Bloqueo Seguir historia

flavii_chan82 Flavia

Hace un año sentí que no podía escribir, parecía que ya no tenía historias para contar. Es algo que me generó mucho malestar y que aún me está costando superar. En medio de tantas historias que tengo, encontré una que la escribí hace tres años y que titulé "Bloqueo" (curiosamente no me había pasado nada de ese estilo... Hasta ahora). Habla de una escritora que ya no puede escribir y decide volver a un lugar de su infancia para reencontrarse con la habilidad de contar historias sin esfuerzo.


Cuento Todo público.

#ficción #cuento
Cuento corto
3
1899 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Bloqueo

Caminaba descalza por el camino de tierra, que hacía la vez de atajo hacia el lago, por entre la complicidad de los pastizales altos que escondían su figura. El olor típico de una madrugada luego de una tormenta de verano impregnaba el aire. Casi se hacía imposible de respirar.

Sus pies se enterraban ligeramente en el barro, el único sonido que desencajaba del silencio reinante.

¿Adónde vas?” preguntó la niña.

Al lago”

¿Por qué?

¡No se!”

¿Por qué?” insistió

No se”

La mujer suspiró exasperada, esperaba que siguiera fastidiándola con preguntas pero no lo hizo. Para su sorpresa le tomó la mano. Estaba fría, o quizá la de ella estaba fría, no lo sabía con certeza.

Ahora caminaban juntas por el camino. Ella miraba sus pies y el barro, la niña observaba a su alrededor y el cielo.

¿Solíamos venir seguido a este lugar no?” preguntó la niña, su voz se había puesto más seria y más distante.

Si lo sabés ¿Para qué preguntas?” replicó la mujer arrepintiéndose un poco de su tono irritado.

Para que recuerdes”

Recuerdo muy bien...”

De nuevo silencio. Odiaba el silencio. Era la rendija abierta que daba paso a las memorias que sin quererlo la inundaban.

Era verdad. Veníamos seguido, era el refugio de verano de sus padres y el país encantado de ella. Allí combatió toda clase de criaturas, con un ejército; allí soñó miles de futuros posibles.

Sin embargo la realidad golpea muy fuerte a la juventud y los sueños se convierten en decepciones...

¡Eso no es cierto!” recriminó la niña en tono enfadado. Su mano apretó con fuerza la suya “Hicimos muchas cosas, y aún podemos hacer muchas más. Sólo tenemos que seguir intentando”

No es tan fácil” suspiró la mujer “creo que ya no tengo fuerzas...o ganas”

¿Quién dijo que sería fácil? Derrotar a los dragones no fue fácil, sin embargo lo hicimos. No éramos expertas, sólo peleamos... ¡Mirá!” su dedo pequeño señaló un árbol distante, que apenas asomaba por entre los pastizales. “Allí fue donde cayó uno ¿Recuerdas?”

La mujer sonrió tímidamente, recordaba eso.

También había un dragón azul en el lago, que ayudaba a las personas con su sabiduría. ¿Recuerdas eso también?” hizo una pausa, pensativa “¿Es para eso que vas al lago? ¿Quieres preguntarle algo?

La mujer se giró por primera vez para ver el rostro de la niña. Sus ojos se toparon con los suyos.

Quizá”

La niña sonrió.

Es uno de los pocos Dragones buenos que hay. De seguro te ayudará, con todas tus dudas. Aunque mejor le pregunto yo. Se debe acordar más de mí que de ti”.

Llegaron al lago. Estaba crecido por las torrenciales lluvias, y la trémula luz de un sol que se asomaba por el horizonte, comenzaba a cambiar sus colores.

Se sentó en una roca y miró el escenario. La niña a su lado, soltó su mano pero se quedó mirando lo mismo.

¿Qué quieres que pregunte?...  ¿A qué le tienes miedo?

La mujer no respondió.

Decidiste volver después de tanto tiempo, ¿Qué estás buscando... o de qué huyes...?”

Que increíble...” comenzó a decir con la intención de cambiar de tema  “... que increíble que es sentarse en este lugar tan abierto e inmenso, tan silencioso y aún así no sentirse solo”

Por supuesto que no estás sola, yo estoy aquí” recriminó la niña, aunque su voz sonó más a la suya y más distante.

Pero tu eres yo, así que no cuenta”  sonrió la mujer mientras miraba el reflejo de la niña en el lago. Su Reflejo. Pronto se arrepintió; la repentina consciencia de la realidad hizo que desapareciera. Realmente quería que le preguntara algo a ese Dragón, pero perdió la oportunidad.

Había regresado porque se asustó. Se asustó de su reflejo cansado y apagado, de la vida monótona. Era una escritora que hacia tiempo que sujetaba una hoja en blanco. Le tenía miedo a esas hojas en blanco porque no cumplían su propósito.

Por lo que pronto se vio en camino hacia el refugio de su infancia, desesperada por respuestas a preguntas que aún no se había formulado. Viendo su vida fluir sin música, recordando lo que fue, lo que quiso ser.

El sol salió triunfante por el horizonte, ahora si lo dominaba todo. Ella sentada, allí, una parte del todo, comprendió que tenía razón, no estaba sola. Un mundo nuevo se erigía a su alrededor.

El dragón azul apareció en el lago, estaba segura que la niña lo había llamado. Cantaba una canción de grandes aventuras y de memorias olvidadas.

Quizá más tarde se reencontrarían y le agradecería, ahora el tiempo la instaba a escribir. Sacó una libreta del bolsillo y para su sorpresa el lápiz, sin esfuerzo alguno, comenzó a moverse al compás de la música.

10 de Agosto de 2018 a las 16:22 2 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Gin Les Gin Les
Es precioso, me he identificado con él. :D
29 de Septiembre de 2018 a las 21:51

  • Flavia Flavia
    Muchas gracias ! Me alegro que te gustará :) September 30, 2018. 03:23AM
~