Noche de arte Seguir historia

V
Victor J. Vega


Las noches pueden llevar a cabo sorpresas inesperadas llenas de fantasía y realidad. Noche de arte es una de ellas.


Cuento Todo público. © Todos los derechos reservados

#gym #noche #microcuento #luna
Cuento corto
3
5508 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Noche de arte

Era una noche cálida de verano, en la cual una luna resplandeciente iluminaba todos los parajes que tenía a su alcance. Los árboles se mecían ondeados por una suave brisa, y los ululatos de las lechuzas se sobreponían a las estridulaciones de los grillos. 

Uno de esos rayos penetraba por la enorme cristalera del salón del chalet de Tom. Eran las cuatro de la mañana, pero él se mantenía despierto, aprovechando cada segundo que tenía por delante. Tom llevaba pintando desde hacía algunas semanas un lienzo de gran dificultad y enorme calidad, mostrando una vez más el artista que llevaba dentro. El lienzo le había sido encargado por el conde Smith, gran aficionado a colocar en su palacio obras de temática nocturna, y siempre con una pizca de lugubrismo impregnados en ella. 

Ahora Tom estaba terminando de dar sus últimos retoques a la luna que vislumbraba con pincel de punta fina. Volvió a impregnarlo en la acuarela de amarillo pálido que había creado para proveerlo de mayor intensidad, realizándolo con gran concentración y maestría.

De repente, se escuchó el chirrido de una puerta. "No puede ser", pensó Tom. Él vivía sólo en aquel paraje, sin nadie alrededor en cinco kilómetros a la redonda, un lugar perfecto para poder concentrarse en el arte de la pintura. Meneó la cabeza, y siguió con su tarea. Unos segundos más tarde, nuevamente volvió a escuchar el mismo chirrido, esta vez con mayor intensidad.

Tom, esta vez más asustado, cogió el candil que tenía encima de la mesilla por una mano, agarrando en la otra un grueso bastón que utilizaba cada vez que hacía senderismo por el monte. Bajó con cuidado los escalones de madera, desgastados por el tiempo, a la planta de más abajo. Miró cuidadosamente todas y cada una de las puertas, hasta que descubrió la causante de semejante susto: la puerta de la cocina. Sus bisagras estaban oxidadas, y la brisa moderada que rodeaba a aquella noche veraniega habría creado una corriente que había provocado todo aquel episodio.

Más tranquilo, Tom volvió a subir las escaleras para proceder tranquilamente con su pintura. Al llegar, en cambio, se quedó pálido. El lienzo había desaparecido. Desesperado, Tom se puso a buscarlo por todos los rincones, buscando signos que le llevaran a la clave de su desaparición. La ventana permanecía cerrada e intacta, no había rastro de pisadas por la alfombra, no había nada roto o descolocado... simplemente no había nada, se había evaporado como si del humo de la lumbre se tratara. Tom no pudo reprimir las lágrimas, desconsolado por ver que todo su esfuerzo había sido en vano. 

Mientras tanto, entre los árboles que se encontraban en el lado opuesto del chalet, alguien corría raudo como un rayo iluminado por la luna llena que se encontraba encima de sí. Ese alguien parecía tener forma humana, pero permanecía escondida por un gran pelaje gris, y no lo hacía a dos patas, sino a cuatro. Llevaba entre sus afilados dientes una tela algodonada que envolvía un cuadrilátero blanco; era el lienzo de Tom. 

Aprovechando la atracción provocada por el movimiento provocado de la puerta, el hábil licántropo había subido silencioso a la habitación donde se encontraba el cuadro, lo había asido a su dentadura con cuidado de no dañarlo, y había saltado por la ventana abierta de la habitación contigua hacia el exterior. Todo esto, en tiempo récord.

Eran casi las seis de la mañana, y el lobo llegaba a su destino. En ese momento, un rayo de luz iluminó su rostro. En ese momento, el pelaje desapareció, las patas pasaron a ser palmas, plantas y brazos humanos, irguiéndose en bipedestación y con la piel totalmente desnuda, convirtiéndose en un humano completo. 

Se trataba nada más y nada menos que del conde Smith, regresando al palacio nuevamente.

2 de Abril de 2018 a las 16:13 6 Reporte Insertar 3
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
CharmRing CharmRing
oh, eso no me lo esperaba! vaya con el conde
31 de Agosto de 2018 a las 16:30

  • V V Victor J. Vega
    Nuevamente, me alegro que te haya gustado! El final fue realmente inesperado, verdad? xD 2 de Septiembre de 2018 a las 12:55
Gaby Dussán Pavía Gaby Dussán Pavía
Hola! Me ha gustado mucho la historia, creo que pudiste involucrar los elementos requeridos de una forma muy sutil. La historia engancha rápidamente y hace que mientras uno se la imagina, pueda pasar cualquier cosa, lo cual la hace emocionante e interesante. Lo único que me quedaría de pregunta sería por qué si él le pidió que hiciera tal obra de arte, se la llevaría de esa forma, tan misteriosa. Muy bueno, saludos!
7 de Abril de 2018 a las 21:36

  • V V Victor J. Vega
    Hola! Muchas gracias por haberla leído, y por haberla comentado. Me alegra mucho que te haya gustado :). En cuanto a tu pregunta, estuve pensando en las razones que pudieron llevarle a ello; una de ellas es que fuera un hombre tacaño, ávaro. Si terminaba del todo la obra y se presentaba en la casa del conde, tenía que pagarle la obra por honor. La segunda de ellas es por la pura adrenalina de hacerlo, un hombre aventurero que le gusta el riesgo, especialmente cuando se convierte en (hombre) lobo, sacando su lado animal. Muchas gracias nuevamente, saludos! 8 de Abril de 2018 a las 03:41
Roxana B. Rodriguez Roxana B. Rodriguez
¡Hola! ¡Jo! Que me has hecho pensar que iba a acabar en una historia de terror con ese chirrido de la puerta y el lienzo desaparecido ¡me encantó! Muy bien redactado y de lo más interesante, que he sufrido con ese lienzo desaparecido, que sí duele perder así todo el trabajo. No me imaginaba que el conde podría ser un licántropo y que estaba tan ansioso por ver la obra. Excelente. ¡Gracias por sumarte!
2 de Abril de 2018 a las 21:49

  • V V Victor J. Vega
    ¡Hola! Me alegro de que te haya gustado. La verdad es que me ha gustado mucho el reto que has propuesto, pensé en como enlazar las palabras unas con otras... y el resto fue saliendo solo. Lo que más me costó fue el final, porque no sabía como enfocarlo pero bueno... ¡algo salió! Gracis por poner retos como este, por haberlo leído y por decirme que está bien redactado :). 3 de Abril de 2018 a las 10:13
~