Mi chico ideal Seguir historia

miliky-o. Inma Omogo

Y cuando pensé que ya me conocía lo suficiente; que ya había aprendido lo que me gustaba y lo que no de un chico; que ya por fin se estaba definiendo mi personalidad; justo en ese momento llegó él y tuve que reformulármelo todo de nuevo. Y es que a veces el amor llega sin tocar a la puerta y entra sin pedir permiso.


Romance Todo público.

#amor #juventud #primeramor
1
5.9mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

PRÓLOGO

Laura y yo nos dirigíamos a la sala de actos de nuestro colegio, donde nos habían preparado una fiesta de despedida por haber acabado primaria. Era el último día que estaría en aquel lugar, rodeada de todos mis amigos y profesores, que en mayor o menor medida, habían estado conmigo durante estos 6 años y tenía que disfrutarlo al máximo.

Lo gracioso es que, no sé cómo ni porqué, acabé enfadada sentada en un rincón de la sala, mientras la música sonaba y todos mis compañeros estaban bailando y jugando. Intuyo que me peleé con alguien... ¿con Laura quizá? y para colmo el niño que me gustaba había empezado a salir con una niña de clase. Un clásico, eh. Pero lo bueno es que no mucho después, dejó de gustarme, así que afortunadamente no me duró demasiado la desilusión.

Siempre me había preguntado cómo me gustaban los chicos y, hasta entonces, parecía haberlo tenido siempre bastante claro: el típico alto, rubio, ojos azules…sí, me avergüenza admitir que era de esas. Con 12 años recién cumplidos no te parabas a pensar en que unos ojos azules no bastaban para sentir algo por alguien, que había más. Bastante más, de hecho. Pero yo en ese entonces no lo sabía.

Pronto iba a comenzar la ESO y muchos sentimientos me abordaban. Los nervios por no saber que me depararía aquella nueva etapa en la que estaba a punto de adentrarme y que duraría cuatro años, la tristeza por no volver a compartir clase con muchos compañeros de primaria y a la vez alegría y alivio por saber que iba a estar con muchos otros que iban a ir al mismo instituto que yo; incluida mi mejor amiga Laura, así que no me tenía que preocupar de no conocer a nadie. Pero todos esos sentimientos de repente se vieron eclipsados por el entusiasmo. ¡Madre mía,  que iba a empezar EL INSTITUTO! ¿Me gustarían las nuevas asignaturas? ¿Serían más difíciles? ¿Haría más amigos?¿Cómo serían los profes?, ¿Qué me iba a poner el primer día?, ¿Era el insti tan guay como lo pintaban en las películas?...y lo más importante: ¿Es ahí donde conocería al amor de mi vida? y si es así ¿Sería como siempre me lo imaginé? La respuesta a estas dos últimas preguntas es un rotundo sí y un no con matices. No era mi prototipo de chico ideal, almenos físicamente; sin embargo, he de confesar y avanzo, que ha sido la persona que más he querido en mi vida, a parte de mi familia, claro está. Pero yo aún desconocía totalmente este hecho y solo me quedaba esperar a que pasara aquél verano para ir obteniendo respuestas.






30 de Marzo de 2018 a las 01:19 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo 12 de septiembre de 2011

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión