Cuando los cerezos caen Seguir historia

roxanab Roxana B. Rodriguez

Nissa es la hija más revoltosa del Emperador. Desde pequeña ha sido difícil de educar, haciendo siempre lo que quiere y no lo que la etiqueta le pide. Así, se ha enamorado de quién no debería, y cuando por fin estaba a punto de revelar su amorío, él no volvió.


Romance Todo público. © roxanab

#Romance #Drama #Princesa guerrera
1
8538 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prefacio

—Cuando sea grande, tú serás mi esposo— dijo la niña de no más de seis años al coronel de la tropa del ejército del Imperio. Una de las pequeñas herederas del trono de Stor Skog[1], quien era la más suelta de todas las hermanas y una de las más difíciles de manejar para su padre pues, lo hacía pasar momentos incómodos como éste que estaba presenciando.


Nirien Kbar, era el padre de aquella niña enamorada y descarada a su corta edad. Miró con sonrojo a la princesa y le dirigió una mirada al comandante sin decir nada, pero en sus ojos se veía claramente que pedía una disculpas por la pequeña jovencita con una sonrisa alegre pensando “son cosas de niños”. Sin embargo, el comandante lo tomó con bastante gracia a aquello y encontró adorable el gesto de la infante y sus facciones serias y duras, vislumbraron una sonrisa, un gesto que sólo pocos podían ver en el campo de batalla una vez que su espada se bañaba en la sangre de sus enemigos. Hizo una reverencia a la jovencita y se puso de cuclillas ante la pequeña princesa que lo miraba risueña y con ésa inocencia infantil propia de ella, con una pizca de picardía en su destellante rostro.


—¿Tendré el honor de que su majestad se fije en mí cuando sea mayor?


—Nop, nop— respondió la niña con la solemnidad de una adulta y en su rostro, su sonrisa traviesa no desaparecía cuando saltó sobre el hombre de unos 20 años de edad y lo rodeo por el cuello con sus pequeñas y delicadas manos, sin preocuparse por su delicado y costoso vestido o por los modales que una señorita debería tener ante los hombres –tú ya eres mío, ji— le dijo entre risas mientras que su padre llamaba a la nodriza para que la llevase a la pequeña.


El hombre se puso de pie con la niña en brazos y la dejó en los brazos de aquella mujer que se haría cargo de ella, separándola de sí con suavidad y ternura. Retirando de la presencia de aquellos hombres, el emperador pudo dar los honores que aquel comandante había recibido en el campo de batalla, sin embargo, aquel día lo recordaría no por sus logros en la guerra sino, por aquella peculiar pequeña que con sólo seis años, ya tenía bien claro lo que quería.



[1] Significa Gran bosque en islandés


16 de Enero de 2018 a las 06:46 0 Reporte Insertar Donar 0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1— En lo profundo del bosque

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión