Hielo en mis venas (Radwulf #1) Seguir historia

daniisora Daniela de La Cruz

Amace de Quajk es una Bletsun, la mal llamada "bruja de hielo" del antiguo reino de Radwulf. Tras más de diez años de estar encerrada en el castillo erigido por el Traidor, Tarsinno de Wllnah, rodeada por la constante presencia de los Monstruos del Abismo y torturada para el placer de su captor, finalmente logra escapar. El mismo día en que el ejército guiado por su contraparte, Clim de Kuejt, consigue derrotar al Traidor y sus esbirros. El General de Radwulf, Clim de Kuejt, quien fuera una vez su mejor amigo y amado compañero, no parece que pueda perdonarla. Pero es el único capaz de mantener a raya las fuerzas descontroladas de ella.


Fantasía No para niños menores de 13.

#drama #vida #muerte #hielo #amor-perdido #Magia-elemental #Amace #Revivir #Radwulf
10
5132 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

—¡Espérame! —gritaba el niño de oscuros cabellos rojos, corriendo por el bosque.

Iba tras la larga melena rubio-platino de su amiga, que se agitaba enredándose lejos de su alcance, mientras ella reía. Reía entre jadeos, disfrutando superarlo en algo que le frustraba.

—¡Wah!

Pero él finalmente logró sujetarla por las faldas, deteniendo su carrera con un brusco tirón. Las costuras se tensaron, no cediendo por pura buena fortuna, y ella cayó de nalgas a tierra. Frotándose enfadada, observó a su jadeante amigo detrás, quien todavía sujetaba las faldas de su vestido con una mano, mientras rodeaba su estómago con la otra.

Le frunció el ceño, siendo ignorada.

—Dioses, Macy. Me vas a matar. —Se quejó él, dejándose caer de rodillas sin intenciones de soltar sus faldas.

—Suéltame —gruñó la pequeña, cruzando sus brazos sobre el pecho mientras le fulminaba con la mirada.

—Oh, vamos. Te encanta dejarme atrás, ¿por qué me disculparía? —Se observaron a los ojos un largo minuto. Azul pálido contra marrón rojizo—. ¿Macy?

Él sintió cómo el frío de su mirada se extendía mucho más allá de aquel rincón del bosque, espantando a las criaturas que ahí moraban.

—Cálmate, lo siento. —Soltando sus faldas, se inclinó hacia ella y beso una de sus mejillas.

La pequeña finalmente descruzo sus brazos y tomó una profunda bocanada de aire. Lo amaba, pero a veces, sólo a veces, le detestaba. Llegaba a ser incluso más fastidioso que su hermanito, y eso era bastante.

—Te amo —dijo él, inclinándose hacia ella, queriendo sentirla más cerca.

—Huhm —murmuró ella.

—Lo digo en serio.

Sosteniendo sus mejillas, él beso su frente, su nariz y su barbilla con tanta delicadeza y cariño, que derritieron su corazón.

—¿Siempre? —murmuró Macy, aferrándose a su cuello.

—Siempre. —Le confirmó con una sonrisa.

Se abrazaron y rieron envueltos en una pequeña tormenta de nieve y vapor. Sus fuerzas mezclándose como jamás debieron. Pero, quebrando su pequeño rincón de amor y tranquilidad, escucharon gritos y estruendos provenientes de la ciudad. Él le dio una mirada sorprendida, y ella comenzó a negar asustandose de las ideas que inmediatamente cruzaron la mente de él.

—No...

—Quédate aquí, yo iré...

—¡No! —Le cortó ella, más asustada por la suerte que pudiera correr él, que de los ciudadanos.

—No temas, Macy. Todo estará bien. —Él enredó sus dedos en la larga cabellera de ella, y beso su frente.

—Clim...

—Te amo —dijo con una sonrisa tirando de sus labios.

—Y yo a ti…

14 de Junio de 2018 a las 14:52 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Capítulo I

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 42 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión