Cuento corto
2
4913 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

1

La conoció en la universidad. Ella resultó ser muy agradable y al poco tiempo se volvieron amigos. Él, por su parte, era cerrado (quizá hasta amargado) con todo el mundo; menos con ella: su mejor amiga.

Tuvieron que trabajar juntos durante las primeras semanas, algo quizá, demasiado favorable para lo que podría pasar. Al descubrir la bondad y sinceridad que acaramelaba su corazón, él no pudo evitar abrirse con ella.

Al paso de un tiempo, él confeso con ella su más oscuro secreto: resulta que él estaba muy enamorado de una amiga de la primaria; una tal Roció. Roció fue su primer beso y la persona más pura que jamás encontró.

Ella, por su parte, también tenía un amor inocente con un tal Rodrigo y, al igual que su amigo, resultaron separados por mudanzas, el tiempo y el pasar de las cosas.

Era una época sin internet accesible, así que rastrear a una persona no era tan fácil.

Poco después de empezada su amistad, pactaron ayudarse mutuamente a dar con sus respectivos amores de la infancia.

Pasaba el tiempo, semanas, meses, la aguja del reloj alcanzo el número "12" tantas veces, que hasta perdió significado. Pero lo insignificante de las horas marcadas no aplicaba para las horas vividas.

Salían a pasear, a comer, platicaban sobre tantos temas que cada segundo podía (y de hecho, lo hacía) valer más que cualquier fortuna material.

Sin embargo, la búsqueda no mermó y, al paso de poco tiempo, dio sus frutos.

Un día, él encontró a Roció y ella a Rodrigo.

Se pusieron de acuerdo, se despidieron y fueron en búsqueda de su amor, después de agradecerse por todo y dejando ahí, en ese parque que los había visto tantas veces y de tantas facetas, su sociedad y el vínculo que los había unido tanto tiempo.

Ella localizo a Rodrigo a dos horas de donde vivía ella cuando niña. Llegó a la casa e inmediatamente de tocar la puerta, fue recibida por una mujer, más o menos de su misma edad, bella y con un niño en brazos.

-Disculpa -pregunto un poco nerviosa ¿aquí vive Rodrigo?

La muchacha con el niño asintió, así mismo, llamó al joven mentado.

Este salió y al verla no la reconoció. Necesito de una breve explicación para recordarla. Así mismo, Rodrigo explicó que esa mujer era su esposa y el niño su hijo. Se habían juntado hace poco más de un año.

Ella se despidió casi sin dejar pasar 15 minutos de su llegada y se fue muy... Normal. Como si aquella situación no lo doliera.

...

Él, por su parte, encontró a Roció muy cerca de su primaria, como si el tiempo no hubiera avanzado. Al hablarle, ella confesó haberlo esperado todo ese tiempo.

Hablaron, salieron, incluso llegaron a apasionarse, pero él no se sentía a gusto y no entendía por qué.

...

Un mes después, ella toco a la puerta de él, le pegunto cómo le había ido. Sus palabras estaban tan llenas de... No tristeza; al menos no sola... Quizá, ¿nostalgia?

Él contestó que bien, y al devolverle la pregunta, ella le contó todo.

Así mismo, ella confeso que no se sentía triste por ello, pero si por no estar con él. Podría considerarse una declaración. Casi de inmediato, de sus ojos brotaron dos pequeños hilos, volteo la cara para ocultarlo. Dio media vuelta e iba a empezar a andar cuando él la tomó por el brazo y la detuvo.

¿Por qué? ¿Acaso no estaba tirando a la basura todo su esfuerzo por encontrar a Roció acercando a su amiga hacia sí mismo y abrazándola?

Quizá lo que él necesitaba era que le dijeran que el amor a un recuerdo no es perfecto.

El amor se construye de convivencia, de compartir experiencias y solucionar problemas con otra persona. Amar un recuerdo es idealizar, pues no permite errores en la inconsciencia de la memoria; sin embargo, el amor es más que idealización.

Él se percato de lo que sentía por ella y por qué lo sentía, y eso era todo. ¿Simple? ¿Sin mayor problemática? Sí, ¿y por qué no habría de serlo así? Sí es exactamente así como es el amor más puro.

18 de Abril de 2018 a las 02:49 1 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
LJ Febres LJ Febres
Hermoso...
22 de Abril de 2018 a las 17:07
~

Historias relacionadas