Privacidad Prestada: Backstage (Parte I) Seguir historia

silyefilan Silye Filan

Alexz Shaffer ha conseguido posicionarse como la modelo del momento en el exquisito y selectivo mundo de la moda. Camina para las mejores casas y se convierte en la imagen de las campañas más vistas y asediadas. Su vida no puede resultar de mejor manera a lado de su inigualable novio, la promesa del fútbol, Clay Ryan hasta que su perfecto mundo aterriza ante los ojos del ícono de la música Chris McCoutey, un seductor irresistible, cazador por naturaleza y que haría cualquier cosa por él mismo… hasta ahora. Alexz se verá envuelta en el verdadero precio de la fama ¿abandonará la intimidad y privacidad que su posición le concede o dejará ir a la estrella del momento que convertirá sus días en los mejores y más absurdos de su vida?


Romance Suspenso romántico Sólo para mayores de 18.

#romance #amor #musica #moda #celebridades #superestrella #supermodelos
143
7947 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1 – El Vestido Rojo

Me aventuro a librar una batalla más en contra del destello de flashes que innecesariamente alumbra mi camino apenas pongo un pie fuera del auto. Los paparazzi inician el eterno y audaz cuestionario mientras camino sobre el largo pasillo de lo que promete ser la nueva sensación nocturna. No hay duda alguna que he regresado a las extravagancias de Nueva York después de un par de conciertos en Las Vegas y Boston. En ráfagas de segundo, cada uno de mis movimientos es captado. Avanzo lo más rápido posible del auto para evitar el séquito de luces y entrar al club sin extender la espera.

La música en crecimiento dificulta escuchar el saludo del dueño del lugar. Su equipo de seguridad escolta cada uno de mis pasos a la mesa de Daniel Cutters. El desaparecido de mi amigo Dan desde hace unas semanas no ha dejado de asistir a partidos en vivo del Galaxy. Su padre es un nuevo inversionista y lo ha puesto a cargo de la adquisición. Su abrazo me recibe tan bien que hace que sus demás acompañantes se sientan fuera de lugar. Ordena mi bebida favorita antes de presentarme a la famosa Kay Novak, la chica que ha mencionado infinidad de veces en mensajes de textos o llamadas telefónicas durante mi gira de conciertos.

Sin duda alguna modelo de profesión, rubia, con piernas largas y ascendencia checa que se pueda notar a kilómetros de distancia. Me brinda una reluciente sonrisa con una profunda mirada dedicada. «¿Es en serio? Estás saliendo con mi amigo». Ignoro su señal tomando el primer sorbo de la copa en mesa.

Daniel explica su segunda inversión en el año, otro de sus tantos clubes por méritos propios y no por su padre. Kay interrumpe la conversación con algunas palabras que le dice al oído, señala la distante entrada de la zona VIP cuando un vestido rojo capta mi mirada.

Un diseño en piel que mi subconsciente y consciente mueren por arrancar, cautiva mi atención de inmediato. La ajustada falda mostrando las kilométricas piernas más exquisitas que jamás haya visto juega en un sube y baja con la máxima extensión de tela que llega apenas debajo de lo que puedo apreciar, es una excelente culo. Analizo centímetro por centímetro, cintura marcada, senos perfectos y una cautivante sonrisa que personifica la perfección en carne y hueso. Esta mujer es mi destino.

—Ni lo pienses McCoutey. —Dan advierte como si hubiera escuchado mi pensamiento.

—No es posible que tú sepas quien es la mujer de mi vida y yo no.

—Todo mundo sabe quien es.

No puedo creer sus palabras. El tour no puede aislarme en gran medida de no saber quien es el monumento que se acerca.

—Vogue, Harper’s Baazar, Elle.

—¿De qué mierda hablas?

—Conoce a la nueva sensación de la industria de la moda, Alexzandra Shaffer y novia de uno de mis futbolistas sensación Clay Ryan.

Dan realmente ha hecho su trabajo al investigar su conquista en turno. La señorita Shaffer no es nada mas ni nada menos que la supermodelo del momento y mejor amiga de Kay. El novio sólo es un agregado que no será obstáculo. Nunca lo son realmente.

—¡Felicidades Dan! —Su sonrisa inunda nuevamente mi pecho.

—Gracias Alexz. Te presento a uno de mis mejores amigos

—Chris McCoutey —extiendo la mano en espera de su roce. Es fuerte, indudable y electrizante. No hay duda, estará en mi cama.

• • •

Este hombre no necesita presentación alguna. Solo quien viva debajo de una piedra no sabe quien es el soltero más cotizado de la industria del entretenimiento; cine, música, moda y televisión.

El azul de sus ojos es mucho más profundo de lo que la cámara puede captar; intimidante y desafiante. Su famosa y apenas visible línea que divide su barbilla marca a la perfección su cuadrada mandíbula que es cubierta por un leve crecimiento de barba. Extiende su mano con firmeza reflejando su trabajado y atlético cuerpo que en lo absoluto es opacado por la ropa que usa. Ahora compruebo que las fotografías no alcanzan a describir lo atractivo que es Chris McCoutey. Obligo a mi subconsciente a detener el detallado análisis anatómico y ser capaz de pronunciar mi nombre como respuesta.

—Alexz Shaffer. —agrega él en mi nombre —Es difícil olvidar la mayoría de las portadas de revistas del último mes. —Dan lo mira extrañado.

—Gracias –—finalmente consigo responder.

—¿Qué quieres tomar?

—Agua gasificada por favor —En segundos una de las meseras se acerca ante la señal de McCoutey con esa mirada que cualquier otra mujer en el lugar le brinda.

—¿Dónde está Clay? —La pregunta de Dan me saca del infinito azul de sus ojos plantándome en la realidad donde tengo un novio.

—Tuvo que viajar a Alemania por unas pruebas.

La mirada de Chris continúa inspeccionando mi vestido. Sonrío disimuladamente antes de tomar asiento y comenzar una vez más al verme a solas con él.

—¿Tienes mucho tiempo de conocer a Dan?

Sonríe como si le agradara mi pregunta, me sorprende. Toma su copa y se sienta a mi lado.

—La mitad de mi vida —Su respuesta es cortante y seca.

Bien, tal vez no quiera hablar del tema, tal vez no quiera hablar de nada. No es conocido por amar las entrevistas o ser sociable.

Decido no continuar y limitarme a ver a mi amiga sonreír en brazos de Dan anhelando la presencia de mi novio en estos momentos.

—Nuestros padres se conocieron en una asociación cuando teníamos 13 años. Desde entonces hemos sido casi inseparables.

—¿Son grandes amigos como ustedes? —Nuevamente ríe pero esta vez de forma incrédula.

—No, mis padres murieron 3 años después.

—Oh… lo siento.

—Un asunto de interés público, no tienes por que disculparte. —Claramente soy yo quien ha vivido bajo una roca al haber formulado una pregunta tan inoportuna que bien pude evitar.

—Alexz ven a bailar. —Kay toma mi mano y sin más opción llego a la pista para mostrar nuestros mejores pasos de baile.

Entre movimientos comenta las miradas que Chris me ha brindado apenas llegué al lugar, le confieso mi desatinada pregunta y ríe al descubrir que realmente Chris McCoutey es un completo extraño para mi. Claro que sé quien es, ¿quién en este mundo no lo sabe? Pero tener en cuenta su trágico pasado no es algo que se lea todos los días. Kay ríe una vez más resaltando lo guapo que resultó ser el mejor amigo de Dan, sus ojos, su sonrisa, su cuerpo… y por supuesto esa mirada que puede derretir a cualquiera, incluyéndome.

Encuentro una vez más su mirada en mí, realmente parece no mirar nada más que no sea este intento de vestido. Sonrío una vez más decidiendo olvidar su exceso de atención. Mi semana fue realmente intensa entre campañas y sesiones fotográficas. Quiero disfrutar la música, bailar y recordar que mi novio está de regreso en Nueva York, finalmente podremos recuperar el tiempo perdido entre tantos compromisos.

El inconfundible inicio de Dangerous comienza a resonar por completo, continúo moviéndome de una manera liberadora hasta sentir un par de manos en mi cintura siguiendo la simetría de mis caderas.

Chris McCoutey se ha unido a mí en la abarrotada pista llamando la atención más de lo normal, coloca mis brazos sobre su cuello sin decir una sola palabra obligándome a mirarlo fijamente. Encuentro la fuerza suficiente para aguantar sus retadores ojos azules y el equilibrio necesario para fortalecer mis frágiles piernas en este momento. Aunque no es un cantante acostumbrado a bailar sobre el escenario, es una idea que no puede descartar, se mueve realmente bien. Mi cuerpo finalmente se relaja y ahora soy yo quien mueve la cadera a su ritmo. Por segundos detengo la vista en sus tentadores labios creando un mundo paralelo en el que sólo existe él, esa canción y yo.

—Ahora puedes dejar de pensar en el novio.

«Quien puede recordar un posible novio con esos ojos.»

Sigo en silencio.

—Sabes que él no es el obstáculo, eres tú. —Su determinación me golpea —Sólo necesito besarte para que tú misma lo admitas.

«Envidiable atrevimiento McCoutey.»

—No hay necesidad de llegar a esos extremos McCoutey, sé cuando detenerme. —Mi voz acaricia su oído.

Es un hombre irresistible no lo puedo negar, pero él mismo me ha recordado la razón principal del porqué soy incapaz de probar esos deseables labios. Fijo mi mirada en él y aunque no quiero despegarme de su lado es lo que tengo que hacer si no quiero poner en riesgo mi relación.

Regreso a la mesa dejando en plena pista la intensa mirada que ahora me brinda. El resto de la noche su seriedad retoma el control en su actitud ignorando casi a cualquier persona que se acerque, un par de horas después es escoltado por equipo de seguridad a la salida dejándome con un ilógico sentimiento de vacío sin saber si lo volveré a ver.

+

24 de Junio de 2018 a las 22:39 2 Reporte Insertar 8
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2 – El Currículo de Alexz

Comenta algo

Publica!
lA leydy Arboleda
me encanta
22 de Marzo de 2019 a las 11:10

  • Silye Filan Silye Filan
    Muchas gracias! Yo feliz de leer sus comentarios 18 de Septiembre de 2019 a las 21:33
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 46 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión