Cuento corto
0
4974 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

En Silencio

Aunque no era su mejor amiga, Ella aceptó la decisión de su jefe, debía acompañar junto a una amiga a una compañera de trabajo en su dolor y llanto que vivía sola y no tenía familia en la Capital que la apoyara en la muerte de su Perrita.


Llegaron a su casa, la abrazaron y cumplieron con las palabras de consuelo, decidieron dar vueltas por el Centro Comercial pero Ella dejó claro que no iría, en casa la esperaba su marido.


Salieron juntas de aquel apartamento, se dirigieron al Sambil y Ella cogió camino a casa. Llegó más temprano de lo habitual y contó a su marido lo sucedido. Éste no le creyó, la acusó de que andaba con alguien más, le gritó la ofendió y hasta una patada en el culo recibió.


Cuando el marido se calmó, le pidió perdón. Ella como siempre aceptó y fueron juntos a comprar pollo en brasa, pollo que Ella con su dinero pagó. Se sentaron en la mesa, sus suegros, Ella y su marido, nadie dijo nada, todos comieron en silencio.

2 de Agosto de 2018 a las 16:57 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~