Corazones coplementados Seguir historia

m
mila garcia


Una joven universitaria estudiante de Economía, encargada del famoso bar de su padre se verá envuelta en una relación un tanto complicada con el carismático Evan Rodríguez, ayudándolo a ver las cosas desde otras perspectivas Él quien recientemente esta llegando a los estados unidos tras haber pasado una larga temporada fuera, se dará de cuenta que las cosas han cambiado un poco desde su partida, llegando a cometer tantos errores como pueda para volver a lo que tenía antes sin saber que el pasado no se puede alterar. Ambos poseen diferentes maneras de pensar pero, cuando estos dos mundos se encuentren, se darán de cuenta que son solo uno.


Romance Romance adulto joven Todo público.

#sueños #miedos #romance #mentiras #newadult #amor
0
4.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

Walt Whitman


El suave pero fresco viento de Los Ángeles se siente extremadamente bien contra mi rostro, después de unas largas horas de viaje al fin me encuentro en casa.

Al bajar del avión lo primero que hice fue ver a mi familia esperándome, nada mas gratificante que eso, saber que me extrañaron de la misma manera en que lo hice yo, es significado de cuanto nos amamos, fue una llegada tranquila donde hubieron muchos besos por parte de mamá, un abrazo un tanto fuerte por mi padre y a una pequeña Anny lloroza diciendo que me había extrañado mucho.

¿Qué era lo extraño en aquella escena?

Que hacía falta mi hermano menor, Eduard. Cuando pregunte por él mis padres solo se dieron unas miradas que en el momento no entendí, y cambiaron de tema, yo lo deje estar, a veces mi hermano no era la joya mas radiante de la familia pero aun así lo queríamos, pensé que habría hecho una de las suyas.

A lo que me refiero es que, se fue de fiesta bebiendo hasta el agua de las plantas, quedando totalmente alcoholizado llegando a casa con una de sus tantas conquistas del momento, armando un total y grandioso escándalo como solo Eduard Rodríguez sabe hacerlo, haciendo que mis padres se enojará con él.

Así que cuando mi padre estaciono el auto, lo primero que hice fue salir corriendo escaleras arriba hacía su cuarto para verlo, para que rabiara ante tanto alboroto. Espere verlo todo tendido en su cama, muriendo con un dolor de cabeza debido a la resaca pero lo que encontré fue totalmente inesperado, él no se encontraba allí.

Su cama se encontraba totalmente arreglada, su cuarto estaba sumido en silencio sepulcral, el escritorio tenía una fina capa de suciedad era como si nadie hubiera pasado por esta habitación en mucho tiempo, las persianas estaban cerradas y eso era algo que a mi hermano no le gustaba.

Cuando voy a salir de la habitación mis padres se encontraban recostados en el marco de la puerta, ambos me veían un tanto extraño, ellos calculaban mis movimientos, como temiendo de mi reacción

—¿Y mi hermano?—Me atrevo a preguntar

Mi madre es la primera en reaccionar, cuando pienso que responderá cierra abruptamente su boca

Estaba confundido, no entendía el porqué de tanto misterio, ni que mi hermano se hubiera suicidado. Él jamás haría eso

—Hijo—Empieza mi padre, con una voz sumamente suave, tranquilizadora—, tu hermano en estos momentos se encuentra en un clínica psiquiátrica.—Finaliza, lo observo atónito, intento ver si hay algún rastro de mentira en sus palabras pero, cuando veo que sus ojos se humedecen, mi mundo se tambalea.

—¿Que le sucedió?—La voz me sale en un pequeño hilo, siento un nudo posarse sin permiso en mi garganta

Instantáneamente tomo asiento en la cama, me siento mareado

Mi madre toma asiento a mi lado, tomando mis manos junto a las de ella

—Te fuiste por mucho tiempo hijo—Comienza mamá

—Llamaba a diario mamá, ahora entiendo cada una de sus excusas cuando preguntaba por él— digo al borde de las lágrimas

—Lo sé cariño, a todos nos hiciste mucha falta pero tu hermano...—Toma un respiro—, a él le afecto mas tu partida, no era el mismo, casi no salia de casa tu padre y yo estábamos muy preocupados, cada día le decíamos que volverías que tú viaje solo era temporal—Mi madre se detiene para secar unas pocas lágrimas que caen por su rostro—, él nos hizo caso, por fin en mucho tiempo se veía feliz, empezó a salir con una chica—Instantáneamente una sonrisa surca su rostro—Ella le hacía bien, incluso la trajo a casa. ¡Imagínate!, nunca traía a chicas a casa con presentación formal.

>>Te podrás imaginar lo emocionada que estaba por aquel acontecimiento, en su momento pensamos que ella era la indicada, su felicidad era contagiosa por un buen rato se olvido de tu partida, nos encantaba verlo de esa manera pero resulto ser que...

—Ella era una farsante—Interrumpe mi padre, lo observo. Aun sigue recostado sobre el umbral con los brazos cruzados

Si mi cabeza antes estaba hecha un lío ahora se encontraba el doble, no entendía.

—A que te refieres papá?—Cuestiono, necesito respuestas porque mi cabeza explotara de no obtener ninguna

—Ella solo cumplía el reto de una apuesta, lo envolvió como quiso. Cuando ella termino con él, tu hermano le pidió un porqué ella se lo confesó le dijo que solo había sido un juego, que nada de lo que sucedió entre ellos fue real, ese fue el detonante, Eduard cayó en una depresión horrible, lo que hacia era beber hasta emborracharse, yo intentaba hablarle, aconsejarle de la mejor manera pero no me escuchaba—Mi padre carraspea su garganta, y toma un respiro antes de seguir—,tu madre y yo no habíamos tomado medidas, pensábamos que era el rompimiento con la chica, aun no estábamos enterados cual era la verdadera razón por la que terminaron.

—¿Cómo se enteraron?—Interrumpo, mis padres me dan una mirada cargada de arrepentimiento

Los sollozos de mi madre ahora son mas fuertes, mi padre se adentra y se sienta a mi lado

—Tu hermano tuvo un accidente de auto, donde casi muere—la voz de mi padre apenas es audible

No podía ser, esto es una maldita broma. Me voy por un año y medio y mi hermano casi muere. Me levanto de la cama totalmente exaltado

—¿¡Por qué me lo ocultaron!?—Grito exasperado

Las lágrimas pican por salir, mi hermanito casi muere y yo no estaba enterado, me sentía enojado con ellos, conmigo por haberme ido y haberlos dejado.

—Hijo, calma—Intenta mi madre, ella me mira con esos ojos verdosos totalmente rojos por tanto llorar—No lo hicimos porque esperábamos el momento indicado para hacerlo, se que es una excusa barata pero entiéndenos no estábamos bien, saber que nuestro pequeño estuvo casi al precipicio de la muerte nos destrozo.

De verdad intento entenderlos, lo intento con todas mis fuerzas pero no puedo.

—¿Porqué no lo ayudaron papá?¿Porqué dejaron que llegará tan lejos?—Me dirijo al hombre que se encuentra en la cama, con sus hombros encogidos, rojo por aguantar las ganas de llorar—¿Porqué no hicieron nada por ayudarlo?—Insisto

—Pensábamos que era temporal Evan, no creímos que sería tan serio—Responde al cabo de unos segundos

Mi madre en cambio se acerca y me abraza, sus lágrimas mojan parte de mi camisa

—Tu padre y yo nos sentimos muy mal al respecto cariño, sabemos que hicimos mal—Aclara mi mamá después de unos largos minutos de silencio

—Esta bien mamá, no los juzgo. Solo quiero verlo.—Digo separándonos del abrazo

Ansió verlo, poder ver a mi pequeño hermano saber como se encuentra, si lo tratan bien, necesito verlo carajo

Mi padre asiente en respuesta

—Hoy no hijo, no es día de visita—Se levanta y me da un beso en la mejilla para salir de la habitación

Puedo ver que mi padre se siente culpable por lo que le sucedió a mi hermano, se nota al igual que mi madre pero es algo que se hubieran evitado si tan solo hubieran actuado antes

—Evelio esta destrozado amor, no lo hagas sentir peor—Mamá me da un beso y me deja solo en la habitación de mi hermanito






18 de Julio de 2018 a las 01:21 0 Reporte Insertar 1
Continuará… Nuevo capítulo Todos los jueves.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~