Cuento corto
2
30 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Dimitri

A Dimitri le molesta mucho cuando Shirley empieza a quejarse de todo lo que hay que hacer pero le encanta comerle el coño. Es amarga y dulce al mismo tiempo, Dimitri piensa que el sabor de Shirley es una representación exacta del color caramelo de su piel. Cuando Dimitri le chupa el coño a Shirley se da por completo a la tarea, siempre se quita toda la ropa y se sumerge de rodillas entre las piernas de su asistente. Usa las dos manos, la lengua e inclusive la nariz. Y no para hasta que Shirley se revuelca de la desesperación.

Están en la cocina, piensan que nadie los ve pero de lejos los ven Isabella y María que han salido temprano al comedor para la cena con la esperanza de tener la oportunidad de ver a Dimitri…

Isabella quiere aprovechar la oportunidad y atacar a Dimitri por la espalda ahora que está distraído, con un cuchillo de la cocina, pero María continúa teniendo dudas, ella no quiere matar a Dimitri, y para distraer a Isabella empieza a besarla. Le abre la blusa de lino celeste y le muerde los pezones, se moría de ganas desde que la vio vestirse. Isabella responde inmediatamente con sus manos debajo de la falda de María.

El gemido de Shirley al venirse las saca de su trance y las vuelve a la realidad, olvidan cómo han llegado ahí y para disimular buscan rápido en lugar en el lounge para sentarse…por separado, cada una en un sofá colgante se pierden en la vista infinita de mar y montañas.

Dimitri se levanta y sostiene a Shirley por los hombros, cuando Shirley intenta caminar se inclina y le susurra al oído que lo acompañe a la fiesta. Shirley no entiende de qué fiesta esta hablando pero le dice que sí sin pensar a que asiente solo para que la suelte, necesita salir, necesita aire.

Shirley sale corriendo de la cocina hacia la huerta a traer las últimas cosas que Dimitri necesita para la cena. Está pálida, no parece que se acaba de venir porque en realidad no ha tenido un orgasmo, ha tenido una visión. Ella misma acostada sobre un altar de piedra, desnuda y con las piernas abiertas, sin poder moverse, delante de ella una persona en túnica que lleva una máscara de diablo con cuernos de venado y barbilla puntiaguda se le acerca. El grito de Shirley fue de terror.


@ Hotel Macondo

31 de Octubre de 2022 a las 00:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~