alicelovecraft Alice Lovecraft

Liraly Di Evelynn habitaba en el reino Lirealess, gobernado por la conocida reina Lirea, en el año 1278. Liraly nació en el seno de una familia humilde, aunque sus padres gozaron de ser parte de la nobleza. En el campo y en la agricultura, la mayoría de los habitantes del pueblo de Lirealess dedicaban su vida, incluyendo a la familia de Liraly. Sin embargo, su familia deseaba un mejor futuro para su hija. Así, Liraly consiguió un trabajo en medio tiempo en el restaurante del pueblo, del cual, era propietario un antiguo amigo del padre de Liraly. Su mitad de tiempo disponible, Liraly lo ocupaba en su mayor pasión; correr, tal y como admiraba a los atletas que cada fin de semana se reunían en la capital del reino. En un mundo sin esperanzas, Liraly decide tomar una decisión que cambiaría para siempre, el destino de su pueblo, dando todo de ella, incluso si….


Fantasía Épico No para niños menores de 13. © Todos los derechos reservados

#fiction #magia #español #darker destiny
0
8.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1: En el reino de la desesperanza


under DARKER DESTINY

en DESTINY

Dimensión L, Mundo Trevaneuss,

planeta Tierra, en el reino de Lirealess.


Año: 1277

Obra componente de The Main Story

Historia número 28

Protagoniza: Liraly Di Evelynn


***


Transcurría el año 1272 en el reino Lirealess. Después de la última devastación por algunos seres en el pueblo, el reino no volvió a ser el mismo; las personas vivían sólo recordando las pérdidas que la destrucción mágica les regaló, en una guerra que ellos no podían comprender. Una guerra en la que nadie deseaba participar, o peor aún, en la inocencia de un reino que nunca tuvo conflictos con nadie. De noche y día, los afligidos habitantes no podían ni querían olvidar aquella fecha, hacía tan sólo 17 años. Muchos perdieron a sus hijos, quienes intentaron defender las puertas de sus hogares. Todo fue inútil. Aquellos seres desconocidos llegaron y arrasaron, como la llama prende las nubes, la vida serena que ellos conocían. Ellos, eran como dioses, nadie en Lirealess llegó a conocer aquella energía que emanaban, tocaban y destruían.

El dolor se apoderó de sus corazones. Una madre recordaba que su hija fue raptada por los infames jóvenes, quienes se decían ser héroes de Iver, y que, con orgullo presumían una gema llamada “First Choice”, aunque la madre no entendía que significaba eso. Ella no podía olvidar a su pequeña, nunca lo podría hacer. Y nunca la tendría de vuelta. Un niño recordaba a sus padres muertos, incinerados al instante por aquellos destructores. Todas las familias perdieron a sus seres queridos, algunos murieron de maneras indescriptibles, y el trauma prevalecía todo el tiempo, en el aire del reino. Siempre, en sus rostros, la desesperanza se mostraba frente a ellos, unos a otros.

Liraly nació el día en que, los destructores aterrorizaron su reino. Apenas, su padre logró salvar a su esposa y a su hija, pero otros no corrieron con la misma suerte.

Liraly, aún en un ambiente hostil, donde se repudiaba el nombre de HS, a quien culpaban por el dolor de Lirealess, de alguna manera, sabía que él no fue el responsable de lo sucedido hacía 12 años. Un hombre predicaba en la plaza de Lirealess, cuando ella iba camino por la comida de su familia al mercado, escuchó sus palabras a la multitud reunida:

—¿Y dónde estaba el que dice ser nuestro salvador?—se preguntaba un hombre , todo el tiempo—. ¿Dónde estuvieron esos que se dicen llamar héroes de HS? ¿Dónde estaba HS? Él, que tiene el mayor poder del Kernel, y ¿YS? Todos ellos no nos salvaron.

Liraly se detuvo. Ella sentía impotencia, porque alimentaba las penas de su pueblo.

—Señor, deténgase, por favor… no es correcto avivar el odio.

Todos la miraron. Era tan sólo una niña de 12 años. Comenzaron a reírse de ella.

— ¿Una mocosa callando a un hombre hecho y derecho? Yo sé lo que digo, yo estuve ahí. Tú ni siquiera lo viviste ¿O no es verdad? ¡Todos nosotros estuvimos ahí! ¡Nosotros vivimos en carne propia la desgracia de nuestro pueblo! ¡El responsable fue HS, que con su poder sólo atrae a los que desean más, a los que siempre ambicionan quedarse con el Kernel!

—Es cierto, niña—decía una señora, limpiándose las lágrimas, a Liraly—, la culpa es de ellos, porque HS no cede a Iver, el poder que él tiene. Si se hubiera rendido, nuestros hijos estarían vivos.

Liraly miró los rostros de los afligidos en la multitud. Muchos lloraban, otros contenían el llanto. Cabizbaja, Liraly calló. Podría ser que ellos tuvieran razón. O quizás no. Ella salió de la plaza, aún más afligida que los dolientes. Compró lo necesario y volvió a casa, sin dejar de pensar, mientras volvía, en las palabras de los que perdieron a un ser querido.

Liraly dejó en la mesa la bolsa. Su madre notó la tristeza de Liraly, quien se sentó en el sofá, miró a la ventana.

—Hija, ¿sucede algo?

—Nada, mamá.

— ¿Te peleaste de nuevo con alguien?—insinuó su madre, acomodándose a su lado.

—No, no es eso.

—Liraly, puedes confiar en mí, ya sabes.

—Lo intento, mamá. Lo intento siempre.

Su madre, cuyo nombre era Elizza, supo de inmediato a qué se refería.

—Liraly, deja eso en el olvido, por favor.

—No, no puedo. Sé que es verdad lo que digo, aunque no sé cómo decirlo. Sé que ellos no fueron los culpables.

—Otra vez, hija, olvida ese tema del libro, sólo es fantasía ¿quieres?

—Ya ves, mamá, no me comprendes—dijo, y se levantó del sofá, rumbo a su habitación

Su madre, Elizza, la miró con preocupación. No era normal que su hija estuviera tan concentrada en el asunto que dolía a todos en el pueblo. En ese momento, llegó su padre del trabajo en el campo. Agotado, dejó su sombrero al lado de la humilde casa.

—Amor ¿Cómo te fue en el trabajo?

—Lo de siempre, cielo.

—Déjame ayudarte—dijo Elizza, y le ayudó a sentarse en el sofá.

—Gracias, Elizza—y se acomodó— ¿Cómo te fue a ti?

—Lo mismo, aunque me tiene preocupada la niña. Volvió a pelearse con la gente, por el mismo tema de siempre.

—Ay, Liraly es tan necia. Un día de estos alguien la golpeará—lamentó su padre—, pero, ¿qué podemos hacer?

—Llevarla al Festival, es el único lugar en donde no habla de “eso”—sugirió la madre.

—Buena idea. Sólo que, eso la tiene ocupada el fin de semana. Yo también estuve pensando en algo para ella; le conseguí un trabajo de medio tiempo con un antiguo amigo. ¿Recuerdas a Alphonso Reeter? Él es dueño del único restaurante del pueblo. Reeter me contó que una de sus meseras se ha retirado porque va a ser madre. Es la oportunidad perfecta para que Liraly tenga un futuro diferente, al de nosotros.

—¡Eres brillante!—sonrió Elizza, sin contener la emoción—, el destino de Liraly será diferente, al que, ahora tenemos nosotros. No le podemos ofrecer educación, como a los nobles, pero tendrá un trabajo decente.

Elizza abrazó a su marido, cuyo nombre era David. Ambos sonreían con júbilo. En las escaleras, Liraly sonrió también: Sus padres arreglaron su vida. No tendrían que volver a pasar penurias nunca más.

7 de Febrero de 2018 a las 19:44 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2: La nueva mesera

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Destiny
Destiny

Destiny, es el nombre de la realidad global, la obra protagonizada por YS. ⚫Project HS ⚫Darker Destiny ⚫Fantasy Dream Leer más sobre Destiny.