monserratvallemorin Monserrat Vallemorin

ūüĒě Elon es seducido por el Rey de Kobal y viene a la tierra con una misi√≥n clara, sin saber que el amor verdadero le espera en el coraz√≥n de un humano. Una Criatura de otro planeta, llega a la tierra con planes malvados, sin saber que su destino est√° arraigado en este mundo. Amor, Pasi√≥n, Maldad, Misterio, Un viaje interestelar que cambiar√° para siempre su manera de sentir d√°ndole a su existencia un nuevo sentido. El planeta Kobal y sus habitantes han sido castigados por dejarse seducir por el mal, Olam, el se√Īor del universo les ha revocado su inmortalidad. El despiadado Abaddon consigue en almas de humanos la salvaci√≥n para ellos, los monarcas del planeta en busca de salvaci√≥n emprenden un viaje a la tierra, usando a Elon, el hijo pr√≥digo de Olam c√≥mo instrumento para encontrar un humano de alma pura, aunque esto lo dejar√≠a condenado. Elon habiendo sido seducido por el rey Fra emprende la traves√≠a convencido de su misi√≥n, sin esperar que al llegar a la tierra se topar√° con Tadeo, la criatura cuya alma brilla con la fuerza de mil soles y que adem√°s tiene la ra√≠z de su vida dentro de su coraz√≥n, el viaje y sus acontecimientos dan lugar a una profunda metanoia en Elon, quien se enfrenta ahora a la inminente amenaza extraterrestre que acecha a Tadeo. Sumergidos en un amor intenso y profundo vivir√°n situaciones que los llevar√°n al l√≠mite. Advertencia de contenido +18. Estimado lector en esta historia encontrar√°s contenido sexual y/o violento que pudiera herir tu sensibilidad. Te recomiendo discreci√≥n.


#7 en LGBT+ No para ni√Īos menores de 13. © Joseglee Ojeda

#boyslove-aliens-elbienyelmal-lgbtq
142
6.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La Creación de Olam

Olam, se√Īor del universo cre√≥ la galaxia en el principio de los tiempos, gobernaba todos los planetas, hab√≠a dise√Īado criaturas especiales para cada uno de ellos, amaba todas sus creaciones pero sent√≠a una afinidad especial por Kobal, su primera creaci√≥n, era el planeta m√°s antiguo, uno formado por tierra y agua dulce, repleta de vegetaci√≥n que serv√≠a de alimento para los habitantes.

En el planeta habitaban dos tipos de Kobalens, los creados y los nacidos. Los primeros eran las criaturas originales creadas por el propio Olam a partir de plantas, qué inicialmente se componían de cuerpo y raigambre o raíz, y las segundas eran el producto del apareamiento entre las anteriores.

Otorgó a las criaturas de Kobal extraordinaria belleza, caracterizada por cabellos negro intenso, piel lozana, y ojos en tono verde pálido, para él eran la caracterización misma de la perfección, les premió además con el Don de la inmortalidad.

La gravedad que sostenía el planeta les halaba con una fuerza muy sutil, lo que les hacía desplazarse casi flotando por el piso con peculiar elegancia, sus cuerpos eran erguidos y delgados.

Olam dispuso vegetaci√≥n suficiente en cada Burgo para que los habitantes vivieran inicialmente, mas eran responsables de mantener y aumentar su cantidad en la medida que se reproduc√≠an. As√≠ como de dise√Īar y construir viviendas que les protegieran de los elementos y les brindaran m√°s comodidades. Kobal giraba alrededor del sol, pero quedaba tan retirado, que este se ve√≠a como un punto en el cielo, cada rotaci√≥n y traslaci√≥n del planeta tardaba cuatro veces m√°s del tiempo que tardaba la tierra, y solo durante un cuarto del lapso de la rotaci√≥n hab√≠a claridad, esos tenues rayos de sol eran suficiente para el crecimiento de las plantas, era un planeta mayormente nocturno y la temperatura era bastante baja.

Los Kobalens se alimentaban de vegetal y agua, poseían un corazón, pero éste hacía funcionar su cuerpo sin latir, y la sangre estaba contenida dentro de él, por lo que su piel era considerablemente pálida, sólo la criatura que encontraba a quien tenía su raigambre podría sentir latir su corazón, y su sangre fluir por su cuerpo.

Olam pon√≠a el raigambre de cada criatura en otra, lejana y desconocida, lo hizo para preservar la vida de la especie, pero si el destino permit√≠a que se encontraran entonces podr√≠an sentir el √©xtasis supremo, las emociones elevadas, los sentimientos m√°s intensos, lo que aunque parec√≠a un regalo del se√Īor del universo, y que ciertamente lo era, ven√≠a acompa√Īado de mortalidad.

Cuando un Kobalen encontraba a su raigambre, su vida se ataba ineludiblemente a quien lo poseía, y la vida de ambos, empezaba a extinguirse a partir de ese encuentro, mas separarse implicaba también la muerte ya que una vez encontrados no podrían alejarse uno del otro.

Las criaturas de Kobal fueron milenios después inspiración para crear a los humanos, poseían un cuerpo con tronco y extremidades superiores e inferiores, mas sus órganos no perecían ante enfermedades, sus rostros aunque muy parecidos a los humanos tenían la quijada ligeramente más alargada, se reproducían por apareamiento de hembra y macho, sólo una vez en su existencia, pero no tenían preferencia ni restricción de género al enamorarse o unir su eternidad a otro Kobalen.

Cada cierto tiempo cuando Olam gozaba de inspiraci√≥n creaba una criatura con sus propias manos y le otorgaba dones especiales, as√≠ pues hac√≠a m√°s de 300 a√Īos, en un d√≠a de regocijo por las buenas acciones de sus hijos del sexto planeta, cre√≥ un ser con una mente poderosa, con habilidades especiales entre ellas una memoria sobrenatural y ser capaz de sentir irradiar la pureza en las almas de criaturas del universo entero, mas no de los propios Kobalens, pensaba tenerlo para s√≠ mismo como un aparejo para juzgar la bondad en el alma de sus creaciones. Le llam√≥, Elon.

Los Kobalens ten√≠an un crecimiento tard√≠o, alcanzaban su madurez 50 a√Īos despu√©s de nacer, lo que significaba poco para su inmortalidad, el planeta adem√°s gozaba de beneficios para la vida que les ofrec√≠a a sus habitantes bienestar en grandes proporciones, los terrenos de Kobal estaban dotados de minerales que sus pobladores fueron explotando con el paso del tiempo, Olam gobern√≥ a las d√≥ciles criaturas sin ning√ļn √≥bice por milenios, hab√≠a Elon cumplido 285 a√Īos, cuando una rebeli√≥n de Kobalens se form√≥ en el planeta.

Comandados por Fra, una criatura que en sus m√°s de 2 mil a√Īos hab√≠a Sido ejecutor de un sin n√ļmero de actos despiadados hacia otros Kobalens. Fra ten√≠a la habilidad de envolver y manipular, hab√≠a as√≠ creado un ej√©rcito de adeptos convenci√©ndoles de que Olam manten√≠a preferencia por las criaturas del tercer planeta, ya que les daba m√ļltiples libertades y la posibilidad de cambiar de vida con frecuencia porque mor√≠an en su mayor√≠a antes de los 100 a√Īos y volv√≠an a nacer. No as√≠ a ellos que les condenaba con la misma vida por la eternidad.

Sembraba adem√°s sentimientos de envidia hacia los humanos por estar acompa√Īados de especies animales que pod√≠an dominar para sus beneficios, codiciaban tambi√©n la amplia extensi√≥n de aguas saladas repletas de alimentos y que los terrestres gobernaban con veh√≠culos variados; as√≠ c√≥mo tambi√©n el hecho de que Olam cuando cre√≥ la tierra y sus criaturas decidi√≥ poner el planeta m√°s cerca del sol d√°ndoles diversidad de colores a sus pieles, a sus cabellos y a sus ojos, al igual que en la vegetaci√≥n y en la fauna abundaban los colores, los humanos gozaban de maravillas que los Kobalens solo conoc√≠an en im√°genes de sat√©lites que usaban para espiar otros planetas.

Fra hab√≠a Sido corrompido en sus primeros a√Īos por Abaddon, una entidad diab√≥lica que rondaba por toda la galaxia entorpeciendo las obras de Olam por puro placer, su naturaleza malvada le llevaba a buscar s√ļbditos que ejecutaran sus protervias.

Al azar eligi√≥ a Fra siendo apenas un neonato y sembr√≥ en √©l la codicia, el ego√≠smo y las ansias de poder, durante su vida le aup√≥ a maltratar a sus cercanos, cuando Fra ten√≠a 800 a√Īos trat√≥ de revelarse y volver al camino y al amor incondicional de Olam, Abaddon para mantenerlo atado al mal, le marid√≥ con su pupila Liva, una criatura a√ļn m√°s corrompida y malvada. Fra cay√≥ en sus encantos, Liva atizaba el fuego de su maldad y le convenc√≠a a√ļn m√°s de la idea que Olam era un gobernante injusto y que ten√≠a a los Kobalens denigrados ante las otras criaturas de la galaxia.

Aunque el coraz√≥n de Fra no lat√≠a, ten√≠a sentimientos intensos por Liva, ella era la due√Īa de su retorcido amor, pose√≠a su alma en un nivel muy profundo, era una criatura lujuriosa, llevaba a Fra al Inframundo del placer y le premiaba su maldad y sus actos morbosos, por m√°s de mil a√Īos anduvieron por todo Kobal reclutando soldados y convenci√©ndoles de revelarse contra Olam, hasta que √©l d√≠a lleg√≥ y estall√≥ la guerra entre los hijos de Olam y los Rebeldes.

Los rebeldes querían coronar a Fra como rey del planeta bajo la promesa de justicia y libertad que este les hacía, los hijos de Olam se oponían rotundamente, reconocían los beneficios y privilegios que tenía Kobal, y desconfiaban totalmente que alguna criatura o entidad pudiera amarles más que Olam.

Abaddon poseía las mentes de los rebeldes y estos masacraban sin piedad a los hijos de Olam que intentaban defenderlo, se perdieron centenares de vidas de Kobalens y Olam cayó en una profunda tristeza, su obra más amada estaba siendo destruida por ellos mismos, pensó en acabar con el planeta entero para no ver el horror de la muerte de sus hijos, no entendía como esas criaturas de almas engrandecidas por su amor podían haber caído en la maldad, y en la autodestrucción.

Aparece entonces frente a √©l, Abaddon regocij√°ndose. Olam a√ļn inocente de la intervenci√≥n maligna de Abaddon desde muchos a√Īos atr√°s, le pide piedad de √©l y de su dolor. Abaddon us√≥ toda su crueldad al decirle que ya le hab√≠a advertido que las criaturas nacidas o creadas eran de naturaleza malvada, que no hab√≠a amor que √©l pudiera darles para que fuesen buenas por siempre, ya que tarde o temprano su maldad aflorar√≠a y una vez m√°s la √ļnica alternativa ser√≠a destruirlos. Que ya era el momento de darse por vencido, destruir el planeta y la galaxia entera y dejar de crear vida.

Olam lloraba con desconsuelo, su amor por Kobal era demasiado grande y prefirió entregar a Fra el gobierno antes de ver morir a todos sus hijos, lo hizo con dos condiciones, la primera era que le coronaría rey de Kobal, mas el planeta seguía siendo su creación y el destino final de este continuaría estando en sus manos.

La segunda era que Elon estuviese como parte de la corte real, presentó a su hijo predilecto como un ser especial capaz de ver la pureza de las almas de todas las criaturas del universo excepto de los Kobalens, un buen consejero, y un diestro guerrero si llegaba la batalla. Olam quería protegerlo, además tenía la esperanza que los dotes que le había dado a Elon le permitieran en un futuro retomar el control de Kobal.

Fra acept√≥ y se coron√≥ Rey junto con Liva, su reina. Aunque desconoc√≠a el trasfondo, sab√≠a que alg√ļn motivo hab√≠a de tener Olam para querer que Elon estuviese en la corte, y desde que tom√≥ posesi√≥n del reino mantuvo su vista en √©l, estando no tan cerca como para darle importancia pero no tan lejos que pudiera armar triqui√Īuelas a sus espaldas.

Transcurrieron un par de d√©cadas siendo Fra el rey, y la vida de los Kobalens desmejoraba con los a√Īos, el planeta pas√≥ de pac√≠fico y arm√≥nico a disturbioso y desordenado, las riquezas y beneficios pasaron a ser exclusivamente para los reyes y sus adeptos m√°s allegados, los hijos de Olam que no se sumaban a los s√ļbditos de Fra eran maltratados, mutilados, asesinados. Los que eran considerados con alg√ļn valor √ļtil eran obligados a trabajar forzosamente para proveer para el rey.

Olam seguía sufriendo por el dolor de sus hijos, las palabras de Abaddon retumbaban en su pensamiento y nuevamente la idea de destruir el planeta le perseguía, sin embargo decidió dar un castigo a los Kobalens con la esperanza de que aprendieran la lección y nunca más incurrieran en actos malvados, juzgó a todos los habitantes y les revocó la inmortalidad a las criaturas que habían cometido acciones maliciosas contra sus hermanos o contra él. Así fue que muchos se volvieron mortales, mas los que cometieron asesinato murieron de inmediato, otros que mutilaron y encerraron a sus hermanos enfermaron de males dolorosos y murieron progresivamente, y así en la medida del agravio que cometían la fecha de su muerte era más cercana.

Olam decidió alejarse de Kobal pero prometió volver cada tres milenios a juzgar las acciones de sus habitantes.

Fra y Liva enfermaron gravemente, entonces Abaddon neg√°ndose a perder siglos de empe√Īo en hacer de Fra el ejecutor de sus maldades, busc√≥ en el tercer planeta 100 almas puras y se las dio a consumir a Fra y as√≠ recuper√≥ su inmortalidad, los humanos en su mayor√≠a ni√Īos y j√≥venes eran parados en filas con los ojos vendados mientras Fra succionaba sus almas a trav√©s de su nariz y su boca.

Abaddon le orden√≥ guardar el secreto, le dec√≠a que no pod√≠a verlo morir y que s√≥lo har√≠a esto por √©l. Fra al ver a Liva al borde de la muerte pens√≥ en ir con Olam y entregarle su vida a cambio de que Liva no muriera y fuese inmortal nuevamente, Abaddon se le anticip√≥, dici√©ndole que Olam se aprovechar√≠a de su necesidad y una vez m√°s actuar√≠a con alevos√≠a para da√Īarle porque no le amaba, no como √©l, que hab√≠a robado 100 almas para devolverle la vida.

Fra le aseguró a Abaddon que sería capaz de cualquier cosa para que Liva no muriera, que ser rey ya no tenía sentido si su amada moría. Suplicó su ayuda para salvarla.

Abaddon se indignaba al ver que la criatura que se hab√≠a esmerado tanto en corromper pod√≠a a√ļn sentir amor y ser capaz de sacrificarse. Pero su mal√©vola mente le present√≥ la oportunidad para seguir con sus interminables estrategias para da√Īar todo lo que Olam creaba. Le explic√≥ a Fra que √©l no podr√≠a robar m√°s almas puesto que ya hab√≠a robado todas las que pod√≠a para √©l, que √©l tampoco podr√≠a hacerlo ya que era imposible ver la pureza de las almas a simple vista.

Abaddon sabía perfectamente de los dotes que Olam había puesto en Elon y el porqué tenía una posición privilegiada en la corte real, y simplemente manipulaba una vez más a Fra para que ejecutara sus despiadados planes.

Le dijo que ser√≠a necesario alguien con dotes especiales para identificar las almas puras, que estuviera dispuesto a condenarse por la Reina. Era de esperarse que Olam castigara con la mortalidad inmediata a quien se atreviera a sacrificar un alma buena para salvar a una malvada, m√°s a√ļn si usaba los dotes que √©l mismo le hab√≠a obsequiado al crearlo.

Abaddon era una entidad retorcida y viciosa, calculaba sus movimientos para hacer el mayor da√Īo posible a la cantidad de criaturas m√°s numerosa que pudiera, entonces le dijo a Fra que si cre√≠a ser capaz de coaccionar a alg√ļn Kobalen dotado que estuviese dispuesto a perder su inmortalidad para complacerlo. Un alma humana pura dar√≠a a la reina 250 a√Īos m√°s de vida, lo que implicar√≠a adem√°s una b√ļsqueda de almas con esta frecuencia.

Abaddon le dijo a Fra que era urgente conseguir una criatura dotada, hembra o macho, daba igual, lo importante era que lo amara y respetara lo suficiente como para estar dispuesto a hacerlo.

‚ÄĒYa quedar√° de tu parte decidir c√≥mo lo har√°s, que le dir√°s y que no, sea como sea conf√≠o en tu diligencia Fra, s√© que no dejar√°s morir a Liva.‚ÄĒ asegur√≥ ya desvaneci√©ndose.

Fra de inmediato pensó en Elon, Abaddon ponía en marcha nuevamente su malicia, usando a Elon para hacer sufrir a Olam y orillarlo a decepcionarse definitivamente de Kobal y destruirlo.

El rey intensificó sus estrategias para envolver a Elon, se propuso hacerlo sentir amor por él, en cantidad suficiente para que aceptara ir al tercer mundo y robar un alma para Liva, aunque se condenara ante los ojos de Olam.

Le dio m√°s privilegios y la oportunidad de verdadera cercan√≠a, le hac√≠a creer que odiaba a la reina, y que su relaci√≥n con ella proven√≠a de una convergencia de intereses entre las legiones pero que jam√°s la hab√≠a amado, que por a√Īos le observ√≥ a √©l con admiraci√≥n por su belleza y sus destrezas.

Elon al ser una creaci√≥n del mismo Olam, se hab√≠a desarrollado solitario, aunque sus dotes le hac√≠an ser deseado por Kobalens hembras y machos por igual, √©l esperaba haber sido premiado y alg√ļn d√≠a encontrar a la criatura que ten√≠a su raigambre, pensaba que bien val√≠a la pena perder la inmortalidad a cambio de sentir latir su coraz√≥n, y de experimentar el agridulce √©xtasis del amor eterno, aunque esa eternidad se resumiera en unas cuantas d√©cadas.

Ya cumplidos sus 306 a√Īos Elon se hab√≠a resignado a la idea de que no ser√≠a as√≠, que su raigambre estaba quiz√° en un rinc√≥n lejano de la galaxia, y que no era ese el destino que Olam hab√≠a dispuesto para √©l, mas cualquiera que fuese el plan del se√Īor del universo √©l lo aceptaba.

No habiendo sido cautivado por ninguna criatura Elon se manten√≠a casto, por lo que resultaba a√ļn m√°s codiciado para los Kobalens, la belleza de su rostro era exaltada por ojos almendrados y labios incre√≠blemente rosados, sus cabellos lacios y largos hasta debajo de las orejas le hac√≠an ser especialmente atractivo, pero la belleza de su ser era lo que hac√≠a que los Kobalens sintieran fuerte atracci√≥n por √©l.

Elon era experto en combate armado y de cuerpo a cuerpo, as√≠ como en la ense√Īanza de sus habilidades, hab√≠a sido √©l mismo quien se hab√≠a ocupado de convertir al ej√©rcito de rebeldes de Fra en una organizaci√≥n militar, ya que hab√≠a dise√Īado y ejecutado planes de formaci√≥n con los que convirti√≥ a los rebeldes en soldados. Adem√°s ya muchos rumoraban que Elon hab√≠a sido dotado por el mismo Olam, para ver la pureza de las almas de la galaxia, aunque √©l mismo cre√≠a que s√≥lo eran historias infundadas por los Kobalens que le admiraban. Sin embargo era un ser solitario, por lo que el falso cari√Īo que le brindaba Fra era irresistible para √©l.

Durante meses Fra mantuvo a Elon pegado a √©l, le consultaba todos sus movimientos y le hac√≠a creer que sent√≠a sincera admiraci√≥n y respeto. Al estar a solas Fra fing√≠a no poder evitar sucumbir ante el amor que supuestamente sent√≠a, le dec√≠a que le hac√≠a sufrir cada d√≠a que no dorm√≠a junto a √©l, cada d√≠a que ten√≠a que ver a Liva ocupando el espacio que le pertenec√≠a, ya que s√≥lo √©l era el due√Īo de su amor.

Fra no perdía la oportunidad de rozarle la piel, procuraba compartir las comidas con él, para alimentarlo en la boca tocando sus labios, y usando sus utensilios para saborear su saliva, le mostraba a Elon sentir un deseo intenso por su cuerpo así como devoción por su alma.

Las acciones de Fra fueron filtrándose en la mente de Elon, y poco a poco su alma se enamoró de aquella falacia que Fra le pintaba a diario, Liva mientras tanto se retorcía de dolores intensos, los huesos de sus manos parecían haberse quebrado y hacían lucir sus manos deformadas, además de no poder sostener ni la hoja de un árbol, por lo que dependía de una sirvienta día y noche. Fra desesperado por su sufrimiento decidió que era el momento de empujar a Elon al viaje hacia el tercer planeta.

En las horas de descanso, fué hasta los aposentos de Elon con la excusa de no poder esperar más para consumar su amor, envolviéndolo en un ambiente de amor y ternura pero a la vez de ardiente deseo, Elon recibió besos repletos de lujuria, Fra tocó cada centímetro de su cuerpo una vez le despojó de sus vestimentas, hizo crecer en él las llamas del deseo, probó con su lengua los lugares más erógenos de su cuerpo, le hizo desearlo con desesperación hasta que Elon con sus propios labios, le pidió que lo penetrara.

Cayó rendido ante los encantos del rey y le entregó su castidad. Apasionado, delicado, sumiso, sometido totalmente a sus emociones y a la promesa de amor de Fra.

Elon qued√≥ exhausto, su cuerpo estaba agotado y su alma fascinada, sin duda esta era la experiencia m√°s intensa de su vida. Por su parte Fra, aunque habiendo tocado la c√ļspide del placer poseyendo el cuerpo de Elon pensaba en c√≥mo echar a andar su insidia.

Ya en reposo Fra rompi√≥ en llanto dici√©ndole a Elon que aunque le amara profundamente, tem√≠a no poder estar junto a √©l, Le explicaba que quer√≠a dejar a la Reina pero que en la condici√≥n de mortal en la que se encontraba no era posible, ya que los acuerdos entre las legiones no lo permitir√≠a. La √ļnica manera de dejar a Liva y poder estar juntos era conseguir la inmortalidad para ella. Elon se mantuvo pensativo y en silencio, Fra se dispuso a contar el secreto que le confi√≥ Abaddon, cont√°ndole que un alma humana pura podr√≠a otorgar 250 a√Īos de vida a un Kobalen, si esta era succionada por la moribunda criatura.

Elon escuchaba a Fra incr√©dulo, no porque desconfiara del rey, sino porque le parec√≠a una enso√Īaci√≥n estar viviendo un amor tan intenso. Fra se recost√≥ en su regazo y Elon le acariciaba los cabellos, se sent√≠a premiado por el se√Īor del universo al tener su amor, por supuesto la idea de compartir la eternidad juntos le hac√≠a delirar, pero no sab√≠a si aspirar tal cosa ser√≠a avaricia de su parte.

Fra se sentó sobre sus rodillas frente a Elon que permanecía acostado y comenzó acariciando sus pies con dulzura, a la vez que iba preguntándole, si su amor era real, quería saber de qué sería capaz por estar con él, continuó besando sus pies, y metiendo la lengua entre sus dedos, mientras Elon iba entrando nuevamente al universo del placer.

‚ÄĒ¬ŅMe amas? ¬ŅQu√© har√≠as por m√≠ Elon? ‚ÄĒ pregunt√≥ mientras lam√≠a sus pantorrillas, llegando a sus muslos. ‚ÄĒ¬ŅLos rumores son ciertos? ¬ŅEs posible que tengas el don de sentir irradiar un alma pura?

Elon sumergido en el amor y el placer que le provocaban aquellos besos lujuriosos contestaba, que lo amaba y que era capaz de hacer cualquier cosa para estar con √©l por toda la eternidad, pero no estaba seguro de tener ese nombrado don que le atribu√≠an. Fra lo tom√≥ con rudeza sent√°ndolo sobre √©l, envisti√©ndolo nuevamente, clavaba sus u√Īas en la espalda de Elon, quien gem√≠a entregado una vez m√°s a la baja pasi√≥n que desataba el amor que sent√≠a por el rey.

Apretándolo contra él, el rey le dijo al oído.

‚ÄĒElon, mi amor por ti es infinito, si estuviese dotado lo har√≠a yo mismo, ir√≠a a la tierra, buscar√≠a un humano de alma pura, y se la dar√≠a a la reina a cambio de disolver la uni√≥n entre nosotros; entonces, mi amado Elon, te convertir√≠a en mi esposo, honrar√≠a nuestro amor uni√©ndome a ti para siempre, yo quiero cuidar de ti, gozar de tu compa√Ī√≠a y de la delicia de tu cuerpo a diario, atesorarte y que todos sepan que la criatura m√°s hermosa de todo Kobal es m√≠a y que le pertenezco[‚Ķ] Elon, ¬ŅQuieres ser mi esposo?

Elon se sent√≠a muy afortunado, le parec√≠a un sue√Īo haber encontrado un amor tan intenso y profundo en Los brazos de Fra. Para √©l, aquel Kobalen m√°s que el rey de Kobal era ‚Äúsu rey‚ÄĚ. Por eso sin dudar, un firme, ¬°Si Quiero! Salt√≥ de su boca ante la proposici√≥n de Fra.

‚ÄĒIr√© a la tierra, buscar√© a un humano de alma pura, lo traer√© para la Reina y ser√© tu esposo.


4 de Marzo de 2023 a las 20:47 12 Reporte Insertar Seguir historia
27
Leer el siguiente capítulo La Fuerza de Mil Soles

Comenta algo

Publica!
Shaun Waller Shaun Waller
Muy bien!
December 23, 2023, 00:01
Carolina Barrios Carolina Barrios
Excelente forma de comenzar a construir un universo y adem√°s siento que voy a sufrir tanto como me gusta ūü§úūü§õ‚ô•ÔłŹūü•į
December 12, 2023, 03:52

  • Monserrat Vallemorin Monserrat Vallemorin
    Gracias por leer. Espero, aunque sufras un poco, puedas disfrutar de la historia. December 14, 2023, 01:23
Maryl√ļ _1411 Maryl√ļ _1411
Primer cap√≠tulo muy, muy interesante. La trama y los personajes que apenas voy a entrar en conocimiento de ellos me dejan altas expectativas del desarrollo de la historia. Muy buena lectura. ‚ú®ūüĎŹ‚ú®
November 29, 2023, 01:23

joe Rider joe Rider
Enhorabuena ūüĎŹ. Me gust√≥
October 10, 2023, 13:36

  • Monserrat Vallemorin Monserrat Vallemorin
    Que alegría leer tu comentario. Me honra que te guste esta historia. October 10, 2023, 13:59
KR Keydaniels Rivero
Que acontecimientos!!! ¡Siii si quiero! Estoy sumergida en el relato, seguiremos... Que amorrrrr.. será así de puro como lo vemos?
July 13, 2023, 01:16
Hemiyu Kókoro Hemiyu Kókoro
Que sufra dice ūüėÖ
July 09, 2023, 00:55

Diario Cybernoir Diario Cybernoir
Te admiro por crear un universo tan amplio. Cuanta imaginaci√≥n. ūüėć
May 25, 2023, 21:00

~

¬ŅEst√°s disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión