-mely_km- ✿ 𝕄𝕖𝕝𝕪 𝕂𝕄 ✿

𝐅𝐃𝐃 𝟓|A veces, la magia del amor nos lleva a descubrir quiénes somos realmente... Jimin sabe que si alguien se entera de sus sucias fantasías con otros hombres, su familia lo repudiará, por lo que mantiene enterrados sus deseos prohibidos. Por fuera, es un buen hijo, un buen estudiante, un buen futuro director general de la empresa farmacéutica de su familia. Está casi convencido de que eso es todo lo que es hasta que su vigésimo primer cumpleaños le trae un regalo que nunca podría haber esperado: un dragón que revelaría todos sus secretos -cuerpo, corazón y mente- y lo ayudaría a deshacerse de las máscaras que ha usado toda su vida. La capacidad de Jungkook para vislumbrar el futuro lo distingue de otros dragones, pero sabe que si sus poderes salieran a la luz, su gente esperaría que dedicara su vida a los Dioses y permaneciera célibe. No es algo que suene particularmente divertido -especialmente cuando Jungkook se encuentra cara a cara con su compañero predestinado y su mundo se pone patas arriba. Cuando las visiones le advierten que estar con Jimin conducirá a la tragedia, Jungkook está preparado para hacer cualquier sacrificio necesario para salvar a su pareja -y a sus hijos por nacer- para tener una oportunidad de un futuro juntos. Incluso si eso significa desafiar a su pueblo, a los padres de Jimin y al destino mismo.


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#dragones #kookmin #mpreg #omegas
53
2.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

1. ❥

Taehyung ↔️ Jungkook #1
Mark ↔️ Jimin #1

JIMIN

Mi cumpleaños 21 no salió como esperaba. Casi me había resignado al hecho de que estaría aburrido todo el día, pero eso no fue lo que sucedió, a pesar de que todas las señales apuntaban en esa dirección.

No es que no tuviera una fiesta. Tuve una gran fiesta, a la que probablemente asistieron cincuenta invitados. El problema era que todos habían sido invitados por mis padres. Tías, tíos, primos e incluso algunos de los socios comerciales de mi padre. No son los invitados a la fiesta más emocionantes.

Con una bebida en la mano, me recosté contra la pared de nuestro comedor, que había sido decorado festivamente para esta ocasión, con flores y pancartas por todas partes. Mi mamá había contratado a una empresa para colgar las decoraciones y limpiar después, como hacía con todas las fiestas que hacíamos aquí. Esta vez, sin embargo, había querido decorar toda la casa. Era una ocasión muy especial, después de todo. Puse los ojos en blanco un poco ante eso. ¿Teníamos que hacer un gran evento de todo?

Una vez, mi mamá me había organizado una fiesta por haber perdido un diente cuando era niño. Lo cual fue casi tan vergonzoso como la fiesta de "aprendió a andar en bicicleta sin ruedas de entrenamiento" que tuvimos poco después.

Al menos esta fiesta tenía barra libre.

Tomé un sorbo de mi bebida -algo anaranjado y un poco demasiado afrutado para saborear el alcohol- cuando Kathy, una de mis mejores amigas, me encontró. No todos mis amigos habían sido invitados a este evento más o menos formal, pero Kathy, bueno -Kathy era especial.

– ¡Ahí estás! – Dijo, entrecerrando los ojos mientras caían sobre mí – ¿Otra vez escondiéndote de la fiesta?

– Sabes que las grandes multitudes no son para mí – Le dije, tratando de alejarla.

– Por favor – Ella solo me dio una mirada – Las multitudes son totalmente lo tuyo. Simplemente has decidido que no te gusta esta multitud.

– Son todos adultos.

– Tú eres un adulto – Me recordó – Aunque no actúes como tal a menudo.

– No soy un adulto – Argumenté – Solo me parezco a uno.— Kathy resopló divertida.

Apenas pareces un adulto.

– ¿Qué, por esto? – Pasé mis dedos por el mechón azul de mi cabello negro – Esa es una racing stripe(1).

Ella sacudió su cabeza.

– No puedo creer que tus padres te hayan dejado salirte con la tuya.

Le sonreí.

– ¿No lo haces?

– No – Ella frunció los labios – Es mejor que ese tipo de comportamiento juvenil termine cuando estemos casados – Dijo en su mejor imitación de las damas engreídas de clase alta que nos rodeaban en esta fiesta.

Resoplé.

– Sabes que no voy a cambiar solo porque nos casemos.

– No, lo sé. No me gustaría que lo hicieras, de todos modos – Ella me dio un pequeño beso en la mejilla. Le dediqué una sonrisa a cambio. No estábamos enamorados, pero muy pocos matrimonios en nuestros círculos se basaban en el romance. Al menos los dos habíamos sido amigos durante mucho tiempo y ambos sabíamos en lo que nos estábamos metiendo. Ninguno de nosotros se hacía ilusiones sobre la naturaleza de nuestra relación. Podría haberlo hecho mucho peor por un cónyuge, especialmente considerando que... Bueno, considerando que nunca podría tener lo que realmente quería, de todos modos.

En verdad, mi familia me dejó salirme con la mía con muy poco.

– Derick quiere verte afuera – Dijo Kathy, sacándome de mis pensamientos.

– ¿Derick está aquí? – No tenía idea de que vendría. Persona no gratas con mis padres, mi amigo rebelde ciertamente no estaba en la lista de invitados de mi madre.

– Dice que tiene un regalo para ti.

– ¿Oh? – Me picó la curiosidad – Supongo que iré a mirar.

– Se está escondiendo junto a la piscina.

– Escondiéndose, cierto, apuesto a que está robando margaritas.

Kathy se encogió de hombros.

– Bien lo sabes.

De hecho, cuando salí del comedor y me dirigí a la piscina, encontré a mi amigo con una copa de margarita con borde de sal en la mano, mirando a una de las camareras que mi madre había contratado para ayudar con el evento.

– ¡Derick! – Traté de llamar su atención. Dio la vuelta.

– ¡Oh, hola! Ahí está el cumpleañero. ¡Felicidades! Aquí es donde comienza tu era de libertad, ¿verdad?

– Algo como eso – Tuve que reír. Libertad, cierto. En realidad, tenía un par de años más de escuela por delante y luego estaba comenzando en el negocio familiar.

– Bueno, déjame hacerte un regalo para conmemorar el día – Derick sacó algo de su bolsillo. Casi parecía...

– ¿Entradas para conciertos? – Pregunté cuando las presionó en mi mano – Oh, Dios mío, ¿son estas...? – Miré a Derick. Las entradas eran para esta noche. Para mi banda favorita. Wings of Fate. Ni siquiera le había dicho cuánto me gustaban. Ni siquiera cuando fue su encargado del equipo de sonido de ellos el año anterior.

Nunca le dije a nadie.

Porque todos los miembros de esa banda eran dragones. Mi familia no era muy fan de los dragones.

– No podría... no puedo ir. Mis padres me despellejarían vivo.

– Vamos. Es hora de vivir un poco. ¿Has visto que son entradas VIP? Sé que quieres ir, así que vamos – Derick lo dijo como si fuera fácil. Para él, probablemente lo era. Él siempre había sido así. Haciendo lo que él quería. Un rebelde. Una parte de mí lo envidiaba por eso. Claro, puse una racing stripe en mi cabello, pero eso fue lo más rebelde que pude.

Aún así, estos eran boletos VIP... Y la impresión decía algo sobre un Encuentro y Saludo.

– ¿Qué es lo peor que puede pasar? – Preguntó Derick.

No estaba muy seguro de cómo responder a esa pregunta, porque tenía razón. Incluso si mis padres se enteraran, ¿qué? Recibiría un sermón sobre cómo se suponía que los humanos y los dragones no debían mezclarse, y ese sería el final. No era como si mis padres descubrieran mi otro secreto al escuchar sobre este.

Además, mi amigo probablemente había pagado mucho dinero en efectivo por estos boletos. Sería una pena dejar que se desperdicien.

– Está bien, iré contigo – Me obligué a decir, la emoción finalmente burbujeando en mí. ¡Iba a ver a mi banda favorita!

– ¡Excelente! Te encontraré en el frente a las siete y no le diremos a nadie.

– Sí, esa última parte es vital – Más de lo que jamás podría saber. Había una razón por la que nunca le dije a nadie sobre mi amor por Wings of Fate. Y no era solo porque fueran dragones. Podría haber hecho creer a todos que me gustaban porque su música era genial. Ni siquiera habría sido una mentira. Al menos, no una total. Me gustaba su música.

Pero esa no era la razón principal por la que me gustaban. No, había otra razón que no quería contarle a nadie.

Ni siquiera Derick sabía que me había quedado con una de las revistas que me había dado porque tenía fotos de los miembros de la banda. Y cada uno de ellos era caliente como el infierno.

Pero se suponía que no debía darme cuenta de eso. Se suponía que no debía tener la idea de conocer a uno de ellos. Tal vez en mi dormitorio.

No podía ser gay. Especialmente no con unos dragones. Si había algo que mi familia odiaba más que los dragones, eran los omegas y los hombres a los que les gustaban. Nunca podrían saber que fantaseaba con dejar que los dragones me hicieran cosas que otros hombres le hacían a los omegas.

No, nadie podría saberlo.

ஒ❥──❥ஒ

1. Su traducción exacta sería franja de carrera, pero es la tendencia de pintarse un mechón de cabello de un color en específico.

28 de Febrero de 2023 a las 00:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
8
Leer el siguiente capítulo 2. ❥

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 29 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión