Cuento corto
4
5135 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Frida decidió no morir

"Yo no me voy a morir pronto", me dijo Frida hace un par de años.

Le pregunté que cómo estaba segura de ello. "Es que ya me di cuenta que yo nací para ser famosa. Mi misión en el mundo es escribir. No me puedo morir sin terminar mi obra maestra; de la cual no llevo ni la mitad".

¿Cómo podía quitarle el último rayo de esperanza a una mujer tan enferma? ¿Qué hacía? ¿Devolverla a la realidad diciéndole que por mucho viviría seis meses más o tan sólo dejarla soñar?

"¿Sabes qué? Entonces escribe. Escribe como desesperada. Termina tu obra".

"No. No tengo prisa. Voy a hacerlo despacio. La inspiración no se posa sobre mí a cada instante. Además, necesito embellecer mi trabajo y esto no se consigue a la primera, sino con el tiempo, con cada revisión y con nuevas ideas. Necesito tranquilidad para acomodar mis pensamientos y plasmarlos como se debe. Ya te dije, yo nací para escribir este libro que cambiará la vida de muchas personas y no me voy a morir hasta que esté terminado, aunque pasen diez años".

"Pero Frida...".

"Acaso, ¿no confías en mi juicio?", me interrumpió.

Cómo decirle que no, que sólo pensaba que su enfermedad le estaba nublando la razón. No lo niego; la miraba con lástima y sentía una pena enorme porque esa obra jamás vería la luz y más aún porque ella se me estaba yendo.

"¿Recuerdas que te platiqué de un libro que leí hace poco?", preguntó enseguida, cuando notó que no respondería su cuestionamiento anterior.

"Sí. Lo recuerdo. El hombre en busca de sentido, ¿no?".

"Así es. Viktor Frankl escribió algo muy cierto en esa obra y quiero que por favor lo grabes muy bien en tu cabeza y me dejes en paz de una vez por todas. Quiero que dejes de sentir lástima por mí, y tristeza o lo que sea que sientas negativo hacia mí. Él dijo: 'La última de las libertades humanas es la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino'. ¿Entiendes? Soy libre de creer que puedo escribir un libro y vivir mucho más tiempo, aunque los doctores y el mundo entero digan lo contrario. ¿Entiendes? Yo elijo creer en mí. Yo elijo ser positiva ante tanta basura. Yo elijo sentirme sana aunque me hayan dicho que estoy enferma, ¿y quién va a poder quitarme esas elecciones internas, eh? ¿Quién?"

Después —cuando no supe qué decir—, Frida me corrió de su habitación porque tenía mucho que escribir. A partir de ese día no la molesté más. Quise que sus últimos meses los pasara feliz haciendo lo que más le gustaba.

Y miren que, a pesar de que no la molesté tanto se tardó dos años en terminar esta obra de arte que hoy les presento. Yo tenía que ser la persona que les mostrara este libro porque no hay mayor testigo de lo decidida que estaba ella de publicarlo, de la pasión que le inyectó y de la autodisciplina que se impuso, bueno, hasta dejó de morirse para terminarlo.

Frida me enseñó que las experiencias de la vida de una persona siempre demostrarán que tiene capacidad de elección. Ella eligió vivir. También me enseñó que, aunque se dice que las actitudes están ligadas al entorno; la verdad es que la libertad interior nos permite elegir cómo reaccionar ante él.

Y es que cada día a cada instante hay decisiones que tomar. Caminos que elegir que determinan si somos juguetes de las circunstancias renunciado a la libertad y dignidad para dejarnos moldear por el exterior.

El tipo de persona en la que se convierte un ser humano es decisión íntima y no resultado de la influencia. Frida por decisión propia se convirtió en una escritora famosa de la que el mundo ahora habla y no en una estadística más a la que le dijeron que sólo debía esperar la muerte.

Ahora ustedes, querido auditorio, ¿qué van a hacer hoy cuando salgan de aquí? ¿Qué decisiones van a tomar? ¿Las que les manden, las que les sugieran, las de "no queda otra" o las que les grita su corazón?

Sin más preámbulo, los dejo con Frida. Muchas gracias a todos. (El auditorio aplaude).

9 de Agosto de 2018 a las 13:28 2 Reporte Insertar 8
Fin

Conoce al autor

Azul Pontaza Nos leemos en Wattpad tambi�n.

Comenta algo

Publica!
Laura P. Caballero Laura P. Caballero
Un relato muy emotivo y que nos deja una gran ensañanza sobre la fuerza de voluntad.
10 de Agosto de 2018 a las 04:53

  • Azul Pontaza Azul Pontaza
    Hola, Laura. Gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado. Saludos. 10 de Agosto de 2018 a las 07:55
~