Entre dos mundos del amor Seguir historia

mary-de-la-rosa1526153372 Mary De la Rosa

Sueña con ella, vive con él... La boda de ensueño con el, el mejor viaje de su vida con ella... Libre con ella...en un caja de cruistal con el... Entre dos mundos del amor...


LGBT+ Todo público.
1
602 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
Tiempo de lectura
AA Compartir

Un Sueño

Y aquí me encontraba, en la oficina sin nada que hacer, viendo pasar mi vida en cada movimiento de ese tormentoso reloj colgado en la pared.

Recordaba películas intensas de amor…y digo intensas porque me hacían llorar y al final me sacaban un tremendo suspiro.

En un instante me perdí en mis pensamientos, y cuando me di cuenta estaba sobre mi escritorio, respirando agitadamente, sus manos estaban por debajo de mi falda, me besaba con tanto frenesí, yo solo podía, hacer nada, me tenía acorralada, me desabrocho la blusa, beso mi cuello, acaricio mi espalda y parte de mi abdomen, ahogué un gemido, puso su mano entre mi entre pierna, hizo a un lado mis bragas y…

Ring, ring, ring…

No piensas contestar decía mi compañero del cubículo de a lado.

Abrí mis ojos, mis manos estaban cerradas y un poco sudorosas, y recorría por mi frente una gota de sudor.

Conteste el teléfono, no se dé que rayos hablaba mi jefe. Dieron las 6 pm y guardaba mis cosas, no había pendientes, mi mente estaba en blanco, tanto que hice todo mecánico.

Caminaba por la acera, llegué a la parada del metro bus; subí y una persona me golpeo el hombro intentando salir aprisa, yo seguía sin reaccionar, no dejaba de pensar en esa escena, la sensación, como me tocaba.

Llegue a mi casa, no cene, no tenía hambre, solo quería dormir y olvidar.

Sonó mi alarma a las 7 am, apague el despertador, sentí como alguien me tomaba de la cintura, como si no quisiera dejarme ir nunca. Por mi mente paso el hecho que no duermo con nadie, me levante y ahí estaba, en mi cama.

-Ey, tu, despierta- le dije parada a un lado

Vi como se movía y abría los ojos.

-hola hermosa gracias por llamarme, me sorprendió que me llamaras a las 3 am para que viniera a tu casa, pensé que terminaríamos lo que iniciamos en tu oficina.

Me queda viendo fijamente, eso jamás paso, lo repetía en mi mente.

Ven acá, parece que no sabes quién soy- me jalo y me recostó a un lado.

Comenzó a besarme, sus manos empezaron a acariciar todo mi cuerpo, me besaba con tanta pasión, que por más que mi mente no quería y no sabía que pensar, mi cuerpo reaccionaba, se excitaba.

Comenzó a quitarme la bata de satén que tenía, lentamente la deslizo por mis pechos, recorrió mi abdomen hasta llegar a mis pies, estaba totalmente desnuda.

Me miraba fijamente.

Susurro- te deseo- fue lo que alcance a escuchar.

Se subió arriba de mí, acaricio mi pecho mientras besaba mi cuello y mis labios.

Después bajo lentamente y beso mi seno derecho, para después pasar a mí ceno izquierdo, el cual le dio un ligero mordisco y después succiono, deje salir un gemido, sin duda estaba excitada.

Tome su cabeza, acaricie su cabello, su espalda, su piel se sentía tan suave, tersa.

Mi cuerpo entraba en el juego, mi cabeza no quería. Me beso los labios, fue un beso largo, apasionado, sensible, como el de las películas cuando él se tiene que ir y ella no quiere dejarlo, y de momento se regresa él y le da un beso, solo así puedo describir como fue aquel beso. No quería parar, me sumergí en las caricias…

Dindirin dindirin sonaba mi despertado, abrí los ojos y me encontraba en mi cama, mire el reloj 7 am, no lo podía creer, mire el otro lado de la cama y no había nadie.

Esto no puede estar pasando, ¿acaso me estoy volviendo loca?, fue lo primero que pensé.

Me bañé como pude, no podía dejar de pensar, casi estaba segura que fue real.

Llegue a la oficina, busca a Alexis, mi amiga, necesitaba contarle lo que había pasado.

-Alexis necesito contarte algo ME URGEEE!!!- fue lo que le escribí en el mensaje que le envié.

No podía trabajar, sonó mi celular, era un mensaje de Alexis:

-Amiga que pasa?, te veo en la hora de la comida para platicar.

Ansiosa esperaba que diera la hora de la comida, 3 pm, corrí al comedor, miraba en todos lados y no vi a Alexis.

Alguien me tomaba por detrás, no otra vez no, decía para mí, voltee lentamente,

-Alexis!!!! Amiga. Me abrace a ella, necesito decirte que está pasando conmigo, pero aquí no.

Le contaba casi detalladamente a Alexis, ella solo me miraba, algo anudada por la historia

- y tú lo disfrutaste? - dijo sin ninguna reacción.

- si- dije cabizbaja.

-y estaba, tu sabes…aamm… tu sabes- haciendo cara de depravada.

Reí- sí, pero eso es lo tormentoso, como yo, o sea jamás lo pensé.

-amiga a lo mejor es algo reprimido- y se soltó a reír a carcajadas.

Me contagio la risa y comenzamos a reí.

-no te preocupes a lo mejor, eso significa que necesitas ya un novio urgente, que te atienda, así como mi novio me atiende.

-tú crees? -

-si amiga, deberías hacerle caso, al chico de finanzas que cuando pasa por tu oficina suspira- me decía en tono serio

-mmm no lo sé, no me gusta.

-si quieres le digo a Raúl que te presente amigos solteritos y guapos. -

- jajaja como crees Alexis, bueno hagamos una fiesta y así conoceremos prospectos.

-si…te visto seductora y tierna para que caigan rendidos a tus pies.

Mire a Alexis, no muy segura de lo que aremos, pero si eso hará que olvide y se borren esas escenas de mi mente lo hare.

Regrese a la oficina, trataba de no sumergirme en mis pensamientos, habla con Alexis y la fiesta, a las personas que invitaría a la fiesta.

Me sentía fuera de mi…cerraba los ojos y solo podía sentir su aliento cerca de mi boca.

-Danielle, Danielle… escuche a lo lejos.

-Perdón, ¿aamm decías Alexis? - mirándola.

- Que pasa Danielle?

-Nada. Pero dime que decías.

- ha si, te comentaba que a las 7 llegaran las personas, son amigos y amigas de Raúl, y unos cuantos míos jajaja.

- y falta algo por hacer?

- No, bueno si, que te vayas a arreglar, porque esta echa un polvo, ¿te sientes bien?, lo digo porque te ves ida o solo me ignoras? -

Soltó una carcajada. La mire y voltee a la ventana

-nada Alex.

Sonaban los bits de la musca electrónica, rezumbaban los vidrios de la casa, todos bebían, había mucha gente que no conocía.

Se me acercaron dos o tres chicos, bueno, bueno cuatro, pero la verdad ninguno me agrado, todos se veían guapos, eran el chico perfecto.

Ya eran cerca de las 12, faltaba 20 min y ellos seguían bailando y tomando, entre a mi recamara para alejarme un poco el ruido.

Me recosté, cerré los ojos…

Toc, toc

Me levante, no sabía cuánto había dormido, aun se escuchaba el ruido de la música, mi habitación estaba oscura, adelante, supuse que era Alexis.

Entro una persona no pude distinguir quien.

-que paso?

No dijo nada, me levante para ver quién era, mientras me iba acercando, también caminaba hacia mí.

-Shhhh…puso su dedo en mis labios, en forma de silencio.

-pero…

Me acerco a su cuerpo, me beso, sentía sus manos debajo de mi blusa, los besos eran más intensos, de momento olvide que tenía que respirar, no podía moverme, solo me deje llevar, me acorralo contra la pared, empezó a quitarme la blusa, beso mi abdomen, tome su cabeza y jale un poco su cabello, me arrojo a la cama…

Toc, toc, toc…

-Danielle, estas ahí...?

Abrí los ojos y vi mi botella de cerveza en el buro y la luz prendida.

Me levanté de la cama, me sentía desconcertada, abrí la puerta

-Estas bien? Vi que venias hacia acá, pero vi que ya no saliste pensé que te habías dormido.

-no, vine un momento a descansar del ruido- miré la hora en mi reloj y eran 5 para las 12- estaba a punto de perderme en mis pensamientos

- Ven quiero presentarse a alguien-

Tomo mi mano y salimos.

Antes de llegar a la sala, se paró, se volteo y me miro de arriba abajo, la seguí con la mirada

-qué pasa? -

- no nada, solo quería asegurarme que estés presentable.

Sonreí-obvio, yo siempre me veo muy bien.

Caminamos, nos acercamos a un círculo de personas, vi a varios chicos y chicas, a ninguno conocía.

-Omar, te presento a Danielle, Danielle te presento a Omar.

Lo mire, era alto, tez blanca, ojo color miel, físicamente era guapo.

-Hola- me dijo, se acercó y me beso la mejilla.

-Hola- Me sonroje

-bueno los dejo, te la encargo Omar.

Y se fue, la mire irse, y ahora ¿Que hago…?

Comenzamos a platicar, es simpático, fácil de querer, te hace reír y aparte toca la guitarra.

No puedo decir que me enamoró, pero aaawww…es un amor.

A las 3 am se fueron todos, él se despidió de mí y quedamos en salir.

Alexis me dijo que llegaría temprano para ayudarme a recoger el tiradero.

Me recosté en la cama y pude dormir, no soñé con la persona misteriosa.

El lunes por la mañana iba directo a la oficina, me subí al transporte, mi día era normal, mi jefa dando a medio mundo su trabajo mientras ella se iba temprano.

Me masajeaba con Omar, quedamos en salir una noche, todo volvía a la normalidad; después de dos meses Omar me propuso que fuéramos novios, esa noche fue linda, fuimos a un restaurante por Polanco una cenita, vino, carne y él tan hermoso como siempre.

Fuimos a su departamento, platicábamos en el sofá, él se acercó y me beso, me besaba apasionadamente, yo acariciaba su cabello, las caricias se volvieron intensas y comencé a desabotonar su camisa mientras él bajaba el cierre de mi vestido, caminamos a su recamara, me acariciaba los muslos y besaba mi abdomen.

Le quite la camisa me quito el sostén, retiró por completo mi vestido, cerré los ojos y ahí estaba sin ropa sonriéndome, mi mente intento parar eso, no estaba ahí, era Omar quien me hacía el amor, mi mente se quiso aferrar con eso, pero no pude, me deje llevar por lo que veía y sentí, definitivamente Omar ya no estaba en esa habitación.

La luz del sol molestaba, abrí un poco mis ojos y miré a mi lado, no estaba Omar, me levanté y me puse una bata que encontré…

-Omar? - preguntaba al silencio de la casa, escuché un ruido en la cocina, me dirigí a la cocina, ahí estaba el.

-Hola amor.

-Buenos días princesa, ¿como estas? - me miraba mientras dejaba un plato de huevos con tocino en la mesa.

-Bien ¿por qué amor?

- no, nada, desayuna.

Me desconcertó un poco el hecho que me preguntara si estaba bien, desayuné me bañé y me fui a mi casa a cambiar para ir a la oficina.

-¨Alexis, si sabes algo de Omar o te dice algo, cuéntamelo por favor, porque creo que la cage ¨- eso decía el mensaje que le envié.

No me contesto en todo el día, ni Omar ni Alexis, que abra pasado.

Eran las 5 de la tarde faltaba una hora para salir, pero me jefa tenía que aparecer con un trabajo inmediato, llamado bomberazo y alguien lo tenía que hacer y ese alguien fui yo y para colmo tenía que estar listo para hoy, ósea que no me podía ir temprano.

Le mande whats a Alexis, ni en visto me dejaba y Omar ni hablar me aparecía ultima conexión 7:15 am, la hora en que me dejo en mi departamento.

Comencé con el trabajo, ya todos se iba y yo seguía ahí, me dieron las 9 pm y Juan el de limpieza paso a despedirse, apagó las luces, solo estaba encendido mi cubículo y el pasillo de los elevadores.

Camine a archivo, buscaba unos papeles, estaba cansada…

-estas cansada-

Me volteé inmediatamente que escuché su voz. Me miraba con una sonrisa que podría derretir a cualquiera.

- ¿quién eres? - pregunté asustada.

- ¿Quién soy? -dijo y sonrió.

-Como puedes entrar así, no te conozco y me das miedo, me haces sentir cosas que no quiero sentir.

-Yo me disculpo por eso, pero es inevitable no hacerlo eres muy hermosa, además eh visto que tienes novio, pero no me puedes dejar a mí. Eres mía y Yo soy tuya.

-claro que no-interrumpí-no te conozco, es más no sé qué hago hablando contigo, no eres real.

Se acercó y me beso, susurro-espero que esto te demuestre que soy real-

-Se encuentra bien srita. - escuche la voz de Juan

-Srita, despierte- zangoloteando mi brazo.

Abrí los ojos- ¿Tenía una pesadilla?

-eeemm sí creo que si-

-Ya vallase son casi las 10:30 y usted aquí dormida.

Mire mi computadora y estaba el trabajo hecho, no supe ni en qué momento termine y me quede dormida.

Apagué todo y me fui a casa. Mire mi celular y tenía mensajes de Alexis y ninguno de Omar.

Mensaje

-¨Amiga, que paso? Ö¨

-¨Hable con Omar, está muy triste, lo estoy convenciendo de que me cuente, te diré que me dice¨ 8:10

-¨pensé que ya había pasado tus pensamientos con, tu sabes, como lo confundiste ¬_¬”¨ 9:30

-¨ ¿Por qué no me contestas?, estoy tratando de convencer a Omar de que no te deje- 9:45

-¨Omar quiere hablar contigo, le dije que es un ex novio y que no lo puedes olvidar¨ 10:05

-Mierda Alexis, no sé ni que paso. - le escribí, camine para tomar un taxi, escuche sonar mi teléfono y era Alexis.

-Como mierda no sabes que paso…!!!!??-me grito

-calma, no, no lo sé, ¿qué te dijo?

-que susurrabas que extrañabas que viniera y que te gustaba como te tocaba.

Yo me quede atónita, no podía creerlo, escuchaba a Alexis, no me reconocía.

-Danielle, Danielle estás ahí? Bueno, Buenoooo

Reaccione- si perdón, de verdad Alexis, no lo recuerdo, cada vez que aparece es como si algo cambiara, no me siento yo. ¿Y si estoy enferma, si tengo algún problema mental? - dije asustada

-Cálmate, no estás loca si es lo que intentas decir, hay que solucionarlo.

-Espera estoy a punto de llegar a casa, te marco cuando llegue.

Colgué el teléfono, no puedo tener lagunas mentales, estaré loca, estaré perdiendo la razón, me hacía un sin fin de preguntas, mi cabeza no dejaba de pensar.

Estaba buscando mis llaves,

-ouch- alguien había chocado conmigo

-Perdón-dijo y siguió caminando

Esa voz, esa voz

-ey, ey espera…

Volteo a verme, me sonrió, no podía creerlo, existía esa persona, mi locura se hizo materia.

-dime- camino hacia a mi

-yo, yo-tragué saliva-no nada, pensé que eras alguien más, perdón

-no te preocupes-

Agarró mi brazo, sentí como mi piel se puso chinita, chinita.

-Yo soy quien se debe disculpar, casi te llevo conmigo, jajaja

Que hermosa sonrisa.

-Soy Michelle- Dándome la mano

-Danielle-

-Vives aquí? - Señalando el edificio

-Eeemm Si

-bueno te dejo y disculpa otra vez

No podía creerlo, ahí estaba en carne y hueso, o era otra alucinación, no lo sabía.

Omar me llamó al día siguiente, estaba devastado pensaba que lo estaba engañando, traté de explicarle días después en mi casa, no salió muy bien, no se quedó muy seguro con lo que le dije:

-vamos mi vida, solo fue una pequeña regresión que tuve, el haberlo hecho contigo rompió todos los recuerdos (mentira)

Él se fue después de haber platicado, más bien de haberle mentido.

Fui un rato a Chapultepec a pensar, me gusta mucho ir a ese lugar donde está el Tótem, es tranquilo y se puede ver siempre un pasto verde; recordaba lo que pasó esa noche cuando me dijo su nombre, Michelle…

No sé porque suspiró, no sé porque pienso en su cara, su sonrisa, como si fuera todo normal.

-Que me pasa?, porque me siento así...aaah quiero arrancar ese pensamiento de mi cabeza.

Recargue mi cabeza en el pasto, Michelle, Michelle y me quede dormida.

Me sentía cansada, abrí un poco los ojos y ahí estaba, con su mirada y esa sonrisa hermosa.

- ¿qué haces aquí?

-te vi dormida y recordé que yo te conocía, me dio ternura verte ahí dormida, pero dime ¿qué haces aquí?

-Pensaba en ti, has estado en mi mente aun antes que te conociera (reí)

Entrecerré mis ojos y volví a dormir. Sentí un poco de frío -Michelle hace frío. Michelle…??- ya no estaba a donde abra ido. Era tarde así que me levante de ahí y camine...

¿soñé que estaba aquí? Pensaba en que habría pasado, camine hacia la salida de aquel bosque, llegue a Reforma y camine al metro.

Llegue a mi departamento; me deje caer en mi sillón, ya no quería pensar más, quería dejar todo este juego y ser normal, por un momento quería volver a mi rutina, a lo de siempre.

Omar 7:15 pm

     Hola preciosa, sé que desde lo que paso no te he llamado, pero eso quiero invitarte a cenar.

Yo:

Hola corazón, si te miro en el lugar de siempre a las 8:30, ¿está bien?


.

Sin más que decir y sin ganas de nada, me duche y cambie para ir directo al restaurante.

La cena transcurrió normal. Hasta que:

-me siento muy bien estando a tu lado, ya llevamos casi 5 meses, no quiero apresurar esta relación ni te quiero presionar, pero me gustaría poder formalizar esto, me gustaría que te casaras conmigo.

Saco un anillo de su chaqueta y se arrodillo frente a mi, no lo podría creer, si hace un momento quería que volviera todo a la normalidad, ahora nada podrá ser normal.

Se escuchó el sonido de uno trio que se iba acercando a la mesa y de entre la gente se acercó Alexis y Raúl, con una sonrisa enorme y aplaudiendo, yo no lo podría creer.

- ¿Que dices Danielle? - lo mire fijamente

-Si- yo dije eso, pensé.

Me abrazo con tanta euforia, yo sonreía, pero no me sentía feliz.

Cenamos los 4 y bromeábamos, entre en ambiente y el calor de la conversación hizo que olvidara todo.

-Bienvenida a tu futura casa- mire por la ventana y era una casa enorme.

-wow, y ¿aquí vives?

-no, es una casa que mis papas me regalaron, pero no la ocupo por el tamaño es mucho para mí, pero cuando nos casemos y vivamos juntos será perfecta para los dos.

-y si no vives aquí, a ¿que venimos?

-quiero que la estrenemos, quiero que aquí se selle nuestro compromiso.

Entramos a la casa, pasamos por un patio enorme y una bella fuente alumbrada, era hermoso, el abrió la puerta para mí.

-Bienvenida futura Sra. de La O- me dirigí a la entrada, no podía creerlo, era hermoso, era acabado en madera, verdaderamente la casa de ensueño.

- ¿te gusto? - mientras me abrazaba.

- ¿Que si me gusto?, wow, esto es hermoso, no tengo palabras.

Y me beso, un largo beso.

- ¿quieres una copa de vino?

-si por favor.

Nos dirigimos hacia la recamara principal, ahí brindamos, no hicimos el amor, habíamos bebido mucho y nos quedamos dormidos.

Así pasaron semanas, el enamorándome más y más cada día, y yo en algunas noches pensaba en Michelle.

