Microrrelatos Eróticos 600 Seguir historia

juanfranconde Juan F. Conde

A veces escribo cosas que he visto y practicado y son de un alto grado de excitación, por ello cree una serie de microrrelatos que se leen en poco tiempo, llamados "Serie de Microrrelatos Eróticos 600". Es una serie de microrrelatos eróyicos de un máximo de 600 palabras. Todos son de temática erótica en donde están enfocadas a la mujer, su placer, su cuerpo y el deseo que experimentan a solas o en compañía de quien ellas deseen, aunque también es lo que he experimentado con algunas mujeres. También estarán expuestas en mi blog personal. Gracias por leerlas y disfrutar con estas micro historias, que como siempre indico están basadas en hechos reales, vividos por personas reales. ®Todos los derechos reservados.


Erótico Sólo para mayores de 21 (adultos). © Juan F. Conde. Todos los derechos reservados.

#Momentos-de-placer #Microrrelao_erótico #Microrrelato #erotismo #Ellas #Microrrelato_Erótico_600
32
5.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Masturbación con mandarina. 657.

Acabo de llegar a casa, pero justo antes de llegar me he pasado por la tienda en la que tienen mis delicatesses y al ver esas mandarinas tan anaranjadas no he podido evitarlo, por tanto, tengo unas cuantas.


Estoy mirándolas y no puedo dejar de pensar en esa tarde tan maravillosa que me hizo enloquecer de gusto, placer, paladar y esa lengua y dedos que me dejaron llena.


Si, me has hecho volver a recordar lo que me hiciste sentir, por tanto, hoy te lo hago saber de mi manera especial.


Estoy completamente desnuda en la cama.


Estoy motivada a sentir ese placer que solo tú me hiciste sentir.


He pelado una mandarina y otra la tengo por si necesitará más.


He cogido tres gajos de esta fruta que te encanta tanto a ti y que me has hecho que sea una fans de dicho cítrico.


Tengo un gajo en mis labios, sin morderlo, porque quiero sentir con mi lengua, la piel tersa inspirando mis sentidos en tu lengua.


Otro gajo de mandarina la tengo justo encima de mi clítoris.


Y el que siempre deseas, sí, lo tengo sujeto por mis labios y entrando en mi vagina, sin meterse entero dentro, porque supiste enseñarme a no tragar ni engullir y a que no se cayera fuera su ubicación.


Ahora mis dedos empiezan a jugar por mi cuerpo, como lo hiciste tú esa tarde tan orgásmica que me regalaste. Van por mis pezones, que ya se despiertan a tus deseos lujuriosos. Pienso que son tus dedos, que giran, juegan y acarician los míos.


Mi lengua junto con mi saliva ya envuelven de una capa labial todo el gajo que está en mis labios.


Mi mano derecha está acariciando con sumo cuidado el gajo que tengo encima de mi clítoris, para revivir ese momento que te dio por hacerme el “jugo clitoriano” y que me hizo estremecer de sentidos no descubiertos antes por mí.


Mis dedos mueven el gajo, de un lado para otro, por lo que mi clítoris, ya más que duro y junto al hinchazón de mis labios están haciendo que mi elixir emane de mi interior para empezar a mojar el gajo que no se ha movido de su sitio.


Recuerdo el aroma a ese café que solo sabes hacerme tú, tres aromas, ufffff, algún día me dirás cuales son, pero ahora me llega a mi nariz ese aroma y pone toda mi piel erizada. Excita mis sentidos y hace recordarte pegada a mí.


Tres dedos míos empiezan a aplastar suavemente el gajo y con dicha presión, unas gotas salen de él, mojando lo que ya deseaba tener. Y con el juego de mis dedos, del gajo, de mi clítoris, empiezo a realizar ese movimiento que solo tú me hacías.


Mi calor interno está haciendo que tenga contracciones dentro de mí, tanto que ahora dejo de pensar en como me lo hiciste para yo masturbarme como me gusta, pero con tu mandarina por mi coño, mezclado con mi elixir, y viendo como el gajo que está casi dentro, entra solo, por el movimiento de mis músculos que no han podido resistirse a tan bello y caliente placer.


Muerdo el gajo con mis dientes, porque sabes que no aguanto tanta tensión, que casualmente en cuanto mi boca se inunda de dicho liquido, dentro de mi hay una explosión producida por mi orgasmo mental, que llevo ya todo el día súper caliente y al fin estoy teniendo aunque deseo tener dentro de mí la explosión que tanto te gusta hacer sentir a mi cuerpo.


Sabes que dejaré el gajo dentro, para que cuando llegues a casa, tengas tu regalo que tanto deseas y tantas veces has soñado con él, aunque espero que no tardes mucho en llegar, ya que puede que te quedes sin tu batido cítrico o sin mandarinas para jugar conmigo porque solo tú sabes como hacer que mi mente nunca se agote de sensaciones excitantes.
12 de Mayo de 2018 a las 05:08 0 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

Juan F. Conde Escribo desde mi juventud. Soy una persona normal que tiene Díslexia adulta pero no dejo de leer y escribir, orgulloso de contar historias reales. Dicen que la fantasía supera a la realidad pero cuando la realidad supera a la fantasía disfrutamos más. Mis historias están enfocadas hacia el placer de la mujer vistos por los ojos de un hombre. Me gusta describir historias de fantasías que son reales vividas por gente y personas. La vida nos pone barreras y nadie es perfecto.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~