Sicario Seguir historia

matchmoon Match Moon

Un sicario condenado a muerte viaja desde el pueblo en donde creció hasta la cárcel y, en el viaje, intercambia opiniones con el chofer respecto a la vida y la muerte. La justicia y el amor. Historia basada en Still Breathing de Mayday Parade: "And I've never been this scared. And my moment's finally here"


Crimen No para niños menores de 13. © Still breathing by Mayday Parade

#muerte #reflexiones #parade #mayday #lgtb
Cuento corto
4
6216 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Still Breathing

— ¿No se le ocurre por qué pueden haberle condenado a muerte?
Sacudí la cabeza, el chofer buscó mis ojos a través del espejo retrovisor. Le conté que siempre había sido así, mi padre se levantaba temprano y me llevaba consigo a cabalgar por el monte. Éramos muy unidos.
— ¿Cómo empezó todo?
Mi padre me había dicho que no dijera ni una palabra pero los guardias estaban durmiendo, uno a cada lado del asiento trasero, y no había nadie más que el chofer y yo. Ezequiel era joven, tenía unos pocos mechones rojizos entre las cerdas oscuras y pecas en sus tersas mejillas de porcelana.
— No hay principio y final. Siempre estuvo bien degollar a los pollos para comerlos en el almuerzo o carnear al cerdo que disfrutábamos en navidad. ¿Come usted cerdo, amigo?
El chico asintió.
— Nosotros también. Otras veces los vendíamos, papá ganaba dinero a costa de criaturas que no podían defenderse y yo crecí asumiendo que eso estaba bien. Que el más fuerte tenía ese derecho.
— ¿Cree que esta bien que los que lo atraparon finalmente se deshagan de usted?
— Sí, pero si pudiera escapar, lo haría. Papá decía que la naturaleza funciona así. Cazar, escapar.  Y, cada vez que veía a mi alrededor, cada planta, animal... siempre le daba la razón. Por eso no puedo entenderlos.
— ¿Qué es lo que no puede entender?
— Que se manejen con tantas leyes. Que se las aprendan, que las acaten. Por los pollos nos daban una suma escasa, pero por las personas... Eso sí que se pagaba bien.
Él me pidió que dejara de hablar de ello cuando empecé a explicarle los procedimientos. La metodología de la muerte. Ezequiel era un tipo sensible. Se le había ensombrecido el semblante, tuvo que detener el vehículo para salir a vomitar. Lo esperé.
— Las leyes son necesarias—. Dijo cuando regresó, pero no arrancó inmediatamente. Había dejado la puerta abierta para que entrara aire, la luz de la luna trazaba formas en su rostro de ángel—. No existe justicia sin leyes.
— ¿No cree que el tipo de justicia que ofrecen esas leyes se limita a privilegiar únicamente a la persona que las escribió?
Se volteó y nuestras miradas se cruzaron. Por primera vez, el muro impenetrable que había del asiento delantero al trasero pareció difuminarse hasta desaparecer por completo y, aquel al que le pagaban por trasladarme, ya no parecía tan ajeno a mi como lo había sido hacía unos minutos. 
— Sería justo que contemplaran a todos—. Objeté.
Soltó la risa. Una carcajada tímida, escondida tras la palma de su mano.
— Sus palabras no dejan de sorprenderme, jamás diría que podrían salir de la boca de un asesino a sueldo.
— Usted no parece conocer mucho de lo que sale de nuestras bocas, si me permite podría enseñarle.
Apartó la mirada más que rápido y cerró la puerta con un estruendo que despertó a los guardias. Enseguida aceleró, con los músculos del cuello tensos. Era todo lo que podía ver desde atrás ahora que se había volteado. 
24 de Marzo de 2018 a las 20:57 2 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

Match Moon Además de escribir y leer, disfruto de actuar, cantar y componer. Creo que la lectura nos hace eternos, que se puede crecer como persona intercambiando anécdotas y pedacitos de nuestra esencia. Llegamos hasta aquí por trabajar juntos, por hacer un esfuerzo por entendernos y disfrutarnos. Me parece que esa es la clave.

Comenta algo

Publica!
AV Antony Vilcapoma Valer
wow como lo haces? esta genial
8 de Agosto de 2018 a las 22:47

  • Match Moon Match Moon
    Gracias!! De verdad me hace muy feliz que te guste :D 8 de Agosto de 2018 a las 23:11
~