Alexis 6:30 pm

Danielle necesito verte urgentemente. Te veo en el café de siempre a las 7:30, apenas saldré del trabajo

.

Que será tan urgente, pensaba mientras iba camino al café. Estacione el auto frente al establecimiento.

-7:10, mire el reloj. Vaya llegue temprano, espero ya esté aquí.

Entre al establecimiento y dirigí mi mirada a las mesas, para ver si la veía, y si la vi, bueno no, no vi a Alexis; aun no llegaba, pero Michelle estaba ahí, besando a una chica.

Sentí algo que recorrió mi cuerpo, como un corto circuito yo, yo me quedé parada ahí, no podía creerlo.

-Buenas Tardes srita. Bienvenida, me dijo una srita

-eeemm si gracias, espero a otra persona y camine sin dejar de mirar la escena de aquel beso.

Me sente, se acerco la mesera y ordene un café americano. Llego Alexis, tenia cara de susto.

¿que abra pasado?

-Gracias amiga, no, no quiero pan, con el café está bien-le dije a la mesera-dime ¿cuál es la urgencia Alex?

-Estoy embarazada-dijo agachando la mirada, me sorprendio un poco.

- ¿qué pasa, no lo quieres o Raúl te dejo?

-no, no es eso…Raúl si lo quiere, solo que es un embarazo riesgoso- me miro asustada.

-pero porque, si eres joven y fuerte.

-pues sí, pero la doctora me dijo que estoy propensa a un aborto, ya que mi cuerpo puede que no resista al bebe- y comenzó a llorar.

-ay amiga, tranquila, yo estaré aquí para ti, para lo que necesites, imagino que te mandaron reposo. -vi a mi amiga tan triste y la abrace- tranquila, tranquila yo te cuidare siempre.

-gracias, Danielle, iré al baño a darme una manita de gato, mírame, todo se me corrió-

Y reímos las dos, por lo menos el sentido del humor aun no lo había perdido.

-Hola-

Levante lentamente la mirada, y ahí estaba

-Michelle-salió de mis labios.

-vaya, no te has olvidado de mí, solo vine a saludarte, quise venir antes, pero te vi ocupada.

-es una amiga, - dije de pronto

- (me sonrió) y por eso vine apenas a saludar.

La chica con la que se besaba ya no estaba.

-si yo también no quise interrumpirte en ese beso-

Me miro y agacho la mirada.

-es una amiga-

-yo no besos a mis amigas-

-frunció el ceño-¿disculpa?

-aaamm yo- me interrumpió Alexis,

-Danielle me tengo que ir, Raúl está afuera y quiere que vayamos a casa, te llamo luego.

-No, Alexis, no te vayasss-fue inevitable, se había ido. Mire a Michelle apenada.

-Bueno tal parece que quedamos tú y yo, ahora si-tomando asiento- me quieres explicar ¿qué fue lo que paso hace un momento?

-nada, yo lo siento no sé qué me paso, ni porque lo dije.

-porque no te creo. - me miró fijamente.

-Me tengo que ir, lo siento. -

-no espera, me tomo del brazo-sentí recorrer algo por todo mi cuerpo hasta que llego a mi estómago. Mire sus ojos- sabes no he dejado de pensar en ti desde que estuve aquella vez en Chapultepec

Pero que decía, no fue un sueño, pensaba.

-Espera, ¿Si estuviste ahí? - estaba desconcertada

-sí, no lo recuerdas.

-No, bueno vagamente.

-entonces jamás te enteraste de lo que te dije, vaya situación. -

-y ¿Qué me dijiste ese día?

-eeemm…te parece si lo platicamos en mi departamento o en el tuyo.

- ¿porque no aquí? -

-quiero que sea en un lugar privado, es más vamos a mi departamento está a 10 min de aquí en carro.

Salimos del establecimiento, y caminamos a nuestros autos.

- ¿tienes auto?, pensé que iríamos en el mío. -

-reí por la situación-no yo iré en mi auto y tu iras en el tuyo, yo te sigo.

Llegamos a su casa, estaba a dos calles de la mía, baje del auto y camine al departamento.

Se paró aun lado de la puerta y me abrió, bienvenida a mi fortaleza y comenzó a reír.

-jajaja gracias. -su casa era acogedora.

-toma asiento y ponte cómoda.

- ¿gustas una copa de vino, tequila, vodka, café, leche o agua? - y comenzó a reír.

-Agua está bien, por favor. Dime ahora sí, que me dijiste ese día.

-regreso con mi vaso de agua- bueno, me hubiera gustado que tú supieras que paso, pero como no lo recordaras, te ayudare a recobrar la memoria. Lo que te dije ese día… eeemm yo- se acercó lentamente a mí, acaricio mi mejilla y me beso, me recostó sobre el sillón y me seguía besando, nos seguíamos besando. Lentamente bajo si mano hasta mi cintura y acaricio mi abdomen, beso mi cuello, lamí mis labios y los mordía de la excitación, regreso a mi boca y me besaba con mayor intensidad, desabrochaba mi blusa, bajo lentamente de mi cuello a mis pechos y luego a mi abdomen, besaba cada centímetro de mi piel, desabrocho mi pantalón, me miraba con tanto deseo, comencé a quitarle la ropa también, bese su cuello, su abdomen, le quite el pantalón y pude apreciar su figura, bese su entre pierna y escuche un pequeño gemido, nos levantamos del sillón y caminamos hasta su recamara, me recosté y comenzó otro maratón de besos y caricias.

Me quito el sostén y las pantis, estaba completamente desnuda, me tenía a su disposición, no podía pensar en otra cosa, solo en lo que sentía, tomo mis pechos y comenzó a lamerlos y morderlos, una de sus manos fue hacia el sur y comenzó a excitarme yo, yo solo quería más, ella trataba de ahogar mis gemidos con sus besos, movía más rápido su mano y luego lento, yo ya no podía más y ella lo sabía, mordí la almohada y deje salir un rico y placentero gemido, había llegado al clímax, mi cuerpo se fue relajando.

Beso mis labios, se acercó a mí y me abrazo.

-eres muy hermosa y hace mucho te deseaba, varias veces fui a tu casa, pero nunca quise tocar, me daba pánico.

Así que hoy que te vi, tenía que acercarme a ti, no podía perder la oportunidad de hablar contigo y decirte que estoy enamorada de ti. -y me beso.

-Pensaba contarle que había estado soñando con ella, antes que la conociera, lo de Omar, mi compromiso; pero no quise arruinar el momento, por primera vez en mi vida me sentía feliz y completa. Ella, Michelle me complementaba.

La abrace y nos quedamos dormidas.

El sol picaba mis ojos, sentí un cuerpo cálido que me abrazaba, sonreí, me volteé para mirarla, parecía un angelito, esa piel blanca y suave. Le di un ligero beso.

-Buenos días. – el saludo me lo respondió con un tierno beso de piquito.

-Sabes- me miro atenta, no podía con la cara de ternura que me había hecho-

-Sé? - y se acomodó sobre mi brazo.

No pude decirle nada-Que te ves linda cuando acabas de despertar.

Sonrió-Tú no te ves linda-la mire seria-jajaja te ves hermosa-comenzó a reír.

Comenzó a sonar mi teléfono-Espera deja contesto, vi que era Omar.

-Hola? -dije seria y apartándome de la habitación.

-Amor, ¿dónde estás?, pase a tu casa para ir a desayunar, pero nadie me abrió.

-Ay amor, estoy en casa de Alexis, ayer la vi y me fui con ella, platicamos toda la noche, se hizo tarde y mejor me quedé a dormir. Te veo en la tarde y comemos, te dejo besos. -y colgué, no deje que me contestara.

-Quien era? - me decía Michelle mientras caminaba hacia mí.

-Nadie M, solo un amigo que paso a mi casa y…

Me beso, no dejo que continuara con la explicación llegamos a la cama y comenzó el maratón de besos.

Solo pense...."Es un sueño y nada más"...


12 de Mayo de 2018 a las 21:26 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capitulo II Ya no puedo más con la mentira

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Estás disfrutando la lectura?

Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión