En espera de algo mejor… Seguir historia

juan-criollo1525153912 Juan Criollo

Buscando el significado a una espera, a través de un relato.


Cuento Todo público.

#relato
Cuento corto
0
4.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

En espera de algo mejor…

Me extrañe en ver como bajo las condiciones climáticas en las que se encontraba, podía continuar esperando ahí sentado. Llamaba mi atención por su tranquilidad al estar sentado, su rostro no mostraba expresión alguna, es más, apenas y podía verlo, ya que su cabeza se encontraba ligeramente inclinada hacia su frente, manteniendo la mirada en el piso.

¿Se encontraba llorando? ¿Lo trataron mal en su casa? O simplemente esperaba el autobús próximo a llegar, empecé a especular sin razón alguna, o quizás si había alguna razón, su paciencia, pero sobre todo la calma con la que realizaba dicha espera. He visto muchos niños extrovertidos, pero aquel lucía completamente diferente al “modelo tradicional” de un niño. Quizás por eso llame mi atención, por identificarme con él, por ser diferente ante el resto, por no tener “ese algo en común con los demás”.

Escucho como el autobús está próximo a llegar, regreso a ver solo para comprobar como el autobús llega a su respectiva parada, al detenerse se baja una sola persona, es una mujer, no la puedo observar bien hasta cuando el autobús arranca y finalmente puedo observarla detenidamente. Lo relevante no es lo que lleva puesta o las características físicas que ella posee, lo destacable de aquí es como ella extiende los brazos al ver al niño, y al mismo tiempo ver como este se levanta y termina con aquella espera solo para acercarse a los brazos de su madre formando finalmente una expresión en su rostro, una sonrisa, aquella bella representación de una alegría, de un momento de felicidad, en este caso, un acto que demuestra un amor puro y sincero entre madre e hijo.

Ambos se toman de la mano y se van caminando mientras este humilde narrador los observa con una sonrisa parecida a la que el niño mostró hace un momento, quizás me contagió aquella felicidad, aunque yo no haya sido parte del momento ni de aquel contacto físico, me sentí bien siendo un simple observador, eso es lo destacable de esto, no necesariamente debes ser el protagonista para experimentar la satisfacción y felicidad que te dejan estos momentos, si el suceso o momento ha sido realmente significativo contagiará o repercutirá sobre el resto.

A lo mejor muchos estamos en esa espera, o al menos nos encontramos observando “a alguien” que se encuentra en dicha espera, quizás solo debemos ser pacientes, no mostrarnos alterados ni impacientes. Como dicen por ahí, “todo llega a su momento”, cuando el autobús llegue y aquel pasajero se baje, dispuesto a abrazarte o al menos, dejarte una valiosa lección a ti y a los de tu alrededor.

Y aunque solo es un relato o historia, piensa que todos vivimos nuestra vida de la mejor forma que nos parezca, así que no pierdes nada intentándolo, ya sabes, pensando que en los momentos trágicos, difíciles y miserables que experimentamos a diario, en donde nuestro rostro parece no mostrar reacción alguna, tal vez estamos en espera de algo mejor… 

9 de Julio de 2018 a las 04:04 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~