frederick-morales1641899356 Frederick Da Silva

Doce horas, cinco pistas, tres oportunidades, una filosofía de vida.


#12 en Cuento Todo público.

#elviajerodeltiempo
Cuento corto
33
6.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Mi Historia

Mis padres tienen la vieja costumbre de la personalidad en el nombre. Yo pensaba que esto eran tonterías, hasta que un día descubrí que mi nombre tenía mucho que ver conmigo.

Soy Dante y esta es mi historia.

Una luz emana entre mis párpados, un rayo de sol cubre mi cuerpo semidesnudo, abro los ojos para ver donde me encuentro, para mi sorpresa, todo había cambiado «Qué pasó?», me pregunto mientras buscaba la manera de cubrir mi desnudez, «Dónde estoy?», me cuestiono mientras miro a todos lados, un lugar desolado, solo mi cama esta inerte, todo lo demás había sufrido severos cambios, por mi conocimiento en historia, parecía la época del renacimiento.

Salgo de aquel lugar con algo de telas que encuentro tiradas en el suelo, camino por una calle llena de candeleros con postes de madera, el aire está tan fresco, el sonido de los carros no se escucha, en su lugar, oigo a unas cuadras el galope de un caballo con carruaje, el que va conduciendo al équido: con una vestimenta clásica, un sombrero elegante sobre su cabeza, un monóculo en su ojo izquierdo y una barba muy poblada. No parece un tipo normal, con cortes fade o tatuajes.

Salgo del lugar, choco con un tipo, era un sujeto de mediana edad con un elegante atuendo, aunque anticuado, me saluda.

—Hola Dante, que gusto verte aquí —contesta el anciano, parece conocerme.

No tengo otra opción, debo aprovechar la oportunidad.

—Mi nombre es Elam, mucho gusto, joven —extiende su mano para saludarme.

Arqueo una ceja y no correspondo al saludo.

—¿Qué está pasando aquí?, ¿en dónde estoy?, ¿por qué no hay internet?, ¿por qué la gente se viste tan ridículo?

El hombre sonríe, mostrando unos dientes de oro, apoya sus manos arrugadas sobre el pomo de su bastón en forma de águila.

—Anda, debemos irnos, ahí vienen —advierte el anciano.

Yo volteo a ambos lados pero no logro observar nada.

—¿Huir de qué?

El hombre me toma de la mano y me lleva a un bar, pensaba que el lugar estaba lleno de reggaetón, pero en su lugar solo veo a un sujeto con canas entretejidas tocando un piano, me parece conocido.

—Dante, él es Beethoven, no te esfuerces por hablarle, es sordo —me explica Elam, toma asiento y se pone una gabardina negra cubriendo su rostro. El me da otra—. Póntela, nadie debe verte.

—¿En qué fecha estamos, Elam?

Él me sonríe de nuevo —estamos el año 1890—. Yo me quedo boquiabierto.

Unos hombres con túnicas negras entran al bar, con un tipo de armamento antiguo pero letal, va mesa por mesa buscando algo, o quizás, me buscan a mí.

Un escalofrió recorre mi cuerpo y baja hasta mi estómago, me dan ganas de ir al baño pero me contengo, no puedo dejar de juguetear el plato sobre la mesa, inhalo y exhalo desesperadamente, el sudor recorre mi rostro. Elam, por su parte, no se inmuta, solo da un sorbo a su bebida sobre una jarra grande de vidrio.

Uno de ellos se dirige hasta nosotros, levanto un poco la mirada y logro ver un símbolo en el pecho del sujeto, era el símbolo del infinito. Siento una presencia atrás de mí, una mano toca mi hombro y yo me pongo helado, miro hacia Elam y sus ojos están puestos en el hombre que me tiene agarrado.

—Elam, ¿Por qué nos has traicionado? Ahora lo pagarás muy caro —dijo el encapuchado.

Una chica aparece y con un medallón que ciega mi vista por un momento.

Al abrir mis ojos veo un hermoso rostro, con unos ojos sublimes, «¿Estaré en el cielo?», me preguntaba. Yo intento conquistarla con unas rimas al puro estilo de Eminem, pero ella solo se echa a reír. Se levanta y me lleva a un jardín con una cápsula de vidrio, en medio, un piano, ella me enseña a tocarlo y cantar juntos.

Me atrevo a decirle como se llama.

—Mi nombre es Almita.

—¿Qué significa eso?

—Cada nombre tiene su significado, verás, el mío quiere decir poco tiempo.

Yo quería saber por qué le pusieron ese nombre, hasta después entendí, algo que partió mi corazón, al pasar el tiempo con Elam y Almita, me sentía libre, sin internet, videojuegos, había un sinfín de libros por leer, cultura por estudiar. Entendí por qué hombres como Leonardo Da Vinci, Picasso, Beethoven, Mozart, William Shakespeare, fueron los hombres que leí en mis libros de historia.

Los hombres del símbolo del infinito estaban reunidos, con un hechicero que abrió un portal de espacio-tiempo, el cual me había transportado a su época. La organización se hace llamar Cronos, su líder es el mago llamado Bashiri, un temible árabe con poderes de magia oscura.

Yo busco la manera de regresar a mi época, aunque en el fondo, anhelaba pasar más tiempo con Almita, su sonrisa, la manera en que ella se peina afuera en la ventana de su cuarto medieval, nunca había conocido a una mujer así, modesta, sincera, lectora e inteligente.

Mi tiempo con ella me hizo sentir algo especial, me había enamorado de otras chicas por su físico o por sus cosas materiales, pero ella era distinta, me enamoré de su esencia. Y ella, ella sentía lo mismo.

Fui a unos escalones que conducían en el cuarto secreto de Elam, cuando veo unas letras en latín Determinism, no tengo que ser un experto en latín para traducirla, decía «determinismo».

—No hay cosa como el libre albedrío, todo está predeterminado a suceder, Dante. Un suceso le sigue a otro, y así tú y yo somos, seres con vida, pensantes, seres contingentes que dependemos de otros para existir.

—He estudiado algo de eso en mi clase de filosofía. Pero hay algo que no es contingente y es el tiempo.

—Depende de qué lado lo veas, muchos dicen que el tiempo es relativo, otros absolutos.

—Y hay otros que creen que el tiempo no existe.

Ambos nos echamos a reír un momento, en ese instante de química, sus ojos brillaban como nunca. Ella se acerca a mí y nos besamos.

—Lamento interrumpir su momento especial —intervino Elam.

Nos sentamos sobre una mesa redonda, como el rey Arturo y sus caballeros, me siento poderoso a lado de la chica que amo y un extraño que comenzaba a carme bien.

—Tenemos problemas, la Organización Cronos ha llamado a Bashiri, un temible hechicero capaz de distorsionar la línea del tiempo...

—Espera ¿Él fue quien me hizo esto? —interrumpo las palabras de Elam, quien me ve con una mirada seria.

Una carta le hizo llegar a Elam, la cual abre y nos lee :—Elam, sabemos que tienes al joven escondido en tu castillo, si no lo nos entregas, será muy tarde—. Yo le arrebato la carta entre sus manos y leo una posdata que decía: sine tempore, «Atemporal».

—¿Por qué está escrito atemporal en latín? —pregunto yo para recibir alguna respuesta.

—Lo atemporal no forma parte de nosotros, ni de la materia o el espacio, se trata de un ente abstracto como Dios o...

No recibo respuesta.

Los tres salimos del catillo y montamos en un carruaje hasta llegar a la capital de Londres.

Una secta nos viene siguiendo el paso. El color del cielo se dibuja de un color marrón, como si el firmamento sangrara y su ira cayera sobre nosotros, un gran portal de luz se divisa frente a nuestros ojos. Elam preocupado me advierte que debo resolver unas pistas antes de la media noche, con solo tres oportunidades, si fallo, será el fin para mí y a todo lo que conozco como existencia.

Bashiri aparece delante de mí, con su capucha negra cubriendo su rostro, una espesa barba se asoma entre la sombra de su vestimenta.

—Tu vienes conmigo —señala con su dedo.

Cuando volteo del otro lado, Elam lanzaba una onda de luz, Bashiri hace lo mismo y ambas energías chocan produciendo una onda expansiva que nos empuja hacia atrás.

Abro los ojos, me encuentro en su guarida de la Organización Cronos, mira al frente y logro ver un inmenso reloj. Eran las 10 de la noche.

Dos horas para resolver el misterio.

—Tienes que resolver las pistas, ya se te han dado tres, pero te faltan otras dos.

Yo solo veía las manecillas del reloj avanzar y no he había resuelto nada. Solo quería saber que le pasó a Almita y a Elam.

Bashiri me da la cuarta pista —Mira el reloj y dime en que realidad estamos—. Da vueltas alrededor de mí.

—Reloj... Realidad... ¡Lo tengo! Tiempo.

—Ahí tienes la cuarta pista. Pero solo has resuelto una.

Yo analizaba y me daba cuenta que todo estaba relacionado con el tiempo: determinismo, atemporal, nuevo, tiempo.

—Si junto estas palabras y uno las iniciales de cada letra, tengo ¿Mi nombre?

Ahora más que nunca daba credibilidad a los significados de los nombres. Mi nombre es Dante, que significa: atemporal, fuera del tiempo. Pero faltaba una letra, miro al reloj y veo un nota que dice: la última pista.

Veo una simple manecilla indicando las cinco en número romano.

Mi intelecto se hizo presente y deduje que era la quinta letra, junto a la quinta pista, la E.

—¿Cuál es la respuesta a la letra E? —me pregunta Bashiri.

—Eterno, si todo tiene que ver con el tiempo, la palabra es eterno.


Determinismo.

Atemporal.

Nuevo.

Tiempo.

Eterno.


Elam parece frente a mí —¿Qué has aprendido durante tu viaje—. Me susurra en el oído.

Miro el reloj, eran las 11:50, un terremoto colapsa parte del edifico donde estamos. La cuenta regresiva estaba en marcha.

Giro por todos lados, encuentro a Almita y la tomo de la mano, ella se va desvaneciendo poco a poco, logro darle un beso.

—Te amo y siempre te amaré. Por cierto mi nombre significa: poco tiempo.

Ahí comprendí porque se llamaba así, y lo duro que fue para mí decirle adiós a una chica que jamás podré encontrar en alguna otra parte del tiempo.

11:55.

Recuerdo lo que aprendí, del determinismo que el libre albedrio queda de lado, como ahora con la partida de Almita ¿Qué pude hacer yo para impedirlo? Me cuestioné la idea de que todo es acto de voluntad propia.

Luego la palabra atemporal, que esta fuera del tiempo y no se rige por las reglas del universo. Lo que me hizo pensar en que existe un ser intrínseco que no necesita de otro para su mera existencia.

Nuevo... Un proceso de cambio en el tiempo, una renovación. ¿Algo vendrá después de nosotros? Lo pasado queda en el olvido, y con ello lo nuevo florece.

11:58.

Tiempo, la realidad en la que tú y yo nos encontramos ahora, nos regimos por una ley universal. ¿Nosotros hemos controlado el tiempo? ¿O es el tiempo el que nos controla a nosotros?

Eterno, la última pista que conforma mi nombre.

Algo que existe desde siempre, sin principio ni fin. ¿Pero no es el tiempo eterno? ¿Y si lo es, porqué tiene comienzo? ¿Qué es lo eterno en esta pista si no es el tiempo?

12:00.

Mi oportunidad se fue, pero me quedaban dos, intento resolverlo con la vida, pero esta también tiene un inicio.

Silencio...

Elam me mira decepcionado, Bashiri sonríe.

Elam me mira por última vez —tienes otra oportunidad, pero esta vez, te consedo el puesto de controlar el tiempo.

—¿Quién eres tú?

—Yo soy el mismo tiempo. Bashiri es la longevidad, la edad.

—Te haré esta pregunta y quiero que respondas con sabiduría. ¿Si tuvieras la oportunidad de viajar al pasado? ¿A quién irías a ver?

Conmigo mismo, cuando era niño.

—¿Por qué?

—Para decirle que si puedo, que soy alguien importante y que valore el tiempo y a las personas a su alrededor.

—Concedido.

Y así, no pude resolver el acertijo. Hay cosas que quizás nunca tengas respuestas en esta vida. Lo que aprendí fue a valorarla ahora que yo no existo, solo seré un ser más hecho polvo, que un día será olvidado, pero cuando leas esto, quiero que pienses ¿Si tuvieras la oportunidad de encontrarte con tu niño o niña del pasado ¿Qué le dirías?

Vivimos en una consecuencia hecho por nosotros mismos, a veces demasiado pesado, y no fue grato ver aquel niño desamparado. Pero ahora todo tiene un sentido ¿Estás listo para cambiarlo? Entonces... Lucha.

20 de Mayo de 2023 a las 05:06 10 Reporte Insertar Seguir historia
13
Fin

Conoce al autor

Frederick Da Silva Soy Frederick Da Silva, un escritor independiente; a través de este espacio quiero compartirles mi pentalogía: Mónica El Legado Prohibido, del universo Fallen Angel. puedes ver mi audio libro en YouTube en el siguiente link. https://www.youtube.com/channel/UC128Qr5rg9rUeUhaIPT9NEQ

Comenta algo

Publica!
Carolina Satoru Carolina Satoru
Hermoso, gracias por escribir algo tan reflexivo.
May 24, 2024, 18:52
Camila Sd Camila Sd
Wow me encanto mucho 😍😍
May 12, 2024, 01:05
Stiven Eliu Stiven Eliu
😶🫡
December 21, 2023, 02:20
ET Elizabeth Tebalan
Lo mejor que he leído en toda mi vida ❤️
October 18, 2023, 04:25

  • Frederick Da Silva Frederick Da Silva
    Muchas gracias por tomar tiempo en leer mi historia. Te recomiendo leer mi otra novela corta: El Último Vals (Lyaksandra) December 24, 2023, 07:19
Abraham Guacurari Abraham Guacurari
<3
September 08, 2023, 09:23
Marco Campos Marco Campos
Un trabajo muy bueno.
July 16, 2023, 23:29

  • Frederick Da Silva Frederick Da Silva
    Muchas gracias por tomar tiempo en leer mi historia. Te recomiendo leer mi otra novela corta: El Último Vals (Lyaksandra) December 24, 2023, 07:17
Jennifer Cruz Jennifer Cruz
Increíble enseñanza y metáforas del tiempo.
May 20, 2023, 07:06
Frederick Da Silva Frederick Da Silva
Esta historia se la dedico a mi mejor amigo: Abraham Ramos Cortes por inspirarme con sus palabras con esta historia.
May 20, 2023, 05:39
~