EL MARAVILLOSO MUNDO DE LAS HADAS Seguir historia

pigonzalez PI Gonzalez

Dicen que en el mundo hay cosas que no conocemos... Dicen que en el mundo las hadas no existen... Pero, si hay cosas que o conocemos en este mundo ¿Conocemos que dicen que las hadas no existen?


Fantasía Todo público. © DERECHOS RESERVADOS

#FANTASÍA #EL MARAVILLOSO MUNDO DE LAS HADAS #HADAS #CUENTO #FARSA #ROJO #PERLA
Cuento corto
3
6930 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

EL MARAVILLOSO MUNDO DE LAS HADAS


EL MARAVILLOSO MUNDO DE LAS HADAS

Dicen que en el mundo hay cosas que no conocemos...
Dicen que las hadas no existen... 
Pero si hay cosas que no conocemos en este mundo... ¿Como es que dicen que las hadas no existen? 
Les contaré una historia, un cuento algo que a mí me pasó:
Todas las noches mi madre me acurrucaba en su regazo mientras me leía un libro titulado "El maravilloso mundo de las hadas" En el libro decía: que las flores eran hadas, unas poderosas, e inteligentes seres mágicas, decía que, cuando llegaba la noche se transformaban, que del centro de la flor nacía la cabeza, los pétalos eran sus vestidos y sus alas, el tallo era, sus largas y delgadas piernas, y de las raíces se formaban sus pies. 
Ellas tenían una misión, la más bella de las misiones, que era decidir el clima que habría al día siguiente. Si sería nublado o estaría soleado, si nevaría, o empezaría una sequía. Todas las noches abría la ventana de mi habitación, esperando… esperando a que una de ellas entrase, jamás ocurrió. Yo (como cualquier niña) deje de creer en semejantes disparates, incluso llegué a quemar el horroroso libro, que me hacía sentir tan absurda. Pero en una madrugada en particular, sucedió que tuve un sueño, soñé con ellas… curiosamente estaba parada ante mi cadáver, pero a pesar de saber que era mío, no lo reconocía. Las hadas me ayudaban a buscarlo, llamaba a mi cadáver sin cesar, sin obtener respuesta. Entonces, en medio de ese sueño infernal, algo me despertó, algo llamaba a mi ventana…
Me levanté, un tanto desconcertada, mi pecho latía con furia avisándome que mi sueño no había sido una casualidad. Fui a ver de qué se trataba... Era un hada, estaba delante de mi, tan magnifica y radiante... Ella me miró mostrándome sus verdosos dientes y dijo: —Sígueme— No pude objetar, mi anhelo de conocer un hada se estaba volviendo realidad, cualquier rastro de precaución desapareció enseguida. Tonta e ilusa, así sin más, la seguí. 
Dejé que me guiara por las calles empedradas de la villa, hasta que dejó de haber calles. Llegamos a campo abierto, el cual, estaba plagado de hadas... La que me acompañaba se acercó a mí sacándome de la abstracción en la que me encontraba y con ojos inocentes dijo: --Como bien sabes, tenemos una misión... la cuál es decidir el clima de mañana. Verás, cada veinte años hacemos el amanecer más precioso... –Expresó emocionada, haciendo que su voz se convirtiese en un molesto chillido --totalmente rojo. Este año queremos lucirnos más, y deseamos que nos ayudes 
—Claro que lo haré —respondí encantada. ¿Como podía haber quemado el libro? Ellas eran tan generosas... ¡pedirme semejante honor!  El hada llevó su mano al bolsillo… 
—¿Y de qué manera les ayudaré? —pregunté siendo presa de la curiosidad. 
—Oh. No te preocupes no es nada complicado… —Respondió el Hada, sacudiendo la mano que no estaba en el bolsillo de su vestido, quitándole importancia. 
—Pero… —Comencé a decir, con el temor volviendo a mí. —¿Qué lleva en el bolsillo? —cuestioné. 
El hada sonrió nuevamente, entonces cuando extrajo el contenido, sus ojos ya no me parecieron tan inocentes, pues sin entender nada, me quedé ahí plantada, como si mis pies fuesen los que estaban hechos de raíces… Mi querida amiga se acercó a  mi con paso amenazante, las demás siguieron detrás, pronto me vi rodeaba por muchas de ellas y la anfitriona de aquel aquelarre procedió a clavarme el precioso cuchillo una y otra vez... 
Aún recuerdo, como mi cuerpo fue lanzado al sol, como mi sangre hirvió, y mis huesos se derritieron... Veía cómo mi cadáver formaba parte de todo el espectáculo… ¿Y mi alma? Pérdida en alguna parte… Lloraba, gemía, gritaba y exigía que se detuviesen, deseaba volver a mi cuerpo, pero este solo sangraba, y sangraba, tiñendo el sol de rojo, y este al cielo…  gente en lo bajo miraba asombrada, mientras les exigía ayuda que nunca llegaría... Pero amigos míos, no se preocupen, pues esto también ocurrió en el sueño. Recuerden: las hadas si existen, por lo menos, en nuestros sueños.





Hola, si te a gustado este cuento te invito, a leer la historia que desencadenó este cuento, la cual podrás encontrar en mi perfil. Se titula SED DE ESPERANZA, y este cuento se desarrolla dentro de esa historia. 
Muchas gracias por tu visita, te invito a pulsar el corazoncito y seguirme. Saludos de México. 
Escribe: P.I.González.

28 de Febrero de 2018 a las 02:14 5 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Nochan Gomez Nochan Gomez
La premisa es buena, pero revisa un poco más a fondo tus textos (hay algún fallo que puede empañar la calidad de la narración).
12 de Septiembre de 2018 a las 12:58
Capitán  Pensante Capitán Pensante
Ha sido un cuento corto genial ;). Solo quiero aclararte que los diálogos se escriben con rayas largas, y no con guiones cortos o dos de estos. Saludos PI Gonzalez!
22 de Julio de 2018 a las 02:19

  • PI Gonzalez PI Gonzalez
    Gracias por tus consejos, saludos. 22 de Julio de 2018 a las 15:43
ME Martha Estrada
Me fascina este cuento, es hermoso y a la vez es dramático!!!
1 de Marzo de 2018 a las 20:39
ME Martha Estrada
Me fascina este cuento, es hermoso y a la vez es dramático!!!
1 de Marzo de 2018 a las 20:37
~