Que la música nos guie Seguir historia

roxanab Roxana B. Rodriguez

Partituras, pentagramas, solfeos. Hombres, mujeres, niños, hasta espíritus. La música es capaz de unir y transmitir emociones en el mismo idioma: el de los sentimientos. Antología de cuentos con un único enlace: la música.


Cuento Todo público. © @roxanab

#Concierto #Cuentos #Música #Partitura #Magia #Violín #Piano
4
6519 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

La tristeza del violín


El violín esconde un alma triste, una tristeza recurrente con tintas de vocación. Quizás, también sea una persona triste de vocación al verme fascinado por este instrumento. Creo que con la tristeza viene la sabiduría; hemos vivido, dado todo; amado, perdido; hemos creído en alguien y perdido la confianza. La tristeza está llena de experiencias. La tristeza está llena de fracasos. La tristeza está llena de días felices que se fueron. El arco del violín lo sabe, lo intuye y al apretar los dedos contra las cuerdas y el diapasón, la armonía menor que sale de sus cuerdas lo confirma. Confirma en un lastimero sonido su tristeza.


Cualquier escala menor da tristeza, pero en mi violín, hasta la escala mayor se deprime sin vergüenza.


Aprieto más la mentonera contra mí y lo dejo llorar mis penas en una improvisada sucesión de notas. El crepitar de la madera en la chimenea suena como primera voz. Tibio, retraído, explotando chispas como si nos pusiéramos de acuerdo.


El violín tiene vocación de triste porque compone con el corazón roto y aunque el arco simule una sonrisa, la tristeza se palpa en su voz como atragantada por las lágrimas. Duele en el tablón, las costillas, el puente y el afinador. Retumba y explota en una última vibración.


Tal vez será su voz. Tal vez, será la mía. Tal vez, es sólo mi alma que se esconde entre sus cuerdas. El violín tiene vocación de incomprendido, ambos tenemos almas de solitarias.


Hecho un leño nuevo al fuego, el violín al cuello empieza a llorar en la noche helada y mientras rasgo sus cuerdas con la suavidad de las yemas. Para la tristeza basta un poco de empatía, y la suya y la mía son parecidas.


El violín tiene vocación de triste porque compartimos la tristeza.


16 de Marzo de 2018 a las 02:51 6 Reporte Insertar Donar 2
Leer el siguiente capítulo Por culpa del paraguas

Comenta algo

Publica!
Carlos Noreña Carlos Noreña
Qué bella manera de personificar el instrumento con los sentimientos que nos embargan escuchando la música y también con los sentimientos que el compositor o ejecutor quiere poner en su música. Este relato me hace revivir muchos momentos musicales.
18 de Marzo de 2018 a las 21:43

  • Roxana B. Rodriguez Roxana B. Rodriguez
    ¡Qué gusto que lo hayas disfrutado! Mucho más que te haya hecho evocar recuerdos musicales <3 ¡Un abrazo! 1 de Abril de 2018 a las 13:51
RM Rodio Molina
Me encantó como describiste aquel momento en que las lagrimas no brotan de tu cara, si no que las expresa la melodía, aquella melancólica tonada que solo quiere resonar en todos los lugares para agotarse y volverse nada. Lastima que sea tan difícil votarlo todo.
16 de Marzo de 2018 a las 11:58

  • Roxana B. Rodriguez Roxana B. Rodriguez
    La música puede ser realmente inspiradora y una gran fuente de desahogo <3 aunque a veces, sacar todo eso puede ser más dificil de lo que se espera. ¡Un abrazo! 1 de Abril de 2018 a las 13:51
Gisela "Bleiÿ" Brito Gisela "Bleiÿ" Brito
Oh, que impresionante. El violín siempre ha sido uno de mis instrumentos favoritos y me encanta el sonido que hace. Me dejaste fascinada con este relato. Es un hermoso inicio para esta antología, ya deseo disfrutar de los próximos cuentos. (*w*)
16 de Marzo de 2018 a las 00:09

  • Roxana B. Rodriguez Roxana B. Rodriguez
    ¡Gracias! Me gusta mucho el instrumento, aunque suena triste, es algo que me echa para atrás y da lugar a etos relatos <3 Gracias por seguirla ¡Un abrazo! 1 de Abril de 2018 a las 13:51
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión