Pablito Seguir historia

egfregeac E Fregeac

La dinámica de un grupo de ladrones se vera afectada por la llegada de un nuevo miembro: Pablito.


Crimen Todo público.

#carniceria #argentina #cuento #crimen #criminales #suspenso #ladrones #delicuentes
Cuento corto
3
4497 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Pablito

Johnny nos había avisado que la inclusión de Pablito al grupo solo nos traería problemas, pero nunca le dimos bola. ¿Qué vas a saber vos? o Cállate y anda a carpetear lo que te pedimos eran las contestaciones que le dábamos acompañadas de un golpe en la cabeza. Cómo nos equivocamos.

Pablito era un chanta. Apareció un día en la carnicería para comprar milanesas y se nos pegó como un parasito. Nos pareció un poco raro que un tipo como él se copara con nosotros bajo las luces fluorescentes y tiras de chorizo de la carnicería o en el galpón que había detrás, donde pilas de cajas y botellas de gaseosas nos servían de covacha del resto de los empleados del chino Jazmín. A Pablito no le faltaba guita, el careta solo nos acompañaba a las entraderas por entretenimiento.

Johnny fue el primero en avivarse de ello. Flaco repila y medio baqueteado por la vida que debería haber estado estudiando, pero como el laburo que tenía solo le servía para cubrir gastos, no lo hacía. Fue por eso que termino uniéndose a nosotros detrás de la carnicería del chino una vez al mes. Lo mandábamos a que carpeteara las casas que íbamos a entrar.

Cada vez que terminábamos Johnny me segundeaba. Fue durante una de esas vueltas que el flaco que casi nunca hablaba a menos que fuera necesario me miro preocupado e inquieto. Me conto como Pablito había matado a golpes al perro de la casa que acabábamos de entrar mientras el resto de nosotros revisaba todo.

- Charly, era un cachorro. Ese forro cago a palos al animal con la excusa de que lo iba a atacar. ¿Qué pasa si la próxima calculamos mal y hay una persona en la casa?- me preguntó mientras se agarraba la cabeza.

La realidad es que me a mí tampoco me gustaba Pablito. Un perejil entre toda la carne pero también carismático, era útil para hacer boquear a los clientes que iban a la carnicería. Fue por eso que nunca nos planteamos la posibilidad de cortarlo del grupo. Las palabras de Johnny nunca se fueron de mi mente, cada tanto cuando Pablito hacia algún que otro comentario alarmante, regresaban para perseguirme y picarme la conciencia.

No fue hasta el último hecho, en el que el sonido de dos tiros rompió el silencio de la noche, que me arrepentí de no haberle hecho caso a Johnny. 

21 de Junio de 2018 a las 02:48 2 Reporte Insertar 3
Fin

Conoce al autor

E Fregeac Subo cuentos o lo que salga cuando hay inspiración. Mucho de lo que escribo esta inspirado en pensamientos ,sueños o cosas que viví. Actualmente estoy estudiando, así que con suerte algún día edite las cosas que publique para estén un poco mejor escritas. Gracias por leer!!

Comenta algo

Publica!
Laura P. Caballero Laura P. Caballero
Me encantó tu estilo. A pesar de que vas anunciando lo que va a suceder, el relato está escrito de forma que sigues leyendo hasta el final para ver en qué forma terminas por contárnoslo.
3 de Agosto de 2018 a las 11:24

  • E Fregeac E Fregeac
    Muchas gracias Laura!!!! 3 de Agosto de 2018 a las 13:48
~