy segura. Pero, ¿no dicen por ahí que las historias tienen fragmentos del escritor en sus líneas? Desde pequeña quería permanecer a algún sitio, un sitio que podría llamar hogar y donde podría perdurar un tiempo a más de lo que me permitieran. Fue así que dejé toda una constelación de mí misma vagar entre estas palabras, en cada letra. Revelé mucho más de lo que me hubiera gustado y de lo que sería capaz de contar a otra persona.


Chanyeol dijo una vez que era bueno dejar registro de nuestro pasaje por esta vida. Resolví que tenía razón. Nunca supe si él llevara registro de algo, él era un fascinio, un misterio, una canción, de esas que nunca te cansas, además de un genio, de esos que no les gusta regodearse, pero cuando lo hacen, impresionan.

Lo más probable es que si leyeras algo suyo, quizás te resultará mucho más encantador de lo que sería conocerlo. ¿Por qué? Porque los ojos son ilusorios y finitos, ya las palabras, esas son eternas. Y las suyas merecían esa inmortalidad.


Sin embargo, si anhelas ser inmortal y eterno con el brillo de una estrella, puedo responderte entonces que es posible, sólo requerirá dos pequeñas condiciones. Creer y vivir sin restricciones a partir de ahora.


¿Qué? ¿No me crees? Pues Chanyeol es el ejemplo de ello, incluso cuando sus fuerzas cesen, el astro rey, la gran estrella de nuestro pequeño universo nunca dejará de resplandecer. 






24 de Septiembre de 2018 a las 00:01 1 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

𝒇𝓪𝓫'𝓼 ✯ 비~ May the force be with you.

Comenta algo

Publica!
Ivanna Amethyst Ivanna Amethyst
Amé cada línea y fragmento de esta historia. ¡Es maravillosa! Las imágenes vertidas en cada palabra, en cada párrafo, era realmente un viaje a esa maravillosa narración... Reitero: ¡Me encantó!
21 de Octubre de 2018 a las 18:47
~