francescoprofilo Francesco Profilo

Un pequeño homenaje negro y criminal a la ciudad de Buenos Aires...


Cuento No para niños menores de 13.

#crimen #misterio #argentina #buenos-aires
Cuento corto
0
1.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Redención convenida

A Roberto lo habían desalojado un par de meses antes. Se había pasado los últimos días durmiendo en las calles del barrio de San Telmo. La pandemia del Coronavirus y la crisis financiera habían afectado a muchos argentinos y Roberto era sin duda uno de ellos. Poco antes de quedarse sin casa, había perdido el trabajo que tenía como conserje en un estacionamiento en Recoleta y toda esa situación le había llevado a convertirse en un sintecho más, entre los miles que sobreviven en la urbe bonaerense. Aquella mañana, Roberto había decidido que esa vida ya no era para él. Se sentía cansado y sin ganas de seguir luchando contra sus demonios. Así que recogió todas sus pertenencias y las dejó al lado de un compañero que había conocido unos días antes, mientras este seguía durmiendo. Luego se fue caminando hacia el puente Nicolás Avellaneda.


Cuando llegó a mitad del puente y miró hacia abajo, se dio cuenta que ni siquiera tenía el valor para acabar con su vida. Se quedó un momento cabizbajo contemplando el río y después, con las lágrimas que le rasgaban las mejillas, volvió a caminar hacia el centro de la ciudad. Acababa de tomar una decisión importante. Una decisión que, a lo mejor, podría asegurarle no acabar en el infierno después de su muerte. Cuando llegó delante de la puerta de la Comisaría 24ª de la calle Pinzón, en el número 452, tomó un buen respiro y entró por la puerta principal. En cuanto pudo hablar con un agente le dijo:

“Soy Roberto Russo y quiero confesar un crimen.”


El policía se quedó mirándole con los ojos entornados, pero Roberto continuó:


“Hace catorce años maté a una muchacha en Nuñez y ya no quiero vivir con ese peso en la conciencia”.


El agente dejó a Roberto solo en una habitación algo más de una hora, esperando la llegada de su superior para interrogar al asesino confeso. Mientras tanto, Roberto ya saboreaba las cenas calientes y la cama en la que iba a dormir en las noches siguientes y durante el resto de su triste vida.

11 de Diciembre de 2022 a las 17:39 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~