Cuento corto
0
4610 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Una Chispa Inmoral


A veces se preguntaba si había nacido para esto, si cumplía bien su rol de ciudadana común, si era todo lo que esperaban sus padres de ella. Mal no le iba, era medianamente feliz.
¿Qué era lo que faltaba entonces?
Una chispa, una chispa de propio incentivo, algo para llenar el vacío.
Algo de lo que no pudiera hablar con nadie, algo oculto, algo secreto, algo que solo ella conociera. O algo para compartir con pocos, polémico y prohibido, censurado al pensamiento del común.

Pero no estaba, y le hacía falta. De hecho, ya la estaba buscando…
¿Dónde buscar? Si ni siquiera sabía que era... ¿Algo concreto, material? ¿O solo un pensamiento o fantasía?
Monotonía absoluta.
Día tras día la misma mujer de siempre, porque ya caía en la cuenta que no era ninguna pendejita.
Se sorprendía a sí misma maquinando perversiones de madrugada sin pegar un ojo. Pero cada vez estaba más cerca, lo sentía, era un cosquilleo en la panza que la excitaba tanto como la asustaba, una maldad sabrosa que dudaba en dejarla salir por completo.
¿Por qué todos eran tan normales?
¿A nadie se le ocurrió hacer algo distinto?
Manga de cobardes. ¿O acaso iba a perder su título de “Mujer decente” si llegaba a asomarse?
Qué inmoral, qué poca integridad.
Iba a ser la vergüenza de la familia. La marginada social. A la que apuntan los vecinos con gesto desaprobador.
Vivir como una persona más.
Morir como una persona más.
Morir sin nada que contar, sin nada de qué arrepentirse, sin nada que recordar con una sonrisa, nada.
No pretendía que erigieran un monumento en su honor, ¿Pero qué clase de ejemplo sería entonces? ¿Quién tiene el valor de romper las cadenas de lo cotidiano?
Aquella mariposa que todas quieren alcanzar, pero ella ambicionaba ser águila.
Quedarse en el molde de lo normal cuando ella nació para ser única, para ser inalcanzable a cualquier estereotipo de mediocridad.
Pero al fin y al cabo… ¿Nació para actuar, o para pensar? ¿Impulsarse al deseo más profundo y genuino de su corazón? ¿O para analizar inteligentemente?
Tenía que tomar una decisión. Nunca le dio lugar en su vida a la infantilidad de la incertidumbre. Sin embargo, ahora retraída sentía su presencia. De haber sido fácil todo el mundo sería lo que tiene que ser ¿No?
La empresa de lo difícil solo se le otorga al capaz de soportarlo, al digno de marcar la diferencia, un camino que poca gente vislumbró y mucha menos gente lo recorrió. Pero ella estaba ahí, su semilla brotó y se abrió camino y estaba a punto de concluirse.
Esto iba a determinar el resto de su vida. Innovar o conservar.
Una idea fugaz ya se había convertido en persistente. Una inquietud ya se hizo desvelo.
Una imprescindible parte de sí.
Que en el espejo se refleje ella misma, y no lo que hicieron de ella.
Pero hasta el paisaje más hermoso y natural ha sido moldeado por antojos ajenos a su esencia.


¿Qué hacer? 

20 de Agosto de 2018 a las 18:39 2 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Victorino Ferrére Intento escribir y mejorar.

Comenta algo

Publica!
Patricia Montenegro Patricia Montenegro
Excelente!!!
20 de Agosto de 2018 a las 13:40

~